Matilde Menéndez

Posts Tagged ‘niños

  • In: accidentes | prevención
  • Comentarios desactivados en Claves para prevenir intoxicaciones en tu hogar

El hogar es el mejor ámbito de juego para los niños; siempre y cuando estén bajo nuestra supervisión. Dentro de las consultas toxicológicas, más de la mitad son pediátricas. Además, la gran mayoría de las intoxicaciones ocurren en edades donde los niños son más vulnerables e incapaces de tomar conciencia de los peligros.

Lo que ocurre es que encuentran en la casa toda clase de materiales atractivos, que tienen apariencias vistosas… y terminan ingiriéndolos: medicamentos, líquidos limpiadores, plantas y hongos que encuentran en el jardín, venenos para ratas, insecticidas, etc. Además, los chicos pueden tomar contacto con contaminantes ambientales como el mercurio de los termómetros rotos o intoxicarse debido a la exposición a pinturas, cerámicas y metales, que pueden ser producto de la actividad laboral de los padres.

Por eso, en el blog de Matilde Menéndez queremos acercarte los consejos de la Sociedad Argentina de Pediatría para prevenir las intoxicaciones:

– No dejes los medicamentos al alcance de los niños, deben estar en un lugar inaccesible y fuera de la vista.

– Evitá tomar remedios frente a ellos, salvo que sea necesario, para evitar la imitación.

– Sabé qué medicaciones hay en tu hogar y tené noción de las cantidades que se encuentran en los contenedores.

– No utilices medicamentos sin prescripción médica.

– No uses envases de gaseosas o de productos comestibles para almacenar limpiadores o insecticidas.

– Los productos de limpieza deben estar fuera del alcance de los niños.

– Respetá las normas de seguridad al utilizar raticidas u otros plaguicidas, y no los utilices si hay niños presentes.

¿Qué hacer en caso de haber ingerido un medicamento o sustancia?

Ante la ingesta de un medicamento o sustancia tóxica, es fundamental que consultes rápidamente al médico y lleves el producto involucrado. Él se contactará con el toxicólogo para determinar las medidas a seguir.

Recordá que no es bueno provocar el vómito, excepto que te lo haya indicado el médico. Tampoco le des a beber agua, leche ni le ofrezca pan u otras comidas, ya que dificultan las medidas de desintoxicación y pueden favorecer la absorción.

Si encontrás al niño con algún producto de limpieza volcado sobre su ropa, sacale la prenda y lavá la piel con abundante agua.

El mejor antídoto para los tóxicos es la prevención.

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría

Anuncios

Debido a que los bebés aún no pueden levantar la cabeza por sí solos, necesitan protección especial para evitar accidentes por sofocación. Los niños pequeños también corren este riesgo.

Protegé a tus niños de los peligros de sofocarse siguiendo estas reglas:

  • Nunca coloques a un bebé boca abajo en una superficie blanda, como una cama de agua, un edredón, una alfombra de piel de oveja o una funda para colchón.
  • Nunca pongas a un bebé en una cuna o en una cama con almohadas, mantas, ropa de cama blanda, muñecos de peluche o juguetes de felpa.
  • Nunca pongas a un bebé sobre un colchón cubierto con plástico o con una bolsa plástica.
  • Si te acostás junto a tu bebé, asegurate de cumplir con las reglas de seguridad.
  • Desechá rápidamente las bolsas plásticas provenientes de las compras o de la tintorería. Atá varios nudos en cada bolsa antes de tirarla.
  • Mantené las bolsas plásticas de basura y las bolsas plásticas grandes como las que se usan para guardar sándwiches fuera del alcance de los niños.
  • Cuando hagas la limpieza después de una fiesta de cumpleaños o una ocasión especial, prestá mucha atención a las bolsas donde vinieron los regalos. Recogelas y tiralas de inmediato.
  • Asegurate de que el colchón de la cuna de tu bebé sea del tamaño adecuado y que quede bien ajustado en la cuna. De este modo, evitarás que el niño quede atrapado entre el colchón y los costados de la cuna.
  • Asegurate de que las sábanas de la cuna queden bien ajustadas al colchón, de modo de evitar que se salgan y que puedan envolver la cabeza del bebé. También podés comprar sujetadores de sábanas para mantenerlas en su lugar.

 

Cómo prepararse

Si está embarazada o ya es madre de un niño, te damos algunos consejos útiles:

  • Aprendé a realizar la resucitación cardiopulmonar (CPR por su sigla en inglés) y la maniobra de Heimlich.
  • Tené los siguientes números cerca del teléfono (para vos y las personas que cuidan a sus hijos):
    • número gratuito del centro de control de envenenamiento
    • número del pediatra
    • números del trabajo del padre y la madre, y de sus teléfonos celulares
    • número de algún vecino o de algún familiar que viva cerca (si necesita que alguien se ocupe de los otros niños en caso de una emergencia)
  • Armá un botiquín de primeros auxilios y guardá las instrucciones para emergencias adentro.

 

Cómo mantener un ambiente seguro y cómodo para los niños

A fin de asegurar la efectividad de sus esfuerzos por mantener un ambiente a prueba de niños, es una buena idea que te pongas de rodillas en cada habitación de tu casa, para ver todo desde la perspectiva de un niño. Prestá atención al entorno que rodea a tu hijo y a los objetos que podrían ser peligrosos.

Hacer de tu casa un lugar totalmente a prueba de niños quizá sea difícil. Si se reduce sólo a algunas opciones, podés cerrar las puertas (e instalar cubiertas para los picaportes) en cada una de las habitaciones donde tu hijo no debería entrar, a fin de evitar que deambule por lugares que no son a prueba de niños. Las cubiertas para picaportes y las cerraduras a prueba de niños en las puertas corredizas también son buenas medidas para evitar que tus pequeños salgan de la casa.

Sin duda, el grado al que vos mantengas tu casa a prueba de niños es una decisión suya. Vigilar a tus hijos es la mejor manera de prevenir que sufran lesiones. Sin embargo, incluso los padres más cuidadosos no siempre pueden mantener a un niño 100% seguro todo el tiempo.

Si vos tenés un bebé, un niño de entre 1 y 2 años o un niño en edad escolar, tu hogar debería ser un refugio seguro que tus hijos pudieran explorar. Después de todo, tocar, agarrar, trepar y explorar son las actividades que desarrollan el cuerpo y la mente de los niños.

Fuente: kidshealth[dot]org

  • In: accidentes | prevención
  • Comentarios desactivados en Los accidentes también pueden pasar en la escuela

Varias veces hemos hablado de la importancia de prevenir los accidentes en el hogar. Más allá de las prevenciones que debemos tener en nuestras casas para evitar los accidentes, esos cuidados tenemos que continuarlos y fomentarlos en los chicos cuando van a la escuela. Te damos algunos consejos para que tengas en cuenta.

 

Algunas de las prevenciones que difunde la Sociedad Argentina de Pediatría para los cuidados de los chicos en la escuela y que desde el blog de Matilde Menéndez recomendamos, son éstas:

 

– En la entrada y salida del colegio:

En los horarios de escuela, por ley el tránsito vehicular tiene una velocidad limitada y fiscalizada. Además, los transportes escolares deben estacionar en lugar seguro y que permita acceso de la vereda al interior. Por eso, las autoridades escolares deben diagramar una salida gradual, tranquila y controlada, más aún si hay escaleras en el trayecto.

Todo elemento escolar (portafolios, mochilas o “carritos”) en general son un riesgo en este momento de la salida tanto más, cuando más pequeño es el niño. Entonces, debemos recordarles que deben estar atentos cuando entran y salen de la escuela.

 

– En el aula:

Los escalones y desniveles deben estar resaltados en colores llamativos, y no estar encerados, plastificados o siliconados, para evitar caídas.

Los pupitres plegables no deben ser accionados por los más pequeños. Los mayorcitos deben hacerlo siempre supervisados.

Lo ideal es que el aula tenga dos puertas, con abertura hacia fuera, para una eventual evacuación de la misma.

Las ventanas y persianas (con cualquier mecanismo) deben ser accionadas por personal del colegio.

 

– En los baños:

Los sanitarios del tamaño y altura para adultos, representan un riesgo para niños pequeños. Por eso, deben estar fuertemente fijados a la pared o al piso.

El piso mojado, la superpoblación durante los recreos y los juegos de cualquier índole, aumentan el riesgo de accidentes en el baño.

Nunca debe dejarse a un niño pequeño solo en el baño durante horas de clase. Siempre debe haber un adulto para vigilarlo.

 

– En los recreos:

La salida y entrada de los recreos debe ser tranquila, gradual, sin empujones.

Los patios o galerías donde transcurre el recreo deben tener piso, seguridad eléctrica y no tiene que haber obstáculos.

La convivencia de edades (a veces muy diferentes) aumenta el riesgo de traumatismos en general.

Si los días de lluvia los espacios libres no ofrecen garantías, es preferible que el recreo transcurra en el aula.

 

Como podés apreciar, los cuidados no dependen sólo de los padres, sino también de las maestras y de las autoridades de las escuelas. Por eso, si ves algo que te parece que no está bien, hablá con los docentes, la directora, o cualquier otra autoridad que te parezca conveniente.

  • In: accidentes
  • Comentarios desactivados en Cómo llevar a los niños en el auto

Según un estudio, 2 de cada 10 lesionados en accidentes automovilísticos que iban sentados en el asiento del acompañante son niños menores de doce años. Tus hijos son lo que más querés, llevalos de la manera más segura.

Si te preocupás porque siempre estén abrigados y no se enfermen y los cuidás para que no se lastimen, cuando los llevás en el auto también debés darles la protección que necesitan.

Según una encuesta realizada en el sitio web de CESVI Argentina, la mitad de los participantes respondió que llevaba a sus hijos en las sillitas de seguridad. Sin embargo, los datos más preocupantes vienen a continuación: el 25% respondió que sólo usan el cinturón del auto, el 18% que nunca usó ninguna protección para sus hijos y un 7% respondió que desconoce el beneficio.

El uso de las sillitas infantiles reduce hasta en un 70% las lesiones en accidentes de tránsito. La Ley de Tránsito Nacional N° 24.449 establece que los menores deben viajar en los asientos traseros y con cinturón de seguridad, y el Código de la Ciudad de Buenos Aires y el Scoring van por más y, dentro del reglamento de este último, “conducir con menores sin el dispositivo de retención infantil correspondiente” resta cuatro puntos.

Las cifras que entregan las aseguradoras indican que los menores de 12 años sufren tantos accidentes en el tránsito tanto como peatones o ciclistas, como cuando son ocupantes de vehículos. Según las estadísticas de lesionados graves de CESVI, durante el 2008, prácticamente dos de cada diez fueron menores de 12 años.

 

¿Por qué siempre usar sillita infantil y sentarlos atrás?

Nuestras investigaciones y los crash tests realizados internacionalmente y analizados por CESVI demuestran que, si viajan sueltos en el auto, tan sólo una frenada de emergencia puede ser un riesgo de que sufran lesiones es extremadamente alto. Esto es porque si no están correctamente sujetados, podrán salir despedidos por efecto de la inercia e impactarán contra el interior del vehículo o contra un vidrio, con la posibilidad de atravesarlo y caer luego sobre la calle, multiplicándose los riesgos con la posibilidad de ser atropellados.

A modo ilustrativo podemos decir que, en un choque a 60 km/h, un niño de 20 kg. de peso saldrá proyectado con una fuerza de 340 kg. Es decir, la fuerza con la que golpea contra los elementos que tuviera en frente será de 17 veces su propio peso. Para Fabián Pons, Gerente General de CESVI, “es increíble ver cómo hay madres y padres que circulan con el cinturón abrochado pero dejan que sus hijos vayan librados al azar adentro del auto. Las sillitas bien colocadas y ajustadas al vehículo reducen los daños e incluso evitan la muerte. Está claro que hay un vacío legal sobre el tema, sobre todo en la Ley Nacional, pero estamos hablando de la vida de nuestros hijos. Si no hay normativa, al menos hagámoslo por amor”.

Desde el punto de vista estructural del vehículo, la zona más segura del auto para llevar a los niños es la butaca central trasera (por los posibles impactos laterales). Es necesario aclarar que la sujeción ideal de las butacas infantiles debe hacerse con los cinturones inerciales de tres puntos. Pero como la mayoría de los vehículos cuenta en este sector con un cinturón del tipo ventral, entonces, la butaca infantil no quedará idealmente sujetada. Por esta razón, dependiendo del tipo y modelo de la sillita y los tipos de anclajes que tenga, el sector del habitáculo más recomendado es el asiento trasero derecho, detrás de la butaca del acompañante.

Nunca adelante

Si bien en nuestro país está prohibido llevar a los niños en el asiento delantero del vehículo, muchas veces para evitar berrinches o llantos innecesarios, accedemos a que “en un paseo corto” el niño se pase adelante. Sin embargo, esta licencia puede provocar graves daños a nuestros hijos o incluso la muerte ante una brusca frenada o un impacto.

Un estudio realizado por el club automovilístico RACE de España, en colaboración con la Asociación Nacional de Pediatría de ese país, reveló el peligroso efecto que puede ocasionar el airbag frontal sobre un niño, incluso cuando lo llevamos en una sillita infantil. En los ensayos, el impacto provocado por la activación del airbag generó un movimiento de deslizamiento del cuerpo del niño hacia el parabrisas, golpeando su cabeza contra el tablero.

Elegí llevar a tus hijos siempre seguros, sentados en el asiento trasero, correctamente ubicados en su correspondiente sillita infantil. Y recordá que sos el ejemplo de tus hijos. Por eso, usá siempre el cinturón y hacé que todos los ocupantes del auto lo usen.

Claves para tener en cuenta

* Estadísticamente, el asiento trasero es el más seguro. En particular, la ubicación del centro, siempre que cuente con cinturones de tres puntos (por los posibles choques laterales).

* La silla debe quedar firmemente sujeta al asiento del vehículo, de modo que se elimine casi totalmente cualquier movimiento entre ambos, tanto lateral como longitudinal.

* Para prevenir el riesgo de lesión cervical, el cambio de sillita a un amoldador debe analizarse sólo cuando la altura del niño sentado allí permita la correcta sujeción con el cinturón de seguridad del vehículo.

* Para aquellos que usen amoldador y, por ende, el cinturón del auto, deben prestar especial atención al recorrido del mismo sobre el cuerpo del niño: la banda diagonal nunca debe ir por encima del cuello y la horizontal tiene que ajustarse lo más bajo posible sobre la cadera.

* Para ajustar el cinturón de seguridad y sujetar estos elementos a la butaca del vehículo, se lo debe hacer siguiendo las instrucciones del fabricante de la silla o amoldador.

* En el caso de un vehículo con airbag lateral, se debe tener en cuenta que el niño no se apoye sobre la puerta, ya que una activación de este elemento de seguridad lo puede lesionar gravemente. Para esto, muchas sillas de seguridad cuentan con laterales acolchados que hacen que el niño pueda recostarse.

* Un sistema de retención infantil, como cuando se coloca al niño en sentido inverso a la marcha, nunca debe ubicarse delante de un airbag frontal de pasajero.

* En la Argentina no se homologan sillas de seguridad. Por eso, es recomendable elegir solamente modelos de butacas que cuentan con las normas de Europa o Estados Unidos.

Fuente: entremujeres[dot]com

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Cómo llevar a los niños en el auto

Según un estudio, 2 de cada 10 lesionados en accidentes automovilísticos que iban sentados en el asiento del acompañante son niños menores de doce años. Tus hijos son lo que más querés, llevalos de la manera más segura.

Si te preocupás porque siempre estén abrigados y no se enfermen y los cuidás para que no se lastimen, cuando los llevás en el auto también debés darles la protección que necesitan.

Según una encuesta realizada en el sitio web de CESVI Argentina, la mitad de los participantes respondió que llevaba a sus hijos en las sillitas de seguridad. Sin embargo, los datos más preocupantes vienen a continuación: el 25% respondió que sólo usan el cinturón del auto, el 18% que nunca usó ninguna protección para sus hijos y un 7% respondió que desconoce el beneficio.

El uso de las sillitas infantiles reduce hasta en un 70% las lesiones en accidentes de tránsito. La Ley de Tránsito Nacional N° 24.449 establece que los menores deben viajar en los asientos traseros y con cinturón de seguridad, y el Código de la Ciudad de Buenos Aires y el Scoring van por más y, dentro del reglamento de este último, “conducir con menores sin el dispositivo de retención infantil correspondiente” resta cuatro puntos.

Las cifras que entregan las aseguradoras indican que los menores de 12 años sufren tantos accidentes en el tránsito tanto como peatones o ciclistas, como cuando son ocupantes de vehículos. Según las estadísticas de lesionados graves de CESVI, durante el 2008, prácticamente dos de cada diez fueron menores de 12 años.

 

¿Por qué siempre usar sillita infantil y sentarlos atrás?

Nuestras investigaciones y los crash tests realizados internacionalmente y analizados por CESVI demuestran que, si viajan sueltos en el auto, tan sólo una frenada de emergencia puede ser un riesgo de que sufran lesiones es extremadamente alto. Esto es porque si no están correctamente sujetados, podrán salir despedidos por efecto de la inercia e impactarán contra el interior del vehículo o contra un vidrio, con la posibilidad de atravesarlo y caer luego sobre la calle, multiplicándose los riesgos con la posibilidad de ser atropellados.

A modo ilustrativo podemos decir que, en un choque a 60 km/h, un niño de 20 kg. de peso saldrá proyectado con una fuerza de 340 kg. Es decir, la fuerza con la que golpea contra los elementos que tuviera en frente será de 17 veces su propio peso. Para Fabián Pons, Gerente General de CESVI, “es increíble ver cómo hay madres y padres que circulan con el cinturón abrochado pero dejan que sus hijos vayan librados al azar adentro del auto. Las sillitas bien colocadas y ajustadas al vehículo reducen los daños e incluso evitan la muerte. Está claro que hay un vacío legal sobre el tema, sobre todo en la Ley Nacional, pero estamos hablando de la vida de nuestros hijos. Si no hay normativa, al menos hagámoslo por amor”.

Desde el punto de vista estructural del vehículo, la zona más segura del auto para llevar a los niños es la butaca central trasera (por los posibles impactos laterales). Es necesario aclarar que la sujeción ideal de las butacas infantiles debe hacerse con los cinturones inerciales de tres puntos. Pero como la mayoría de los vehículos cuenta en este sector con un cinturón del tipo ventral, entonces, la butaca infantil no quedará idealmente sujetada. Por esta razón, dependiendo del tipo y modelo de la sillita y los tipos de anclajes que tenga, el sector del habitáculo más recomendado es el asiento trasero derecho, detrás de la butaca del acompañante.

Nunca adelante

Si bien en nuestro país está prohibido llevar a los niños en el asiento delantero del vehículo, muchas veces para evitar berrinches o llantos innecesarios, accedemos a que “en un paseo corto” el niño se pase adelante. Sin embargo, esta licencia puede provocar graves daños a nuestros hijos o incluso la muerte ante una brusca frenada o un impacto.

Un estudio realizado por el club automovilístico RACE de España, en colaboración con la Asociación Nacional de Pediatría de ese país, reveló el peligroso efecto que puede ocasionar el airbag frontal sobre un niño, incluso cuando lo llevamos en una sillita infantil. En los ensayos, el impacto provocado por la activación del airbag generó un movimiento de deslizamiento del cuerpo del niño hacia el parabrisas, golpeando su cabeza contra el tablero.

Elegí llevar a tus hijos siempre seguros, sentados en el asiento trasero, correctamente ubicados en su correspondiente sillita infantil. Y recordá que sos el ejemplo de tus hijos. Por eso, usá siempre el cinturón y hacé que todos los ocupantes del auto lo usen.

Claves para tener en cuenta

* Estadísticamente, el asiento trasero es el más seguro. En particular, la ubicación del centro, siempre que cuente con cinturones de tres puntos (por los posibles choques laterales).

* La silla debe quedar firmemente sujeta al asiento del vehículo, de modo que se elimine casi totalmente cualquier movimiento entre ambos, tanto lateral como longitudinal.

* Para prevenir el riesgo de lesión cervical, el cambio de sillita a un amoldador debe analizarse sólo cuando la altura del niño sentado allí permita la correcta sujeción con el cinturón de seguridad del vehículo.

* Para aquellos que usen amoldador y, por ende, el cinturón del auto, deben prestar especial atención al recorrido del mismo sobre el cuerpo del niño: la banda diagonal nunca debe ir por encima del cuello y la horizontal tiene que ajustarse lo más bajo posible sobre la cadera.

* Para ajustar el cinturón de seguridad y sujetar estos elementos a la butaca del vehículo, se lo debe hacer siguiendo las instrucciones del fabricante de la silla o amoldador.

* En el caso de un vehículo con airbag lateral, se debe tener en cuenta que el niño no se apoye sobre la puerta, ya que una activación de este elemento de seguridad lo puede lesionar gravemente. Para esto, muchas sillas de seguridad cuentan con laterales acolchados que hacen que el niño pueda recostarse.

* Un sistema de retención infantil, como cuando se coloca al niño en sentido inverso a la marcha, nunca debe ubicarse delante de un airbag frontal de pasajero.

* En la Argentina no se homologan sillas de seguridad. Por eso, es recomendable elegir solamente modelos de butacas que cuentan con las normas de Europa o Estados Unidos.

Fuente: entremujeres[dot]com

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Tipos de tos: cómo suenan

Como dijimos anteriormente, la tos nunca es normal, sino que es un síntoma de una afección del aparato respiratorio. Generalmente la tos no es grave o peligrosa, sino que se trata de un mecanismo de defensa del pulmón. Pero siempre hay que tenerla en cuenta porque es el aviso de que algo está sucediendo en las vías respiratorias. En este post vamos a diferenciar la tos por el sonido.

Como cualquier “música”, la tos tiene variantes según su sonido: seca y catarral

  • Tos catarral: por el ruido que hace, se nota que hay flemas sueltas. A veces, incluso, si uno coloca la mano sobre el pecho, nota cómo se mueven las flemas con la respiración. Los niños no expectoran (expulsan las flemas) antes de los 4 años; por eso, las tragan y, como no se digieren, las eliminan mediante el vómito (con el resto del alimento) y/o por la materia fecal. La flema normal es parecida a la clara de huevo cruda: no tiene color, es transparente y pegajosa. Pero, cuando es amarillenta o verdosa, significa que se infectó. Cuando hay tos catarral y aparece fiebre con expectoración amarillenta o verdosa, es momento de consultar al médico lo antes posible.
  • Tos seca: suele ser consecuencia de una irritación de la vía aérea o de un espasmo bronquial. La mayor parte de las veces empieza a la madrugada y asusta mucho porque suele ser más ruidosa que peligrosa.

Es importante no intentar tratamientos caseros, como jarabes para la tos no recomendados por el profesional, miel, pomadas balsámicas en el pecho, etc. Cuando aparece fiebre, con tos seca y corta, es necesario consultar rápidamente al médico.

Hay otro tipo de tos seca, que se produce con el ejercicio (especialmente cuando se corre) y/o luego de reírse mucho. Esta tos suele ser producida por un espasmo bronquial transitorio y, generalmente, con un reposo de media hora, desaparece sin necesidad de ninguna medicación. Un aspecto importante de la tos es la hora en que predomina.

Si aparece de día y el niño puede dormir toda la noche (o sea, es ocasional y sin otros síntomas), no suele ser importante. Pero, si persiste y/o aparece fiebre, debe consultarse al médico.

En cualquier caso, la consulta al médico es importante, porque siempre es preferible consultar por un cuadro menor, que después lamentar si se agrava.

 

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Consejos para salir de viaje con chicos

Sugerencias prácticas para evitar contratiempos al salir de vacaciones y que el traslado sea placentero para toda la familia.

Cuando llega esta época del año, muchas familias con chicos piensan dos veces antes de elegir el lugar para veranear. La duración de los trayectos y la complejidad que pueden sentir durante el viaje suelen ser las variables a tener en cuenta.

Si bien es real que los más pequeños suelen padecer los viajes, sobre todo cuando tienen que pasar varias horas dentro de un vehículo, hay algunas precauciones que se pueden tomar para disfrutar sin que sufran los niños ni padezcan los padres.

Informados y alertas

Un buen primer paso es consultar siempre con el pediatra cómo organizarse según el tipo de travesía. El sugerirá las características que debe tener el botiquín de mano, las comidas y los elementos necesarios que se deben llevar. Quienes viajen en ómnibus, trenes o aviones deben conocer con suficiente anticipación los requerimientos y las facilidades que otorgan las compañías de transporte para quienes viajan con chicos.

El equipaje

·       Llevar lo necesario para los adultos y lo imprescindible para el bebé. No olvidar que en algún momento hay que cargar, además, con el carrito del bebe, la cuna o la criatura en brazos.

·       Llevar un moisés portátil o rebatible que se pueda desplegar en espacios reducidos y cuyo transporte no sea dificultoso puede ser una idea acertada.

Horarios y tiempo de sueño

No siempre se puede elegir a qué hora realizar el viaje, pero es importante que el bebé pueda descansar en sus horarios habituales, aun estando en pleno trayecto.

Botiquín

Además de lo que indique el pediatra, es aconsejable llevar siempre algodón, termómetro, agua oxigenada, analgésico, protector solar, repelentes y pomadas para picaduras de insectos.

Mamadera

Se recomienda llevar varios juegos (suelen extraviarse o caerse a superficies sucias y sin posibilidad de esterilizarlos correctamente).

Elementos para el aseo

Llevar varias mudas de ropa y no olvidar los elementos para la higiene personal del bebé: toallas, pañales, colonia, cremas, esponjas, jabones, gasas esterilizadas, pañuelos descartables y desinfectantes.

Comidas

Tener en cuenta la duración del itinerario y, según el medio de locomoción, la posibilidad de realizar paradas, decidir los horarios de comida y qué tipo de alimentos darle. Se recomienda que los chicos no coman en exceso: los viajes suelen causarles mareos que pueden provocar vómitos o diarrea. Es aconsejable contar con alguna heladera de viaje para transportar bebidas frescas y frutas. Ante la necesidad de comprar alimentos en ruta, observar la higiene del lugar y la fecha de vencimiento de los productos envasados.

Si el viaje es en auto…

Bebés y niños pequeños deben viajar en el asiento trasero. Los menores de un año deben utilizar butacas especiales. Estas se colocan en sentido contrario a la dirección del vehículo (para proteger al niño en caso de un movimiento fuerte hacia adelante) y se ajustan con los cinturones de seguridad del auto.

En caso de los niños de uno a cuatro años, deben ir sentados en la silla de seguridad, que se adiciona al vehículo destinada para tal fin. También se ajusta con los cinturones de seguridad del auto y se los puede ubicar mirando hacia adelante.

Asegurarse que las puertas estén bien cerradas y no olvidar activar la traba para niños. Llevar las ventanillas cerradas para impedir que los chicos saquen las manos o se asomen.

No dejar objetos sueltos dentro del vehículo que puedan causar un golpe.

Hay que viajar en las horas de más calor. Los niños y bebes no deben recibir el sol directamente.

En caso de que los chicos sufran de mareos o náuseas, consultar con el pediatra si es necesario medicar o cuál es la mejor forma de prevenir esos malestares.

Es importante realizar varias paradas para que la criatura pueda cambiar el aire. Si ya camina, aprovechar para visitar algún espacio público o darle recreo para su distracción.

Acompañar el viaje con música infantil ayuda a que los chicos se entretengan.

Si el viaje es en transporte público…

Repasar las medidas de seguridad exigidas por las compañías. Averiguar si el menor ocupa asiento o debe viajar en la falda de un adulto.

En general, se admite el kit básico para atención del bebe, incluida una cuna portátil. Pero no todas las empresas permiten lo mismo ni idéntica cantidad de bultos en cabina. Casi siempre hay que reservar esta comodidad con anticipación.

Consultar si la compañía de transporte cuenta con servicio de cocina que permita calentar mamaderas o comidas especiales. Esto debe ser avisado en el momento de comprar el pasaje.

Es importante saber qué posibilidades existen de higienizar y cambiar al bebe en un ámbito adecuado.

Verificar la existencia de paradas en ruta y la duración total del trayecto.

Si el viaje es al exterior, repasar los nuevos requisitos para viajar con chicos al exterior.

Estas son algunas de las sugerencias para tener en cuenta al salir de viaje con hijos pequeños desde el blog de Matilde Menéndez.

¡Felices vacaciones!

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar


Mis Ultimos Tweets

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: