Matilde Menéndez

Posts Tagged ‘detección precoz

La Cumbre Mundial contra el Cáncer para el Nuevo Milenio se celebró el 4 de febrero de 2000 en París. Allí se estableció una alianza entre investigadores, profesionales de la salud, pacientes, gobiernos, industria y medios de comunicación para luchar contra esta enfermedad, dando como resultado “La Carta de París”, que da fe de dicha alianza y establece al 4 de febrero como el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer.

 

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células. Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. El tumor suele invadir el tejido circundante y provocar metástasis en puntos distantes del organismo.

 

Muchos tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo comunes como el humo de tabaco, por ejemplo. Además, un porcentaje importante de cánceres pueden curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana.

 

Se prevé que, a nivel mundial, la mortalidad por cáncer podría aumentar debido en parte al crecimiento demográfico y al envejecimiento de la población.

 

En la mayor parte de los países desarrollados el cáncer es la segunda causa principal de mortalidad después de las enfermedades cardiovasculares, y los datos epidemiológicos muestran el comienzo de esta tendencia en el mundo menos desarrollado. Más de la mitad de los casos de cáncer se registran ya en países en desarrollo.

 

¿Por qué aparece el cáncer?

La aparición de cáncer se ha asociado a varios factores de riesgo comunes, a saber: un modo de vida poco sano (consumo de tabaco y alcohol, dieta inadecuada, falta de actividad física) y exposición a carcinógenos (por ejemplo amianto) en el entorno laboral o en el medio ambiente (por ejemplo por contaminación del aire en locales cerrados), radiación (por ejemplo ultravioleta o ionizante) y algunas infecciones (por ejemplo hepatitis B o infección por virus del papiloma humano).

 

Los principales factores evitables de riesgo de cáncer son los siguientes:

  • consumo de tabaco: causa 1,8 millones de defunciones anuales por cáncer (el 60% de éstas se registran en países de ingresos bajos y medianos);
  • exceso de peso, obesidad o inactividad física: en conjunto causan 274.000 defunciones anuales por cáncer;
  • consumo nocivo de alcohol: causa 351.000 defunciones anuales por cáncer;
  • infección por virus del papiloma humano trasmitido por vía sexual: causa 235.000 defunciones anuales por cáncer;
  • agentes carcinógenos en el entorno laboral: causan al menos 152.000 defunciones por cáncer.

 

El cáncer de pulmón mata a un mayor número de gente que cualquier otro tipo de cáncer, y se prevé un aumento de esta tendencia hasta 2030 a menos que se intensifiquen mucho las actividades de control mundial del tabaquismo. Algunos tipos de cáncer, como los de próstata, mama y colon, son más frecuentes en los países desarrollados. Otros tipos de cáncer, como los de hígado, estómago y cuello uterino, son más frecuentes en los países en desarrollo.

 

Según la evidencia científica actual, cerca de un 40% de los cánceres pueden ser prevenidos mediante la reducción de los factores de riesgo y la prevención primaria; un 30% adicional pueden ser curados si se realiza una detección temprana y un tratamiento apropiado; y por último, todos los casos de cáncer avanzados pueden beneficiarse de los cuidados paliativos.

 

Debido a la gran cantidad de conocimiento disponible, todos los países pueden, en algún nivel, poner en práctica estos componentes básicos de la lucha contra el cáncer:

  • La prevención del cáncer ofrece el potencial público de salud más grande y el más rentable a largo plazo método de control del cáncer. Tenemos el conocimiento suficiente para evitar que alrededor del 40% de los cánceres, la mayoría de los cuales están asociados al consumo de tabaco, dieta malsana, o agentes infecciosos, entre otros factores.
  • La detección precoz diagnóstico de la enfermedad en una etapa temprana, cuando se tiene un alto potencial para la curación. Existen intervenciones que permiten la detección precoz de alrededor de un tercio de los casos.
  • El tratamiento tiene por objeto curar las enfermedades, prolongar la vida y mejorar la calidad de vida restante después del diagnóstico de cáncer se confirma mediante los procedimientos apropiados disponibles. El tratamiento más eficaz y eficiente está vinculado a los programas de detección precoz, y sigue las normas basadas en la evidencia de la atención.
  • Los cuidados paliativos responde a las necesidades de todos los pacientes que requieren alivio de los síntomas y de la atención psicosocial y de apoyo, particularmente aquellos con estadios avanzados que tienen una muy baja probabilidad de curación o de que se enfrentan a la fase terminal de la enfermedad.

 

Los que más muertes causan cada año son los cánceres de pulmón, estómago, hígado, colon y mama. Los tipos de cáncer más frecuentes son diferentes en el hombre y en la mujer.

 

Aproximadamente un tercio de las muertes por cáncer son debidas a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.

 

El consumo de tabaco es el factor de riesgo más importante, y es la causa del 22% de las muertes mundiales por cáncer en general, y del 71% de las muertes mundiales por cáncer de pulmón.

 

Los cánceres causados por infecciones víricas, tales como las infecciones por virus de las hepatitis B (VHB) y C (VHC) o por papilomavirus humanos (PVH), son responsables de hasta un 20% de las muertes por cáncer en los países de ingresos bajos y medios.

 

Se prevé que las muertes por cáncer sigan aumentando en todo el mundo y alcancen la cifra de 13,1 millones en 2030. Por eso, desde el blog de Matilde Menéndez promovemos la prevención y la detección temprana de enfermedades, para una mejor calidad de vida futura.

 

Fuente: OMS

Anuncios
  • In: enfermedades | prevención
  • Comentarios desactivados en La detección precoz es clave para combatir el cáncer de mama

Expertos recomiendan llevar una vida sana y realizarse todos los controles periódicos.

 

Es el cáncer más frecuente en la población femenina y sus principales factores de riesgo son inevitables: ser mujer y cumplir años. No se contagia, no hay vacunas y se hereda poco. Por esto, la detección temprana es la clave para contraatacar al cáncer de mama, que sufren cerca de 18 mil argentinas por año.

 

Octubre es, desde el año pasado, Mes Nacional de Concientización sobre el Cáncer de Mama, con lo cual habrá charlas y actividades para reforzar la importancia de los chequeos médicos. “Debemos adquirir el hábito del cuidado y del control, y transmitirlo para evitar las muertes por esta enfermedad”, dice María Alejandra Iglesias, titular del Movimiento Ayuda Cáncer de Mama Argentina (MACMA). “Las mujeres debemos adquirir el hábito de la consulta periódica al médico, una mamografía anual a partir de los 40 años y el autoexamen desde los 20”, sintetiza.

 

Los controles salvan vidas

El primer paso será la visita regular al ginecólogo o mastólogo, y el examen clínico manual de los pechos. Esta prueba, que puede parecer básica, es fundamental, según Daniel Allemand, especialista en patología mamaria y presidente de la Sociedad Argentina de Mastología. “Entre los 20 y 30 años es muy raro el cáncer de mama. El chequeo indicado para esta edad es el examen clínico”, afirma.

 

A partir de los 35 o 40 años, según los antecedentes, se suma la mamografía anual. Su objetivo es llegar donde el tacto no llega. “El cáncer de mama tiene distintas posibilidades de curación, según su estadio. Existe una etapa conocida como cáncer in situ que se detecta sólo con mamografía. Este tipo de tumor se cura en casi el 100% de los casos”, enfatiza Antonio Lorusso, profesor titular de Ginecología de la UBA y director médico de la Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (LALCEC).

 

La ecografía mamaria también puede ser útil, “como complemento –no sustituto– del control clínico o del estudio mamográfico”, enuncia Juan Pablo Anchezar, especialista en ginecología oncológica y consultor del Departamento de Ginecología de OMINT.

 

Conocer las propias mamas es otra recomendación de los especialistas. Si bien Lorusso advierte que no debe confiarse sólo en esta práctica, reconoce que permite familiarizarse con el tejido y, al notar algo distinto, consultar al médico inmediatamente. En su página web, MACMA aconseja observar cambios de color, irregularidades en los pezones o en la areola, si hay secreciones, hundimientos o abultamientos.

 

Novedades

Una de las novedades en el terreno de la detección y tratamiento del cáncer es el asesoramiento genético. “El objetivo es proporcionar información detallada sobre el riesgo de que ocurra o se repita en la familia una enfermedad genética, además de conocer factores de riesgo de la persona sana”, explica Lorusso. Las candidatas a este estudio suelen ser mujeres con uno o varios familiares con cáncer o casos en la familia de diagnóstico de cáncer a una edad temprana.

 

“Es importante recordar que los tumores mamarios, en el 90% de los casos, aparecen en mujeres sin antecedentes significativos ni factores de riesgo. Tampoco da síntomas –avisa Anchezar–. Por esto, la única forma de detectarlo a tiempo es realizarse los controles periódicos”.

 

Llevar un estilo de vida saludable también ayuda. “Una alimentación sana, un peso adecuado y ejercicio físico pueden contribuir a reducir la incidencia de varios tipos de cáncer, entre ellos el de mama”, concluye Allemand.

 

 

Fuente: clarín[dot]com


Mis Ultimos Tweets

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: