Matilde Menéndez

Posts Tagged ‘Cáncer de mama

  • In: enfermedades | prevención
  • Comentarios desactivados en El sobrepeso aumenta un 40% el riesgo de cáncer ginecológico

Crecen las posibilidades de tener cáncer de mama, de cuello de útero, de vagina y vulva. Cómo prevenir a tiempo.

 

La incidencia negativa del sobrepeso en la salud va mucho más allá de lo que pensamos. Excede ampliamente los problemas vasculares, digestivos y de hipertensión arterial, entre otros.

 

Las mujeres con sobrepeso u obesidad tienen también un alto riesgo de contraer enfermedades de tipo ginecológicas, que pueden llegar a consecuencias fatales si no son abordadas a tiempo por especialistas médicos.

 

Las estadísticas del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos (NHI), indican que las personas con sobrepeso aumentan hasta un 40% el riesgo de sufrir cáncer ginecológico (cáncer de mama, de cuello de útero, de vagina y vulva).

 

¿Por qué es riesgoso?

En el tejido graso que tenemos en el cuerpo se genera colesterol. A partir del metabolismo de dicho colesterol se forman los estrógenos.

Esto se traduce en que la mujer con marcado sobrepeso tiene, por lo general, una fuente carga extra de estrógenos. No son los que normalmente produce el ovario sino que, por el contrario, se originan como consecuencia del tejido adiposo periférico.

 

Esto trae aparejados muchísimos problemas metabólicos que conllevan al cáncer en los tejidos y órganos que contienen receptores hormonales estrogénicos (como la glándula mamaria, endometrio uterino y la vagina) y otros órganos como el intestino grueso.

 

¿Bajar de peso minimiza los riesgos?

Es importante que la persona baje de peso, pero esto no significa que solucionará necesariamente los problemas a los cuales ya estuvo expuesta durante su etapa de obesidad o sobrepeso.

 

El cáncer se desarrolla en un tiempo determinado, que está relacionado con la cantidad de tiempo que la mujer estuvo expuesta a la producción excesiva de estrógeno.

 

Por lo tanto, es fundamental determinar aquellas personas de alto riesgo para su asesoramiento y prevención primaria de las enfermedades asociadas a la obesidad. Existen métodos sencillos y accesibles de screening que ayudan a la detección precoz y el tratamiento oportuno.

 

Fuente: entremujeres[dot]com

Son simples, son rápidos, y pueden ayudarte a detectar la enfermedad a tiempo. ¿Qué estás esperando para empezar a cuidarte?

 

El cáncer de mama aparece a lo largo de la vida en una de cada ocho mujeres. Pero ahí viene la buena noticia: nueve de cada diez personas con diagnóstico oportuno se curan. La clave está, entonces, en detectarlo a tiempo.

 

Para vivir tranquilas y seguras, la Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (LALCEC) sugiere a las mujeres practicar tres medidas fundamentales:

 

1° medida: consulta al especialista

 

En todas las edades es necesario un examen realizado por el médico mastólogo (especialista en mamas). Antes de los 40 años se hará una vez al año. Luego de esa edad, cada seis meses (dos veces al año).

 

Es conveniente realizarlo en un centro, servicio, o instituto de patología mamaria, siempre con el mismo médico. Este examen es indoloro y breve.

 

2° medida: autoexamen mamario

 

Debe realizarse una vez al mes luego de la menstruación y, si no hay menstruación, el primer día de cada mes. Preguntale a tu médico cómo hacerlo en tu próximo consulta al ginecólogo.

 

3° medida: mamografía

 

No es conveniente hacerla antes de los 35 años. Luego de esa edad el médico podrá indicar una primera mamografía de base y, en lo sucesivo, la repetirá con diferentes frecuencias según la situación de cada paciente.

 

Podrán practicarse mamografías cada uno o dos años y eventualmente otros estudios complementarios, también indicados por el médico, como ecografía, citología, termografía, biopsias, etc.

 

Según LALCEC, si seguimos estas tres conductas tan simples nos podemos sentir protegidas y seguras sobre la salud de nuestras mamas.

 

Fuente: entremujeres[dot]com

  • In: enfermedades | prevención
  • Comentarios desactivados en La detección precoz es clave para combatir el cáncer de mama

Expertos recomiendan llevar una vida sana y realizarse todos los controles periódicos.

 

Es el cáncer más frecuente en la población femenina y sus principales factores de riesgo son inevitables: ser mujer y cumplir años. No se contagia, no hay vacunas y se hereda poco. Por esto, la detección temprana es la clave para contraatacar al cáncer de mama, que sufren cerca de 18 mil argentinas por año.

 

Octubre es, desde el año pasado, Mes Nacional de Concientización sobre el Cáncer de Mama, con lo cual habrá charlas y actividades para reforzar la importancia de los chequeos médicos. “Debemos adquirir el hábito del cuidado y del control, y transmitirlo para evitar las muertes por esta enfermedad”, dice María Alejandra Iglesias, titular del Movimiento Ayuda Cáncer de Mama Argentina (MACMA). “Las mujeres debemos adquirir el hábito de la consulta periódica al médico, una mamografía anual a partir de los 40 años y el autoexamen desde los 20”, sintetiza.

 

Los controles salvan vidas

El primer paso será la visita regular al ginecólogo o mastólogo, y el examen clínico manual de los pechos. Esta prueba, que puede parecer básica, es fundamental, según Daniel Allemand, especialista en patología mamaria y presidente de la Sociedad Argentina de Mastología. “Entre los 20 y 30 años es muy raro el cáncer de mama. El chequeo indicado para esta edad es el examen clínico”, afirma.

 

A partir de los 35 o 40 años, según los antecedentes, se suma la mamografía anual. Su objetivo es llegar donde el tacto no llega. “El cáncer de mama tiene distintas posibilidades de curación, según su estadio. Existe una etapa conocida como cáncer in situ que se detecta sólo con mamografía. Este tipo de tumor se cura en casi el 100% de los casos”, enfatiza Antonio Lorusso, profesor titular de Ginecología de la UBA y director médico de la Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (LALCEC).

 

La ecografía mamaria también puede ser útil, “como complemento –no sustituto– del control clínico o del estudio mamográfico”, enuncia Juan Pablo Anchezar, especialista en ginecología oncológica y consultor del Departamento de Ginecología de OMINT.

 

Conocer las propias mamas es otra recomendación de los especialistas. Si bien Lorusso advierte que no debe confiarse sólo en esta práctica, reconoce que permite familiarizarse con el tejido y, al notar algo distinto, consultar al médico inmediatamente. En su página web, MACMA aconseja observar cambios de color, irregularidades en los pezones o en la areola, si hay secreciones, hundimientos o abultamientos.

 

Novedades

Una de las novedades en el terreno de la detección y tratamiento del cáncer es el asesoramiento genético. “El objetivo es proporcionar información detallada sobre el riesgo de que ocurra o se repita en la familia una enfermedad genética, además de conocer factores de riesgo de la persona sana”, explica Lorusso. Las candidatas a este estudio suelen ser mujeres con uno o varios familiares con cáncer o casos en la familia de diagnóstico de cáncer a una edad temprana.

 

“Es importante recordar que los tumores mamarios, en el 90% de los casos, aparecen en mujeres sin antecedentes significativos ni factores de riesgo. Tampoco da síntomas –avisa Anchezar–. Por esto, la única forma de detectarlo a tiempo es realizarse los controles periódicos”.

 

Llevar un estilo de vida saludable también ayuda. “Una alimentación sana, un peso adecuado y ejercicio físico pueden contribuir a reducir la incidencia de varios tipos de cáncer, entre ellos el de mama”, concluye Allemand.

 

 

Fuente: clarín[dot]com

  • In: enfermedades | prevención
  • Comentarios desactivados en Cáncer de mama: la detección precoz mejora la probabilidad de cura con tratamientos menos agresivos

Por eso son tan importantes los controles. Así lo destacaron los especialistas durante una jornada multidisciplinaria sobre la enfermedad. Por año, hay entre 18 y 20 mil casos nuevos en el país.

 

El dato no es nuevo pero no deja de ser impactante: una de cada ocho mujeres desarrollará cáncer de mama a lo largo de su vida.

 

La Agencia Internacional de Investigación sobre el cáncer perteneciente a la Organización Mundial de la Salud, corrobora en un estudio que una de cada ocho mujeres corre riesgo de tener este cáncer en algún momento de su vida. El porcentaje es muy grande si se lo compara al de pulmón (1 en 16) o al de ovarios (1 en 71).

 

El de mama es el más común y el principal en casos de muerte por cáncer. Si bien no hay un registro nacional, se estima que en Argentina  hay entre 18 y 20 mil casos nuevos en el año. A nivel mundial, más de un millón de mujeres son diagnosticadas anualmente y más de la mitad de ellas muere a causa de la enfermedad.

 

Sorprende también que la cantidad de casos no disminuya con el avance de la medicina: por el contrario, asciende. Esto tiene una doble interpretación con buenas y malas a la vez. Por un lado hay más casos porque la población crece y hay más controles que antes. Por el otro, el ritmo y las costumbres diarias influyen en el crecimiento del índice.

 

No es uno solo

El cáncer de mama no es uno solo. A pesar de las nuevas tecnologías y tratamientos, Francisco Esteva, médico e investigador del Instituto MD Anderson de Texas, de EE,UU. afirmó que “recién estamos en la edad de piedra”. “Reconocemos tres tipos hoy por hoy, pero cada célula humana tiene miles de tipos de conformaciones diferentes, por lo que las mujer no reaccionan igual a mismos tratamientos”, explicó.

 

Según los especialistas, el tipo más frecuente de cáncer de mama es el llamado de Receptores Hormonales Positivos, que representa un 75% del total. Otra variante, el  HER2 positivo para el que existen nuevos tratamientos experimentales, representa casi el 20% de los casos. Y, por último, están los tumores triple negativos (CMTN), una forma rara de cáncer de mama denominada como un subtipo de la enfermedad HER2 negativa.

 

Los doctores afirmaron lo fundamental que es la detección temprana de la enfermedad. Hicieron hincapié en la importancia de esto, ya que mejora la probabilidad de cura y permite tratamientos menos agresivos. “Cada año en EE.UU. se diagnostican 35 mil mujeres con ‘canceroma in situ’, que es no invasivo”, contó Esteva.

 

“Estos con la cirugía se curan prácticamente el 99%. Si el tumor es de un estadío uno –hay cuatro-, se cura, hoy en día, el 90% de las enfermas, pero ya requiere cirugía, quimioterapia y otros tratamientos. Si ya tiene un estadío dos, se curan el 80%, si es tres entre el 60% y el 50% y el cuarto estadío, aún es una enfermedad incurable. Es decir, es muy importante detectarlo de forma precoz para tener una mayor posibilidad de curación”, enfatizó.

 

La importancia de la prevención

Por su parte, Adrián Hannois de la Asociación Argentina de Oncología Clínica y doctor del Hospital Eva Perón, afirmó que la cifra de mujeres con este cáncer  “hace que uno insista en la prevención”. “Esta está basada –continuó- en la consulta médica, para que el profesional haga el examen de la mama y que le pida los estudios que considere necesarios, ya sea ecografía mamaria o mamografía que son los estudios más útiles para detectar la enfermedad en sus estadíos necesarios”.

 

“Está demostrado que si uno puede detectar la enfermedad precozmente se mejora la posibilidad de cura y los tratamientos son menos agresivos. Es importante que la mujer le pierda el miedo a que se le descubra el cáncer y que, al revés, tenga miedo de no hacer la consulta para que se lo pueda detectar en etapas precoces”, concluyó Hannois.

 

En el otro lado del problema, alejada de los libros pero cerca de la enfermedad, Alejandra Iglesias dio su testimonio e instó a las mujeres mayores de 40 a hacerse una mamografía anual. Iglesias, que tuvo cáncer y ahora preside el MACMA (una ONG organizada y pensada para las mujeres con cáncer), también instó a las más jóvenes a hacerse “el autoexamen mensual”.

 

“A partir de los 18 o 20 años las mujeres tienen que empezar a palparse mamas y axilas en búsqueda de nódulos, hundimientos, agrietamientos, diferencias de tamaño, etc. El empezar a palparse va a hacer que empiecen a conocer la irregularidad del tejido mamario”, recomendó.

 

“Cuando me diagnosticaron el cáncer no me lo esperaba. Esto genera miedo porque uno no sabe qué va a pasar, empieza a escuchar términos técnicos que uno desconoce, te empiezan a hablar de tratamientos y pronósticos que uno desconoce y es un momento angustiante”, se sinceró. “Me pasó de vivir un antes y un después de mi enfermedad, uno empieza a darle importancia a las cosas en su justa medida”, concluyó.

 

Fuente: Clarín


Mis Ultimos Tweets

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: