Matilde Menéndez

Posts Tagged ‘muerte

“¿Le falta el aire? ¡Quizá tenga EPOC! Pregúntele a su médico acerca de un simple test llamado espirometría”, es el lema del Día Mundial de la EPOC, que se celebra hoy en todo el mundo. Los pacientes con EPOC consultan cuando la enfermedad está avanzada, afirman expertos.

“El paciente va al médico, le comenta que fuma y que tiene tos, y el médico lo toma como algo habitual”, comentó el doctor Eduardo Giugno, director del Hospital del Tórax Dr. Antonio Cetrángolo, al advertir sobre el enorme subdiagnóstico de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cuya causa principal es el cigarrillo y sus síntomas cardinales la tos, la expectoración y la dificultad para respirar.

Aunque no existen estadísticas locales, advirtió el doctor Daniel Colodenco, ex presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), “menos del 15% de los pacientes con EPOC recibe el diagnóstico adecuado; la mayoría recibe un diagnóstico de asma, de tos de fumador [que no existe] o de bronquitis crónica”.

“El 25% de los pacientes con EPOC suele ser diagnosticado como asmático, mientras que un porcentaje similar de pacientes con EPOC en realidad padece asma.” Aunque ambas afecciones pueden superponerse en un mismo paciente, y además comparten los mismos síntomas, sus tratamientos son diferentes.

“Si a una persona que tose y que fuma uno no le hace una espirometría, es una oportunidad perdida para el diagnóstico de la EPOC”, agregó Colodenco, que recordó que la espirometría es el estudio que permite detectar la EPOC, y al que debe ser sometida toda persona mayor de 40 años con historia de tabaquismo.

La consulta médica

“La mayoría de los pacientes que llegan al diagnóstico lo hacen en los estadios más graves de la enfermedad, cuando ésta es una afección en la que se produce la destrucción del tejido pulmonar”, dijo el doctor Ramón Alchapar, presidente de la AAMR.

“¿Le falta el aire? ¡Quizá tenga EPOC! Pregúntele a su médico acerca de un simple test llamado espirometría”, es el lema del Día Mundial de la EPOC, que se celebra hoy en todo el mundo, y que recuerda que el problema del subdiagnóstico no es sólo argentino.

“En Estados Unidos, el 63% de los pacientes no está diagnosticado; en España, el 78%, y en América latina, el único estudio realizado sobre el tema halló un 88% sin diagnóstico -enumeró Giugno-. Seguramente en la Argentina estamos más cerca de esta última cifra.”

Mitos peligrosos

La pregunta sobre el porqué del subdiagnóstico de la EPOC no tiene una respuesta única. “La enfermedad suele aparecer tras más de 20 años de tabaco, generalmente después de los 40 años de edad, y siempre uno les echa la culpa de la falta de aire a otras cosas, como la falta de ejercicio -comentó Alchapar-. Pero tampoco se consulta, porque uno íntimamente sabe que el cigarrillo tiene que ver con eso, y que si uno consulta, le van a decir que deje de fumar…”

Existen muchos mitos que conspiran contra el diagnóstico precoz de la EPOC. “Se piensa que es una enfermedad de hombres de edad avanzada -dijo Giugno-. Cuando en realidad, muchos pacientes tienen menos de 55 años, y cuando la EPOC también afecta a las mujeres. Un estudio canadiense mostró que las mujeres con EPOC piensan que lo que tienen es asma.”

Hoy existen motivos para abandonar mitos y fomentar la consulta temprana. “Hasta hace pocos años teníamos medicamentos poco eficaces para tratar la EPOC. Afortunadamente, hoy contamos con numerosas alternativas eficaces y nuestro desafío es llegar al diagnóstico a tiempo, para iniciar los tratamientos lo antes posible”, dijo Colodenco, que destacó que si bien los medicamentos combaten mecanismos de la enfermedad y alivian los síntomas, lo único que reduce su avance es dejar de fumar.

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar

  • In: enfermedades | prevención
  • Comentarios desactivados en Argentina es el país donde el Síndrome Urémico Hemolítico tiene mayor incidencia

La enfermedad, producida por una bacteria presente en los alimentos en mal estado, afecta especialmente a niños pequeños y puede provocar insuficiencia renal crónica y hasta la muerte. Se registran de 400 a 500 casos por año.

Argentina constituye el país con mayor índice de personas afectadas por el síndrome urémico hemolítico (SUH), una enfermedad que produce la primera causa de insuficiencia renal aguda en niños y la segunda de insuficiencia renal crónica. El mal, además, es responsable del 20 por ciento de los transplantes renales en niños y adolescentes, según informó una asociación civil que trabaja en la prevención de esta patología. Desde el blog de Matilde Menéndez queremos aportar nuestro granito de arena para prevenir el contagio de esta enfermedad.

 

¿Qué es  el síndrome urémico hemolítico (SUH)?

El SUH se produce por acción de una bacteria que afecta principalmente a niños de la primera infancia, se lo describe como una enfermedad de características epidémicas y durante la etapa más aguda la mortalidad comprende del dos al cuatro por ciento de los niños afectados.

Según las estadísticas sanitarias, la tasa de incidencia de esta patología en países como Estados Unidos, Canadá y Japón es baja, ya que sólo se registran de uno a tres casos anuales cada 100 mil niños menores de cinco años.

Sin embargo, en América Latina la cantidad de episodios registrados duplica a la cifra de los países del norte, puesto que, según el informe, en Chile y Uruguay se producen de cuatro a cinco casos cada 100 mil. Y sólo en Argentina, el país que convive con el mayor número de enfermos de todo el mundo, según los datos recolectados por el estudio, se presentan de 12 a 14 nuevos afectados cada 100 mil niños menores de cinco años, lo cual arroja un resultado de 400 a 500 nuevos casos por año.

 

Síntomas

Los síntomas que produce el SUH son palidez en la piel, hematomas, oliguria (poca producción de orina), edemas, hipertensión arterial y cambios neurológicos como letargia o convulsiones, por lo cual en algunos casos puede causar la muerte o dejar secuelas para toda la vida.

La enfermedad está distribuida a lo largo de todo el país, pero según la Asociación de Lucha Contra el Síndrome Urémico Hemolítico -una entidad que nuclea a familiares de víctimas de la enfermedad y profesionales que trabajan en prevención- se observan mayores episodios en las provincias del centro y sur del país, durante los meses cálidos.

Si bien el SUH constituye la primera causa de insuficiencia renal aguda y la segunda de insuficiencia renal crónica en niños, adolescente y, en algunos casos, ancianos, el 60 por ciento de los pacientes supera la fase aguda y se recupera sin secuelas después de dos o tres semanas de internación.

 

¿Cómo se transmite?

La principal vía de transmisión del SUH se genera por la bacteria denominada Escherichia Coli heterohemorrágica, que se encuentra depositada en alimentos en mal estado como carne picada y productos no pasteurizados. Esta bacteria produce el daño de las células endoteriales de los pequeños vasos del colon, el riñón y sistema nervioso central.

No existe un tratamiento específico para la enfermedad, pero la diálisis peritoneal como tratamiento de reemplazo renal logró disminuir la mortalidad por debajo del cuatro por ciento y sólo entre el 20 y 25 por ciento de los niños afectados permanecieron con algún tipo de secuela.

Para controlar la transmisión de la infección, se recomienda una serie de medidas preventivas, como:

–        asegurar las prácticas de higiene en la faena de ganado,

–        cocinar bien las carnes,

–        lavar cuidadosamente las frutas y verduras,

–        consumir agua potable,

–        implementar estrategias de prevención y control de impacto en Salud Pública a cargo de los gobiernos nacionales y locales.

 

Fuente: AUNO

El riesgo de infarto de miocardio y la mortalidad cardiovascular están aumentados al 40% en personas que fuman de uno a cuatro cigarrillos al día, y también en fumadores pasivos. Dejar de fumar a cualquier edad aumenta la expectativa de  vida.

La enfermedad cardiovascular (ECV) y el tabaquismo van de la mano: cada vez más estudios epidemiológicos lo demuestran. En ambos sexos, fumar es un factor de riesgo importante de  padecimiento cardiovascular, incluso infarto de miocardio, muerte  súbita, ACV, vasculopatía periférica y aneurismas aórticos. En  comparación con no fumadores, los fumadores tienen un 70% de incremento  en el riesgo de ECV  letal, y duplican a cuadruplican la posibilidad de  presentar ECV no letal y muerte súbita.

Es más: el tabaquismo actúa de  manera sinérgica con otros dos factores de riesgo de ECV importantes  (hipertensión e hiperlipemia) para incrementar mucho el riesgo de  Enfermedad coronaria. Y el riesgo de infarto de miocardio y la mortalidad  cardiovascular están aumentados al 40% en sujetos que fuman de uno a  cuatro cigarrillos al día.

Los no fumadores pueden sufrir daño por  exposición crónica al humo de tabaco en el ambiente. La exposición  pasiva al humo aumenta hacia alrededor de 30% el riesgo de muerte por  cardiopatía de origen isquémico de no fumadores que viven con fumadores.  En el 2002, hubo más de 40.000 muertes en Argentina debido a  enfermedades vinculadas al consumo de tabaco. Y representa la cuarta  causa de mortalidad en el país.

El tabaco es la principal causa de muerte evitable. Ocasiona alrededor de 5 millones de muertes al año en el mundo y se incrementará más en las próximas décadas si no se hace algo para revertir esta situación. Si persiste la tendencia actual, para el 2030 el tabaco causará 8 millones de muertes en todo el mundo cada año y el 80% de éstas serán en países de medianos y bajos ingresos.

La gravedad del problema se comprende más cuando se considera que el 50% de los fumadores morirán a causa del consumo de tabaco, que la expectativa de vida se reduce en 10 años y, además, que uno de cada cuatro personas fumadoras perderán entre 20/25 años de vida a causa del consumo de tabaco.

Argentina no ha escapado a esta cruda realidad y en la actualidad un tercio de su población (8 millones de personas) fuma. Recientemente se aprobó la ley antitabaco, una  medida que determina que solamente se puede fumar en hogares y en espacios al aire libre; la nueva norma convirtió a nuestro país en la octava nación en América Latina 100 por ciento libre de humo del tabaco. Se espera que la ley logre apoyar la tendencia en baja que marca la prevalencia de tabaquismo en la Argentina desde el 2005 (29,7%) hasta el 2009 (27,1%), al igual que la exposición al humo de tabaco ajeno que cayó de un 52% a un 40,4% en igual período de años.

Pero una noticia sumamente importante es que dejar de fumar a cualquier edad aumenta la expectativa de vida, vivirá mas años y mejor. “Dejar de fumar es posible y las posibilidades de tener éxito son mayores si se tiene ayuda. Quien desea dejar de fumar puede tener distintos tipos de apoyo: en su familia, compañeros de trabajo, amigos y el médico. En el ICBA contamos con profesionales especializados en el tema y asesoramiento médico” indica la Dra. María Rostan, médica del Servicio de Epidemiología y Prevención Cardiovascular de la Institución.

 

Beneficios al dejar de fumar:

* A los 20 minutos: La presión arterial regresa a su nivel normal, lo mismo que la frecuencia cardiaca y la temperatura de los pies y manos

* A las 8 hs: La respiración es más profunda y hay más y mejor oxigenación.

* A las 24 hs: Disminuye el riesgo de muerte súbita.

* Pasadas las 48 hs: Se normaliza los sentidos del gusto y del olfato.

* A las 72 hs: Se normaliza la función respiratoria.

* Después del mes: Aumenta la capacidad física y se incrementa la resistencia a cualquier actividad.

* A los 6 meses: Se reducen los catarros, los resfríos, las bronquitis y las molestias de garganta

* Al año: La posibilidad de tener un ataque al corazón se reduce a la mitad.

* A los 5 años: Es menor el riesgo de trombosis o embolias cerebrales y se reduce a la mitad el riesgo de infarto.

* A los 10 años: El riesgo de morir de cáncer de pulmón cae a la mitad en relación al de un no fumador, disminuye el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago, vejiga, riñón y páncreas

* A los 15 años: el riesgo de padecer infarto se iguala al de las personas que nunca fumaron y se reduce a la mitad el riesgo de padecer cáncer de pulmón.

 

Fuente y foto: ICBA (Instituto Cardiovascular de Buenos Aires) y entremujeres[dot]com

Escherichia coli, también conocida por su abrebiación E. coli, es el nombre de un tipo de bacteria que vive en el intestino. La mayoría de las E. coli son inofensivas. Sin embargo, algunos tipos pueden producir enfermedades y causar diarrea.

Un tipo de esa bacteria causa la diarrea del viajero. El peor tipo de E. coli causa una diarrea hemorrágica y a veces puede causar insuficiencia renal y hasta la muerte. Estos problemas tienen más probabilidades de ocurrir en niños y en adultos con sistemas inmunológicos debilitados.

Se pueden adquirir infecciones por E. coli al consumir alimentos que contienen la bacteria. Para ayudar a evitar la intoxicación por alimentos y prevenir infecciones, es fundamental manipular la comida con seguridad. Para eso, es importante:

  • Cocinar bien las carnes
  • Lavar las frutas y verduras antes de comerlas o cocinarlas
  • Evitar la leche y los jugos sin pasteurizar

También se puede adquirir la infección al tragar agua en una pileta contaminada con desechos humanos.

La mayoría de los casos de infección por E. coli mejoran espontáneamente en 5 a 10 días. El uso de antibióticos es poco eficaz y casi no se prescribe. Para la diarrea los especialistas sugieren el consumo de abundante líquido y evitar la deshidratación. Cuando una persona presenta diarrea no debe ir a trabajar o asistir a lugares públicos para evitar el contagio masivo.

Fuente: Wikipedia y Medline Plus

Foto: Mi Bahia

Muchas personas mueren cada año como consecuencia de una intoxicación por monóxido de carbono, un gas muy venenoso para las personas y sobre todo para los niños pequeños. Sucede que es casi imposible reconocer la presencia de este gas en el aire, ya que no tiene olor, no es visible, no se siente y no es irritante. Por eso debemos estar más atentos para combatir a este enemigo invisible.

La mayoría de las muertes por monóxido de carbono se deben al uso de braseros o de artefactos de gas deficientemente instalados o ubicados en ambientes con mala ventilación.

El monóxido de carbono es un producto de la combustión del gas de red domiciliaria, carbón, kerosén, leña, nafta y plásticos. Su acumulación se origina por la combustión incompleta o deficiente al ser quemados en lugares con poco oxigeno y mal ventilados o aireados.

Todos los artefactos que queman algún tipo de combustible producen monóxido de carbono, por lo que es indispensable una ventilación adecuada que favorezca su eliminación e impida su acumulación.

Los braseros, calefones, estufas, termotanques, hornos y hornallas, calentadores y faroles a gas o kerosén, hogares y cocinas a leña, salamandras, parrillas a leña o carbón, calderas, motores a combustión como los automóviles con motor encendido en lugares cerrados generan monóxido de carbono. De hecho, muchas muertes en los incendios son por envenenamiento por monóxido de carbono.

Las únicas maneras que tenemos de reconocer la presencia continua de monóxido de carbono en el ambiente son la coloración amarilla o naranja de la llama (en vez de azul); y la aparición de manchas o decoloración en los artefactos, en su ventilación o alrededor de ellos.

 

Síntomas de intoxicación con monóxido de carbono

Las intoxicaciones a causa de este gas se dan porque ingresa al organismo por los pulmones, pasa a la sangre y ocupa el lugar del oxígeno. La falta de oxígeno daña principalmente al cerebro y al corazón, y puede causar la muerte.

Cuando es leve, la intoxicación se confunde con una gripe o intoxicación alimentaria: dolor de cabeza, debilidad, cansancio, mareos, nauseas, vómitos, dolor de pecho y palpitaciones.

En los casos graves, la intoxicación puede producir pérdida de conocimiento, convulsiones, piel fría, respiración irregular, coma y muerte.

 

¿Qué hacer frente a un envenenamiento por monóxido de carbono?

  • Trasladar inmediatamente al intoxicado a un lugar abierto y bien ventilado
  • Apagar la fuente de combustión y ventilar el ambiente
  • Llevar al intoxicado al Servicio de Salud más próximo
  • Si los síntomas son leves, igual es necesario consultar con un médico. Los daños pueden aparecer tardíamente.

¿Cómo prevenir las intoxicaciones por monóxido de carbono?

  • Instalar artefactos por técnicos matriculados y asesorarse con la compañía de gas
  • Mantener siempre bien ventilados los ambientes donde existan artefactos en combustión
  • Los baños y habitaciones sólo pueden ser calentados con estufas de tiro balanceado
  • Revisar periódicamente la correcta instalación y funcionamiento de los artefactos
  • Revisar periódicamente los conductos de ventilación y chimeneas
  • No usar el horno ni hornallas para calefaccionar
  • No dormirse con artefactos en combustión
  • No encender el motor del auto con el garage cerrado
  • No usar braseros dentro de las habitaciones

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría

Foto: saltaaldia[dot]com[dot]ar


Mis Ultimos Tweets

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: