Matilde Menéndez

Posts Tagged ‘epoc

Aunque los argentinos reconocemos a la neumonía como algo más grave que un resfrío, sólo 1 de cada 2 adultos sabe qué hacer para prevenirla. Así lo muestra una encuesta de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) sobre el impacto de esa infección que afecta los pulmones de grandes y chicos. La explicación estaría en los consultorios, según coinciden especialistas.

En los adultos, la causa más común de neumonía adquirida en la comunidad es una bacteria llamada neumococo. En el país, cada año se registran unos 120.000 casos. Subestimarla o no consultar a tiempo puede causar complicaciones en otros órganos. “La prevención no sólo ayuda a erradicar la enfermedad, sino que es la respuesta más «costo-efectiva»”, dijo el doctor Carlos Luna, jefe del Servicio de Neumonología del Hospital de Clínicas.

La encuesta, realizada por la consultora Ipsos a pedido de la AAMR, consistió en entrevistas a 1212 personas de entre 18 y 70 años en las principales ciudades del país. Los resultados, aplicables a la población general, revelan que el 90% reconoce que la neumonía es una enfermedad grave, pero que el 50% sabe cómo prevenirla. Eso incluye la vacunación.

“Es un reflejo de la realidad que vemos en el consultorio. Se reconoce que es grave, pero no se aplican las medidas preventivas, y eso no siempre es responsabilidad del paciente -aclaró el doctor Oscar Rizzo, de la AAMR-. Muchos médicos todavía son reacios a indicar la vacunación, aun cuando está muy probada su efectividad en grupos como los pacientes añosos o con enfermedades graves que aumentan la vulnerabilidad a la neumonía.”

Este año, la vacuna contra el neumococo se incorporó al calendario nacional de vacunación. Es, por lo tanto, gratuita y obligatoria para los menores de 1 año. En los adultos se aplica gratuitamente, a veces con la antigripal, en los mayores de 65; está indicada también para otros grupos de riesgo, como personas con males respiratorios y cardíacos, con inmunodeficiencias o insuficiencia renal crónica, y las embarazadas, entre otros. Los adultos necesitan un refuerzo a los 5 años. “No son recomendables más aplicaciones”, aclaró Rizzo.

Era lo esperado

“Creo que los resultados de esta encuesta -señaló Luna, que no participó de su realización- son los esperables en la población. En la práctica, fuera de los especialistas en medicina respiratoria y los infectólogos, existe un conocimiento bastante limitado de las indicaciones específicas de la vacunación antigripal y antineumocócica.”

Otros dos trabajos originales que el experto y su equipo del Clínicas presentarán esta semana en el 39º Congreso de la AAMR revisaron el alcance del uso de ambas vacunas. En uno, el equipo repitió una encuesta de hace 10 años para comparar los resultados. Hace una década, apenas 40% de las personas que debían vacunarse contra la gripe sabía que debía hacerlo. Lo mismo ocurría con el 11,8% de los que debían vacunarse contra la neumonía. Hoy, la situación mejoró, pero no lo suficiente: el 63% recibe la antigripal y el 20,7%, la vacuna antineumocócica.

“Si la mayoría de pacientes con indicación de aplicarse las vacunas no lo hace es porque nadie se lo indicó”, dijo Luna.

En el segundo estudio, sobre 1500 pacientes de hospitales del país, los resultados preliminares señalan que de los grupos más vulnerables, el de las personas con enfermedades pulmonares, como la EPOC, es el que mayor porcentaje de vacunados tiene. “En el resto, los porcentajes son muy bajos, especialmente entre los pacientes cardíacos”, adelantó el experto.

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar

Anuncios

“¿Le falta el aire? ¡Quizá tenga EPOC! Pregúntele a su médico acerca de un simple test llamado espirometría”, es el lema del Día Mundial de la EPOC, que se celebra hoy en todo el mundo. Los pacientes con EPOC consultan cuando la enfermedad está avanzada, afirman expertos.

“El paciente va al médico, le comenta que fuma y que tiene tos, y el médico lo toma como algo habitual”, comentó el doctor Eduardo Giugno, director del Hospital del Tórax Dr. Antonio Cetrángolo, al advertir sobre el enorme subdiagnóstico de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cuya causa principal es el cigarrillo y sus síntomas cardinales la tos, la expectoración y la dificultad para respirar.

Aunque no existen estadísticas locales, advirtió el doctor Daniel Colodenco, ex presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), “menos del 15% de los pacientes con EPOC recibe el diagnóstico adecuado; la mayoría recibe un diagnóstico de asma, de tos de fumador [que no existe] o de bronquitis crónica”.

“El 25% de los pacientes con EPOC suele ser diagnosticado como asmático, mientras que un porcentaje similar de pacientes con EPOC en realidad padece asma.” Aunque ambas afecciones pueden superponerse en un mismo paciente, y además comparten los mismos síntomas, sus tratamientos son diferentes.

“Si a una persona que tose y que fuma uno no le hace una espirometría, es una oportunidad perdida para el diagnóstico de la EPOC”, agregó Colodenco, que recordó que la espirometría es el estudio que permite detectar la EPOC, y al que debe ser sometida toda persona mayor de 40 años con historia de tabaquismo.

La consulta médica

“La mayoría de los pacientes que llegan al diagnóstico lo hacen en los estadios más graves de la enfermedad, cuando ésta es una afección en la que se produce la destrucción del tejido pulmonar”, dijo el doctor Ramón Alchapar, presidente de la AAMR.

“¿Le falta el aire? ¡Quizá tenga EPOC! Pregúntele a su médico acerca de un simple test llamado espirometría”, es el lema del Día Mundial de la EPOC, que se celebra hoy en todo el mundo, y que recuerda que el problema del subdiagnóstico no es sólo argentino.

“En Estados Unidos, el 63% de los pacientes no está diagnosticado; en España, el 78%, y en América latina, el único estudio realizado sobre el tema halló un 88% sin diagnóstico -enumeró Giugno-. Seguramente en la Argentina estamos más cerca de esta última cifra.”

Mitos peligrosos

La pregunta sobre el porqué del subdiagnóstico de la EPOC no tiene una respuesta única. “La enfermedad suele aparecer tras más de 20 años de tabaco, generalmente después de los 40 años de edad, y siempre uno les echa la culpa de la falta de aire a otras cosas, como la falta de ejercicio -comentó Alchapar-. Pero tampoco se consulta, porque uno íntimamente sabe que el cigarrillo tiene que ver con eso, y que si uno consulta, le van a decir que deje de fumar…”

Existen muchos mitos que conspiran contra el diagnóstico precoz de la EPOC. “Se piensa que es una enfermedad de hombres de edad avanzada -dijo Giugno-. Cuando en realidad, muchos pacientes tienen menos de 55 años, y cuando la EPOC también afecta a las mujeres. Un estudio canadiense mostró que las mujeres con EPOC piensan que lo que tienen es asma.”

Hoy existen motivos para abandonar mitos y fomentar la consulta temprana. “Hasta hace pocos años teníamos medicamentos poco eficaces para tratar la EPOC. Afortunadamente, hoy contamos con numerosas alternativas eficaces y nuestro desafío es llegar al diagnóstico a tiempo, para iniciar los tratamientos lo antes posible”, dijo Colodenco, que destacó que si bien los medicamentos combaten mecanismos de la enfermedad y alivian los síntomas, lo único que reduce su avance es dejar de fumar.

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar

  • In: enfermedades | prevención
  • Comentarios desactivados en Todo sobre la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Íntimamente ligada al tabaquismo, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) afecta a entre el 6 y el 8% de los argentinos mayores de 18 años. En el blog de Matilde Menéndez te brindamos toda la información clave sobre una enfermedad prevenible en la enorme mayoría de los casos.

 

¿Qué es la EPOC?

Es una enfermedad que se caracteriza por la dificultad para respirar, y que resulta del daño permanente de estructuras internas de los pulmones. Fumar es por lejos la principal causa de EPOC.

La exposición constante a sustancias irritantes presentes en el aire, como la contaminación ambiental o sustancias químicas de ciertas industrias, también puede causar o contribuir con la EPOC. Aún así, la mejor forma de evitar la aparición de una EPOC es no fumar y no pasar tiempo en ambientes donde se fuma.

 

Bronquitis y enfisema

Son los dos componentes principales de la EPOC; en la mayoría de los pacientes están presentes ambos.

La bronquitis es la inflamación de los bronquios, lo que dificulta el paso del aire hacia los pulmones.

El enfisema consiste en la destrucción progresiva de los alvéolos, que son los pequeños sacos de aire que se encuentran dentro del pulmón, lo que hace que el aire quede atrapado en ellos.

 

Síntomas

Tos con o sin flema, fatiga, infecciones respiratorias frecuentes, dificultad respiratoria (disnea) que empeora con actividad física leve, dificultad para tomar aire, sibilancias (silbidos al respirar).

 

Diagnóstico

Se realiza a través de la espirometría, un estudio simple y no invasivo que mide la función pulmonar, y en el que la persona sólo debe soplar en un aparato que mide la tasa y el flujo del aire. “Es fundamental que toda persona fumadora, sea hombre o mujer, de más de 40 años, se haga periódicamente una espirometría”, afirma el doctor Guillermo Menga, presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR).

 

Tratamiento

“La EPOC no es curable, pero el tratamiento puede retrasar su progresión”, advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS). La medida principal de tratamiento es dejar de fumar, lo que ayuda a detener el daño pulmonar.

En cuanto a su tratamiento farmacológico, se emplean distintos medicamentos, desde broncodilatadores hasta esteroides inhalables, entre otros. La terapia física también colabora con el tratamiento de los pacientes. En sus fases más avanzadas, se debe recurrir a la oxigenoterapia (como el cantante Sandro, que debía subir al escenario acompañado de su tubo de oxígeno).

 

Mujeres vs. varones

“En la mujer, la EPOC tiene un perfil más de enfisema que de bronquitis, y a igual consumo de tabaco que en el varón, en ella la enfermedad va a ser más grave y lo mismo sus complicaciones, como la enfermedad cardiovascular”, afirma el doctor Daniel Colodenco, jefe de alergia e inmunología del Hospital de Rehabilitación Respiratoria María Ferrer.

 

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar

En la lucha contra la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), se creó una forma de medir la edad de los pulmones. Un estudio reciente publicado por la British Medical Journal (BMJ) reveló que esta medición de la edad pulmonar sirve como incentivo para dejar de fumar.

“Lo que está demostrado es que la gente se sensibiliza. Uno de los problemas que siempre tuvo el tabaquismo es que para ver los daños tardás mucho. Para ver el cáncer de pulmón y el EPOC se tarda entre 15 y 20 años. Pero acá estás poniéndole un número en ese momento al daño que le produjo (al paciente) el humo del tabaco de tantos cigarrillos”, comentó Marta Angueira, coordinadora del Programa de Prevención y Control del Tabaquismo porteño y directora del Programa “Buenos Aires, ciudad libre de humo”.

La edad pulmonar es diagnosticada en menos de cinco minutos. Se mide con un espirómetro. El paciente inspira y sopla el aire en la boquilla del aparatito de un tirón, durante seis segundos. El procedimiento se repite tres veces, se promedian las cifras, y el resultado se compara con el valor normal de una persona de su misma edad no fumadora. Y así surge el número que, la mayoría de las veces, espanta.

Sin embargo, está comprobado que el cimbronazo sirve para tomar la decisión de dejar el cigarrillo. La investigación  publicada por el BMJ demostró que los pacientes a quienes se les había informado su edad pulmonar habían dejado de fumar en mayor proporción que aquellos a quienes no se les había comunicado el nivel de daño en esos términos.

 

¿Cómo rejuvenezco mis pulmones?

Tu edad pulmonar puede mejorar, pero es necesario seguir algunas indicaciones:

  • dejar de fumar,
  • no estar en ambientes con humo de tabaco,
  • realizar caminatas o algún tipo de actividad física (hasta cambiar el ascensor por las escaleras ayuda).

 

Así, poco a poco, la edad pulmonar se va acercando a su edad cronológica.

Pese a que la recuperación del daño pulmonar es lo que más tiempo lleva, los beneficios de abandonar el cigarrillo se experimentan ya a los 20 minutos de haber apagado el último. La tensión arterial y la cantidad de monóxido de carbono (CO) en el aire exhalado disminuyen. Ese último valor se mide con otro aparatito y con un procedimiento parecido al de la edad pulmonar. A medida que la persona disminuye el número de cigarrillos va bajando la medición de CO hasta llegar a un valor normal.

 

Para dejar de fumar

El Ministerio de Salud de la Nación ofrece un listado con consultorios de todo el país en los que se puede realizar el tratamiento para dejar de fumar. Además, en la línea gratuita 0800-222-1002 atiende consultas y realiza derivaciones.

Y en la Ciudad, a través del Programa de Prevención y Control del Tabaquismo en 15 hospitales porteños se ofrecen tratamientos para dejar de fumar, con cobertura de medicamentos totalmente gratuita.

Fuente: Clarín

Foto: Venelogia


Mis Ultimos Tweets

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: