Matilde Menéndez

Archive for the ‘accidentes’ Category

  • In: accidentes | prevención
  • Comentarios desactivados en Claves para prevenir intoxicaciones en tu hogar

El hogar es el mejor ámbito de juego para los niños; siempre y cuando estén bajo nuestra supervisión. Dentro de las consultas toxicológicas, más de la mitad son pediátricas. Además, la gran mayoría de las intoxicaciones ocurren en edades donde los niños son más vulnerables e incapaces de tomar conciencia de los peligros.

Lo que ocurre es que encuentran en la casa toda clase de materiales atractivos, que tienen apariencias vistosas… y terminan ingiriéndolos: medicamentos, líquidos limpiadores, plantas y hongos que encuentran en el jardín, venenos para ratas, insecticidas, etc. Además, los chicos pueden tomar contacto con contaminantes ambientales como el mercurio de los termómetros rotos o intoxicarse debido a la exposición a pinturas, cerámicas y metales, que pueden ser producto de la actividad laboral de los padres.

Por eso, en el blog de Matilde Menéndez queremos acercarte los consejos de la Sociedad Argentina de Pediatría para prevenir las intoxicaciones:

– No dejes los medicamentos al alcance de los niños, deben estar en un lugar inaccesible y fuera de la vista.

– Evitá tomar remedios frente a ellos, salvo que sea necesario, para evitar la imitación.

– Sabé qué medicaciones hay en tu hogar y tené noción de las cantidades que se encuentran en los contenedores.

– No utilices medicamentos sin prescripción médica.

– No uses envases de gaseosas o de productos comestibles para almacenar limpiadores o insecticidas.

– Los productos de limpieza deben estar fuera del alcance de los niños.

– Respetá las normas de seguridad al utilizar raticidas u otros plaguicidas, y no los utilices si hay niños presentes.

¿Qué hacer en caso de haber ingerido un medicamento o sustancia?

Ante la ingesta de un medicamento o sustancia tóxica, es fundamental que consultes rápidamente al médico y lleves el producto involucrado. Él se contactará con el toxicólogo para determinar las medidas a seguir.

Recordá que no es bueno provocar el vómito, excepto que te lo haya indicado el médico. Tampoco le des a beber agua, leche ni le ofrezca pan u otras comidas, ya que dificultan las medidas de desintoxicación y pueden favorecer la absorción.

Si encontrás al niño con algún producto de limpieza volcado sobre su ropa, sacale la prenda y lavá la piel con abundante agua.

El mejor antídoto para los tóxicos es la prevención.

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría

Anuncios

Debido a que los bebés aún no pueden levantar la cabeza por sí solos, necesitan protección especial para evitar accidentes por sofocación. Los niños pequeños también corren este riesgo.

Protegé a tus niños de los peligros de sofocarse siguiendo estas reglas:

  • Nunca coloques a un bebé boca abajo en una superficie blanda, como una cama de agua, un edredón, una alfombra de piel de oveja o una funda para colchón.
  • Nunca pongas a un bebé en una cuna o en una cama con almohadas, mantas, ropa de cama blanda, muñecos de peluche o juguetes de felpa.
  • Nunca pongas a un bebé sobre un colchón cubierto con plástico o con una bolsa plástica.
  • Si te acostás junto a tu bebé, asegurate de cumplir con las reglas de seguridad.
  • Desechá rápidamente las bolsas plásticas provenientes de las compras o de la tintorería. Atá varios nudos en cada bolsa antes de tirarla.
  • Mantené las bolsas plásticas de basura y las bolsas plásticas grandes como las que se usan para guardar sándwiches fuera del alcance de los niños.
  • Cuando hagas la limpieza después de una fiesta de cumpleaños o una ocasión especial, prestá mucha atención a las bolsas donde vinieron los regalos. Recogelas y tiralas de inmediato.
  • Asegurate de que el colchón de la cuna de tu bebé sea del tamaño adecuado y que quede bien ajustado en la cuna. De este modo, evitarás que el niño quede atrapado entre el colchón y los costados de la cuna.
  • Asegurate de que las sábanas de la cuna queden bien ajustadas al colchón, de modo de evitar que se salgan y que puedan envolver la cabeza del bebé. También podés comprar sujetadores de sábanas para mantenerlas en su lugar.

 

Cómo prepararse

Si está embarazada o ya es madre de un niño, te damos algunos consejos útiles:

  • Aprendé a realizar la resucitación cardiopulmonar (CPR por su sigla en inglés) y la maniobra de Heimlich.
  • Tené los siguientes números cerca del teléfono (para vos y las personas que cuidan a sus hijos):
    • número gratuito del centro de control de envenenamiento
    • número del pediatra
    • números del trabajo del padre y la madre, y de sus teléfonos celulares
    • número de algún vecino o de algún familiar que viva cerca (si necesita que alguien se ocupe de los otros niños en caso de una emergencia)
  • Armá un botiquín de primeros auxilios y guardá las instrucciones para emergencias adentro.

 

Cómo mantener un ambiente seguro y cómodo para los niños

A fin de asegurar la efectividad de sus esfuerzos por mantener un ambiente a prueba de niños, es una buena idea que te pongas de rodillas en cada habitación de tu casa, para ver todo desde la perspectiva de un niño. Prestá atención al entorno que rodea a tu hijo y a los objetos que podrían ser peligrosos.

Hacer de tu casa un lugar totalmente a prueba de niños quizá sea difícil. Si se reduce sólo a algunas opciones, podés cerrar las puertas (e instalar cubiertas para los picaportes) en cada una de las habitaciones donde tu hijo no debería entrar, a fin de evitar que deambule por lugares que no son a prueba de niños. Las cubiertas para picaportes y las cerraduras a prueba de niños en las puertas corredizas también son buenas medidas para evitar que tus pequeños salgan de la casa.

Sin duda, el grado al que vos mantengas tu casa a prueba de niños es una decisión suya. Vigilar a tus hijos es la mejor manera de prevenir que sufran lesiones. Sin embargo, incluso los padres más cuidadosos no siempre pueden mantener a un niño 100% seguro todo el tiempo.

Si vos tenés un bebé, un niño de entre 1 y 2 años o un niño en edad escolar, tu hogar debería ser un refugio seguro que tus hijos pudieran explorar. Después de todo, tocar, agarrar, trepar y explorar son las actividades que desarrollan el cuerpo y la mente de los niños.

Fuente: kidshealth[dot]org

  • In: accidentes | prevención
  • Comentarios desactivados en Los accidentes también pueden pasar en la escuela

Varias veces hemos hablado de la importancia de prevenir los accidentes en el hogar. Más allá de las prevenciones que debemos tener en nuestras casas para evitar los accidentes, esos cuidados tenemos que continuarlos y fomentarlos en los chicos cuando van a la escuela. Te damos algunos consejos para que tengas en cuenta.

 

Algunas de las prevenciones que difunde la Sociedad Argentina de Pediatría para los cuidados de los chicos en la escuela y que desde el blog de Matilde Menéndez recomendamos, son éstas:

 

– En la entrada y salida del colegio:

En los horarios de escuela, por ley el tránsito vehicular tiene una velocidad limitada y fiscalizada. Además, los transportes escolares deben estacionar en lugar seguro y que permita acceso de la vereda al interior. Por eso, las autoridades escolares deben diagramar una salida gradual, tranquila y controlada, más aún si hay escaleras en el trayecto.

Todo elemento escolar (portafolios, mochilas o “carritos”) en general son un riesgo en este momento de la salida tanto más, cuando más pequeño es el niño. Entonces, debemos recordarles que deben estar atentos cuando entran y salen de la escuela.

 

– En el aula:

Los escalones y desniveles deben estar resaltados en colores llamativos, y no estar encerados, plastificados o siliconados, para evitar caídas.

Los pupitres plegables no deben ser accionados por los más pequeños. Los mayorcitos deben hacerlo siempre supervisados.

Lo ideal es que el aula tenga dos puertas, con abertura hacia fuera, para una eventual evacuación de la misma.

Las ventanas y persianas (con cualquier mecanismo) deben ser accionadas por personal del colegio.

 

– En los baños:

Los sanitarios del tamaño y altura para adultos, representan un riesgo para niños pequeños. Por eso, deben estar fuertemente fijados a la pared o al piso.

El piso mojado, la superpoblación durante los recreos y los juegos de cualquier índole, aumentan el riesgo de accidentes en el baño.

Nunca debe dejarse a un niño pequeño solo en el baño durante horas de clase. Siempre debe haber un adulto para vigilarlo.

 

– En los recreos:

La salida y entrada de los recreos debe ser tranquila, gradual, sin empujones.

Los patios o galerías donde transcurre el recreo deben tener piso, seguridad eléctrica y no tiene que haber obstáculos.

La convivencia de edades (a veces muy diferentes) aumenta el riesgo de traumatismos en general.

Si los días de lluvia los espacios libres no ofrecen garantías, es preferible que el recreo transcurra en el aula.

 

Como podés apreciar, los cuidados no dependen sólo de los padres, sino también de las maestras y de las autoridades de las escuelas. Por eso, si ves algo que te parece que no está bien, hablá con los docentes, la directora, o cualquier otra autoridad que te parezca conveniente.

  • In: accidentes
  • Comentarios desactivados en Cómo llevar a los niños en el auto

Según un estudio, 2 de cada 10 lesionados en accidentes automovilísticos que iban sentados en el asiento del acompañante son niños menores de doce años. Tus hijos son lo que más querés, llevalos de la manera más segura.

Si te preocupás porque siempre estén abrigados y no se enfermen y los cuidás para que no se lastimen, cuando los llevás en el auto también debés darles la protección que necesitan.

Según una encuesta realizada en el sitio web de CESVI Argentina, la mitad de los participantes respondió que llevaba a sus hijos en las sillitas de seguridad. Sin embargo, los datos más preocupantes vienen a continuación: el 25% respondió que sólo usan el cinturón del auto, el 18% que nunca usó ninguna protección para sus hijos y un 7% respondió que desconoce el beneficio.

El uso de las sillitas infantiles reduce hasta en un 70% las lesiones en accidentes de tránsito. La Ley de Tránsito Nacional N° 24.449 establece que los menores deben viajar en los asientos traseros y con cinturón de seguridad, y el Código de la Ciudad de Buenos Aires y el Scoring van por más y, dentro del reglamento de este último, “conducir con menores sin el dispositivo de retención infantil correspondiente” resta cuatro puntos.

Las cifras que entregan las aseguradoras indican que los menores de 12 años sufren tantos accidentes en el tránsito tanto como peatones o ciclistas, como cuando son ocupantes de vehículos. Según las estadísticas de lesionados graves de CESVI, durante el 2008, prácticamente dos de cada diez fueron menores de 12 años.

 

¿Por qué siempre usar sillita infantil y sentarlos atrás?

Nuestras investigaciones y los crash tests realizados internacionalmente y analizados por CESVI demuestran que, si viajan sueltos en el auto, tan sólo una frenada de emergencia puede ser un riesgo de que sufran lesiones es extremadamente alto. Esto es porque si no están correctamente sujetados, podrán salir despedidos por efecto de la inercia e impactarán contra el interior del vehículo o contra un vidrio, con la posibilidad de atravesarlo y caer luego sobre la calle, multiplicándose los riesgos con la posibilidad de ser atropellados.

A modo ilustrativo podemos decir que, en un choque a 60 km/h, un niño de 20 kg. de peso saldrá proyectado con una fuerza de 340 kg. Es decir, la fuerza con la que golpea contra los elementos que tuviera en frente será de 17 veces su propio peso. Para Fabián Pons, Gerente General de CESVI, “es increíble ver cómo hay madres y padres que circulan con el cinturón abrochado pero dejan que sus hijos vayan librados al azar adentro del auto. Las sillitas bien colocadas y ajustadas al vehículo reducen los daños e incluso evitan la muerte. Está claro que hay un vacío legal sobre el tema, sobre todo en la Ley Nacional, pero estamos hablando de la vida de nuestros hijos. Si no hay normativa, al menos hagámoslo por amor”.

Desde el punto de vista estructural del vehículo, la zona más segura del auto para llevar a los niños es la butaca central trasera (por los posibles impactos laterales). Es necesario aclarar que la sujeción ideal de las butacas infantiles debe hacerse con los cinturones inerciales de tres puntos. Pero como la mayoría de los vehículos cuenta en este sector con un cinturón del tipo ventral, entonces, la butaca infantil no quedará idealmente sujetada. Por esta razón, dependiendo del tipo y modelo de la sillita y los tipos de anclajes que tenga, el sector del habitáculo más recomendado es el asiento trasero derecho, detrás de la butaca del acompañante.

Nunca adelante

Si bien en nuestro país está prohibido llevar a los niños en el asiento delantero del vehículo, muchas veces para evitar berrinches o llantos innecesarios, accedemos a que “en un paseo corto” el niño se pase adelante. Sin embargo, esta licencia puede provocar graves daños a nuestros hijos o incluso la muerte ante una brusca frenada o un impacto.

Un estudio realizado por el club automovilístico RACE de España, en colaboración con la Asociación Nacional de Pediatría de ese país, reveló el peligroso efecto que puede ocasionar el airbag frontal sobre un niño, incluso cuando lo llevamos en una sillita infantil. En los ensayos, el impacto provocado por la activación del airbag generó un movimiento de deslizamiento del cuerpo del niño hacia el parabrisas, golpeando su cabeza contra el tablero.

Elegí llevar a tus hijos siempre seguros, sentados en el asiento trasero, correctamente ubicados en su correspondiente sillita infantil. Y recordá que sos el ejemplo de tus hijos. Por eso, usá siempre el cinturón y hacé que todos los ocupantes del auto lo usen.

Claves para tener en cuenta

* Estadísticamente, el asiento trasero es el más seguro. En particular, la ubicación del centro, siempre que cuente con cinturones de tres puntos (por los posibles choques laterales).

* La silla debe quedar firmemente sujeta al asiento del vehículo, de modo que se elimine casi totalmente cualquier movimiento entre ambos, tanto lateral como longitudinal.

* Para prevenir el riesgo de lesión cervical, el cambio de sillita a un amoldador debe analizarse sólo cuando la altura del niño sentado allí permita la correcta sujeción con el cinturón de seguridad del vehículo.

* Para aquellos que usen amoldador y, por ende, el cinturón del auto, deben prestar especial atención al recorrido del mismo sobre el cuerpo del niño: la banda diagonal nunca debe ir por encima del cuello y la horizontal tiene que ajustarse lo más bajo posible sobre la cadera.

* Para ajustar el cinturón de seguridad y sujetar estos elementos a la butaca del vehículo, se lo debe hacer siguiendo las instrucciones del fabricante de la silla o amoldador.

* En el caso de un vehículo con airbag lateral, se debe tener en cuenta que el niño no se apoye sobre la puerta, ya que una activación de este elemento de seguridad lo puede lesionar gravemente. Para esto, muchas sillas de seguridad cuentan con laterales acolchados que hacen que el niño pueda recostarse.

* Un sistema de retención infantil, como cuando se coloca al niño en sentido inverso a la marcha, nunca debe ubicarse delante de un airbag frontal de pasajero.

* En la Argentina no se homologan sillas de seguridad. Por eso, es recomendable elegir solamente modelos de butacas que cuentan con las normas de Europa o Estados Unidos.

Fuente: entremujeres[dot]com

  • In: accidentes
  • Comentarios desactivados en Las bebidas en los viajes

El verano nos obliga a tomar más líquido y mantenernos hidratados; ese hábito se continúa durante las vacaciones. Pero resulta que muchas enfermedades se transmiten a veces a través el agua. Entonces, cuando nos vamos de viaje, ¿qué podemos tomar? Acá te damos algunos consejos útiles para saciar la sed sin correr riesgos.

Durante nuestras vacaciones en lugares donde sea verano es importante mantener el hábito de tomar mucho líquido, de 2 a 3 litros de agua por día, por lo menos. Pero debemos recordar que el agua es una de las transmisoras más frecuente de enfermedades, por lo que es importante asegurarnos de tener agua potable durante nuestra estadía donde estemos. Tenemos que estar siempre seguros de que se trate de bebidas que no traigan ningún riesgo y que estén efectivamente libres de contaminantes.

Es fundamental tener en cuenta el país que visites, la duración de la estadía, la estación del año, quiénes viajan y el estado de salud de los viajantes. En general, en los países en vías de desarrollo el agua proviene de vertientes naturales, lagos y ríos; esta agua no es segura. Además, el consumo de agua de red no siempre está exento de riesgos, sobre todo en lugares donde el deficiente mantenimiento de la red de agua puede permitir la contaminación, por brechas y filtraciones que se producen.

Lo mejor es potabilizar el agua durante los viajes, y eso se puede hacer de distintas maneras:

  • Hervir el agua durante 1 minuto como mínimo
  • Agregar 2 o 3 gotas de hipoclorito de sodio (lavandina) por litro, y dejar reposar 20 minutos antes del consumo
  • Conectar filtros en la toma de agua
  • Utilizar pastillas potabilizadoras que contengan yoduros o cloro, siguiendo las instrucciones del fabricante del producto

Bebidas seguras

Las bebidas seguras y que podemos tomar sin correr riesgos son:

  • Infusiones preparadas con agua a más de 70° C (café, té, mate)
  • Bebidas gaseosas envasadas
  • Aguas minerales de marca reconocida (no todas las aguas minerales son de fuentes segura; las botellas pueden ser rellenadas)

En cuanto a los jugos cítricos, es importante ingerirlos recién exprimidos y sin agregado de agua ni hielo, para que conserven sus aportes vitamínicos y no se contaminen. Los vinos, cervezas y otras bebidas alcohólicas deben ser consumidos sin el agregado de hielo, ya que esa agua podría impurificarlas. Recordemos que el hielo también puede perjudicar cualquier bebida.

Con estos consejos, podemos brindar tranquilos por un 2011 con salud. ¡Feliz año nuevo para todos!

Agradecemos al Dr. Stamboulian por el material brindado.
Foto por Reiner Schubert

  • In: accidentes | prevención
  • Comentarios desactivados en Más de 170 heridos por pirotecnia y corchos en los festejos navideños

Son los atendidos en Capital Federal, Santa Fe, Córdoba, Mendoza y Buenos Aires. En el hospital de ojos Santa Lucía atendieron un 20% más de casos que en 2010.

 

Es la noticia de cada año tras los festejos de Navidad. Más de 170 personas sufrieron heridas en estas fiestas por usar pirotecnia y 16 de ellas se encuentran graves. La cifra surge de los informes de centros médicos de Capital Federal, Santa Fe, Córdoba, Mendoza y la provincia de Buenos Aires.

 

La jefa de Urgencias del Hospital del Quemado porteño, Miriam Miño, informó a la agencia de noticias Télam que ese centro recibió “27 heridos, de los cuales 18 son menores de edad y uno de ellos fue trasladado en estado crítico al hospital Garrahan”.

 

Miño explicó que “el caso de este niño de seis años es el más grave porque tiene quemaduras en el 38 por ciento del cuerpo y está intubado. Además tenemos internado a un chico de 14 al que le explotó un petardo en la mano y dejó el músculo expuesto”, agregó.

 

Por su parte, el jefe de guardia del Hospital Oftalmológico Santa Lucía, Fernando Pellegrino, dijo que “esta madrugada recibimos 57 pacientes y 10 de ellos por su gravedad van a necesitar una intervención quirúrgica. La mitad de nuestros pacientes tienen menos de 15 años, y con respecto al año pasado tenemos casi un 20 por ciento de aumento de los casos”, acotó.

 

Pellegrino añadió que también hubo “varios heridos por corchazos, y dos de ellos están todavía en observación para evaluar si es necesaria operarlos. Este es un problema que suele ser subestimado, pero causa tantas operaciones como la pirotecnia”.

 

Los ojos

 

En tanto, el jefe de guardia del Hospital Oftalmológico Pedro Lagleyze, Pablo Véntola, señaló que “desde la madrugada llevamos atendidas 26 personas, en su mayoría menores de edad, y tres de esos chicos tienen problemas graves”.

 

“Hay dos nenes de 8 años que tienen lesiones en el globo ocular que pueden causar sangrado interno con consecuencias en la visión, pero la más delicada es una nena de 6 que sufrió la perforación del globo ocular y deberá ser operada hoy con un pronóstico muy complicado”, explicó Véntola.

 

Los tres especialistas coincidieron en que hubo una gran cantidad de menores accidentados y en que las heridas atendidas respondían a pirotecnia de mayor potencia que la que se utilizó el año pasado.

 

Quemaduras

 

En tanto, el Instituto del Quemado de la ciudad de Córdoba recibió hasta las 8 de hoy a 16 personas quemadas por pirotecnia, ninguno de gravedad, según informó el jefe de guardia del centro asistencial, José Almada.

 

“Fueron 16 pacientes los que ingresaron por guardia, 2 menores y 14 mayores, entre ellos una niña y una mujer”, precisó e indicó que las heridas fueron causadas por la manipulación de petardos, bengalas y cañitas voladoras.

 

En Córdoba, un menor de 13 años debió ser asistido por inhalación de monóxido de carbono y quemaduras al desatarse un incendio en su casa familiar mientras se divertía con pirotecnia, informó la policía cordobesa.

 

Los bomberos debieron sofocar el incendio provocado en “un dormitorio”. Según el parte oficial, “el fuego se habría iniciado mientras un niño de 13 años manipulaba algún elemento pirotécnico”.

 

En tanto, en Santa Fe, un adolescente de 14 años sufrió la amputación de uno de sus dedos cuando le explotó un petardo en sus manos. El hecho ocurrió en Rosario, cuando el menor manipulaba pirotecnia en la calle. En esa misma ciudad, otras siete personas fueron asistidas en hospitales por lesiones con armas en riñas y otras 23, a raíz de accidentes de tránsito.

 

Mal uso de pirotecnia

 

En Mendoza al menos nueve personas fueron asistidas por el mal uso de pirotecnia, entre ellas seis menores de edad que fueron atendidos en el hospital pediátrico Humberto Notti.

 

En la provincia de Buenos Aires un total de 27 heridos por pirotecnia ingresaron en las guardias de hospitales provinciales esta madrugada, según el Ministerio de Salud provincial. Se atendieron lesiones oculares por corchazos, cuadros de intoxicación por alcohol y heridas de arma blanca.

 

La cartera sanitaria precisó que los accidentes por pirotecnia durante la noche y madrugada “disminuyeron este año”. El Ministerio asegura que, hasta ese momento, en los nueve hospitales más importante de la provincia se habían registrado 11 casos menos de heridos que el año pasado.

 

En el hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata fueron atendidos “cuatro niños de 2, 5, 7 y 14 años por heridas de pirotecnia en las manos”, mientras que en el centro asistencial Rossi 13 personas de entre 7 y 40 años ingresaron a la guardia con quemaduras leves, otras dos por heridas oculares producidas por un corcho; y cuatro jóvenes de entre 20 y 30 por politraumatismos por peleas callejeras.

 

En tanto, en el “Simplemente Evita” de La Matanza ingresaron en la guardia cuatro hombres con quemaduras leves por pirotecnia en cuellos, manos y ojos, en el hospital Fiorito de Avellaneda un hombre de 25 años fue atendido por una herida de arma blanca en pelea callejera pero no hubo heridos por manipulación de pirotecnia.

 

Un niño de 11 años debió ser atendido en el hospital Eva Perón de San Martín por una quemadura en la mano mientras en San Fernando, otro niño de ocho fue asistido por la misma causa en el “Petrona V. de Cordero”.

 

La agencia de noticias DyN informó que en Mar del Plata, diez niños sufrieron heridas leves por el uso de pirotecnia y debieron ser atendidos en la guardia médica del hospital Materno Infantil.

 

Fuente: Télam y DyN

Muchas personas mueren cada año como consecuencia de una intoxicación por monóxido de carbono, un gas muy venenoso para las personas y sobre todo para los niños pequeños. Sucede que es casi imposible reconocer la presencia de este gas en el aire, ya que no tiene olor, no es visible, no se siente y no es irritante. Por eso debemos estar más atentos para combatir a este enemigo invisible.

La mayoría de las muertes por monóxido de carbono se deben al uso de braseros o de artefactos de gas deficientemente instalados o ubicados en ambientes con mala ventilación.

El monóxido de carbono es un producto de la combustión del gas de red domiciliaria, carbón, kerosén, leña, nafta y plásticos. Su acumulación se origina por la combustión incompleta o deficiente al ser quemados en lugares con poco oxigeno y mal ventilados o aireados.

Todos los artefactos que queman algún tipo de combustible producen monóxido de carbono, por lo que es indispensable una ventilación adecuada que favorezca su eliminación e impida su acumulación.

Los braseros, calefones, estufas, termotanques, hornos y hornallas, calentadores y faroles a gas o kerosén, hogares y cocinas a leña, salamandras, parrillas a leña o carbón, calderas, motores a combustión como los automóviles con motor encendido en lugares cerrados generan monóxido de carbono. De hecho, muchas muertes en los incendios son por envenenamiento por monóxido de carbono.

Las únicas maneras que tenemos de reconocer la presencia continua de monóxido de carbono en el ambiente son la coloración amarilla o naranja de la llama (en vez de azul); y la aparición de manchas o decoloración en los artefactos, en su ventilación o alrededor de ellos.

 

Síntomas de intoxicación con monóxido de carbono

Las intoxicaciones a causa de este gas se dan porque ingresa al organismo por los pulmones, pasa a la sangre y ocupa el lugar del oxígeno. La falta de oxígeno daña principalmente al cerebro y al corazón, y puede causar la muerte.

Cuando es leve, la intoxicación se confunde con una gripe o intoxicación alimentaria: dolor de cabeza, debilidad, cansancio, mareos, nauseas, vómitos, dolor de pecho y palpitaciones.

En los casos graves, la intoxicación puede producir pérdida de conocimiento, convulsiones, piel fría, respiración irregular, coma y muerte.

 

¿Qué hacer frente a un envenenamiento por monóxido de carbono?

  • Trasladar inmediatamente al intoxicado a un lugar abierto y bien ventilado
  • Apagar la fuente de combustión y ventilar el ambiente
  • Llevar al intoxicado al Servicio de Salud más próximo
  • Si los síntomas son leves, igual es necesario consultar con un médico. Los daños pueden aparecer tardíamente.

¿Cómo prevenir las intoxicaciones por monóxido de carbono?

  • Instalar artefactos por técnicos matriculados y asesorarse con la compañía de gas
  • Mantener siempre bien ventilados los ambientes donde existan artefactos en combustión
  • Los baños y habitaciones sólo pueden ser calentados con estufas de tiro balanceado
  • Revisar periódicamente la correcta instalación y funcionamiento de los artefactos
  • Revisar periódicamente los conductos de ventilación y chimeneas
  • No usar el horno ni hornallas para calefaccionar
  • No dormirse con artefactos en combustión
  • No encender el motor del auto con el garage cerrado
  • No usar braseros dentro de las habitaciones

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría

Foto: saltaaldia[dot]com[dot]ar


Mis Ultimos Tweets

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: