Matilde Menéndez

Posts Tagged ‘oms

En la actualidad, la diabetes es un problema mundial en aumento, que se habrá más que duplicado para 2030 si no se toman medidas para evitarlo.

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) hay 346 millones de personas con diabetes en el mundo y se estima que más de 300 millones están en riesgo de contraer diabetes tipo 2, que es la más frecuente. En su aumento repercuten los hábitos de vida actuales, el sedentarismo, sobrepeso y obesidad.

 

Se estima que esta silenciosa enfermedad provoca la muerte de una persona en el planeta cada diez segundos, alrededor de un 80% de ellas se producen en países de ingresos bajos o medios.

 

¿Qué es la diabetes?

La Diabetes es una enfermedad crónica, debilitante, costosa y difícil de sobrellevar, implica un compromiso para toda la vida a quienes la padecen y a sus familias. Aunque no tiene cura, esta enfermedad se puede prevenir o retrasar su aparición con medidas sanitarias responsables, sobre todo en el control de peso, la realización de ejercicio, no fumar y la adopción de simples hábitos como llevar una alimentación equilibrada y saludable.

 

Por eso es importante generar en todo el mundo una mayor conciencia del problema que supone esta enfermedad, y de cómo prevenirla.

 

Sin un tratamiento adecuado, la Diabetes provoca una alta mortalidad por enfermedad cardiovascular y renal, y puede tener además graves complicaciones vasculares y neurológicas.

 

Los riñones son dos órganos que se ubican a ambos lados de la columna, justo debajo de la caja torácica en la espalda. Los riñones se encargan de lo siguiente:

 

  • filtrar los desechos de la sangre y expulsarlos del cuerpo en forma de orina
  • regular la presión sanguínea y los niveles de agua, sales y minerales del cuerpo
  • producir hormonas que controlan otras funciones del cuerpo

 

Las personas que sufren de diabetes durante muchos años pueden tener problemas de riñón, en especial si la enfermedad no está bien controlada.

 

 

Plan de intercambio de alimentos

Muchas personas que padecen de diabetes siguen un programa de equilibrio alimentario denominado “plan de intercambio de alimentos” como guía de alimentación diaria.

 

A los fines de este plan, los alimentos se dividen en seis grupos: féculas, frutas, leche, grasas, hortalizas y carne. El plan establece el tamaño de la porción de cada alimento (la cantidad) y, dentro de cada grupo, cada porción tiene una cantidad similar de calorías, proteínas, carbohidratos y grasa.

 

De esta manera, la persona consigue flexibilidad en el planeamiento de sus comidas, puesto que puede “intercambiar” o reemplazar alimentos de acuerdo con listas de comidas de contenido nutricional semejante. El uso del plan para equilibrar la cantidad de carbohidratos que se consumen es muy importante para las personas con diabetes, porque estos alimentos son los principales responsables del aumento del nivel de azúcar en sangre que se produce después de comer.

 

Fuente: salud[dot]com, kidshealth[dot]com

 

En el día mundial contra esta enfermedad, que mata a una persona cada 10 segundos, explicamos su alcance, peligro y cuidado

 

Asusta saber que cada 10 segundos muere una persona en el mundo por causas vinculadas con la diabetes, según datos comprobados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y el principal motivo no es el consumo de azúcar, sino la desinformación, ya que hace varias décadas dejó de ser una enfermedad mortal para pasar a ser controlable.

 

Según la Sociedad Argentina de Diabetes (SAD) sólo en la Argentina hay dos millones y medio de diabéticos, y la mitad ni siquiera lo sabe. La OMS afirma que la diabetes ya es una epidemia; afecta a más de 350 millones de personas en el mundo. Por primera vez en la historia, una enfermedad no infecciosa se considera una grave amenaza para la salud mundial, al igual que epidemias como el VIH/SIDA.

 

Para sumar más preocupación a los números actuales, sólo hay que echar un vistazo a las proyecciones. La Federación Internacional de la Diabetes (FID) calcula que las muertes (4,6 millones en 2010) por diabetes aumentarán en más de un 50% en los próximos 10 años si no se toman medidas urgentes.

 

Hoy, en el día Mundial de la Diabetes, más que nunca los expertos intentan difundir los alcances de esta enfermedad aferrados al lema internacional “Prevenir y Educar”, para concientizar a la población de que se trata de una enfermedad crónica y costosa, asociada a complicaciones importantes que suponen un grave riesgo para las personas que la sufren y una gran preocupación para su entorno.

 

¿Qué es la diabetes?

“La diabetes es un trastorno clínico en el que los niveles de azúcar en sangre son anormalmente altos conocido como hiperglucemia. Esto ocurre debido a la ausencia o insuficiente producción de insulina, que es una hormona que se encarga de ingresar el azúcar que está en la sangre después de la ingesta de alimentos, a los tejidos y órganos que más la necesitan”, explicó la doctora Carmen Mazza, jefa de Nutrición y Diabetes del hospital Garrahan.

 

En su tipo I (o insulinodependiente), por lo general se la detecta en niños y menores de 30 años y se desarrolla como resultado de la destrucción de las células beta del páncreas que producen insulina. Los afectados (el 10% de las personas con diabetes) deben recibir insulina vía inyecciones a diario.

 

En su tipo 2, constituye el resultado de una disfunción progresiva de las células beta y la capacidad disminuida de las células para usar la insulina (“resistencia a la insulina”). Aquí, la obesidad, el sedentarismo y los factores genéticos son los factores por los que la sufren el 90% de las personas con diabetes.

 

La experta añadió que una dieta saludable, actividad física regular, mantener un peso corporal normal y no fumar pueden prevenir o retrasar la aparición de diabetes tipo 2 (la más frecuente), que sin un tratamiento adecuado, provoca una alta mortalidad por enfermedad cardiovascular y renal, y puede tener graves complicaciones neurológicas y vasculares.

 

Según datos de la segunda Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, llevada adelante por el Ministerio de Salud de la Nación, la obesidad constituye la causa más importante de diabetes en nuestro país, ya que la mitad de la población presenta sobrepeso y obesidad. Además, el 44% de la carga de diabetes, el 23% de la carga de cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% de la carga de algunos cánceres son atribuibles al sobrepeso y la obesidad. La diabetes también es responsable del 50% de las amputaciones no traumáticas de miembros inferiores.

 

“La diabetes tipo 2 puede prevenirse con hábitos saludables, pero en la tipo 1 lo que se previenen son las complicaciones”, aseguró Mazza, que estimó que hay en el país entre 14 y 20 mil argentinos por debajo de los 20 años con diabetes tipo1″, y alentó a no “dramatizar” esta patología. Para ello, presentó junto a su grupo de profesionales a cargo en el hospital, la primera guía educativa interactiva para niños con diabetes.

 

Carolina Martinez Matheu, médica especialista en Nutrición y colaboradora de Mazza, explicó que se trata de un programa gratuito que corre en iPad, iPhone y iPod, o se puede bajar sin costo en panareadigital.com/diabetes, que invita a los chicos a que aprendan de la diabetes jugando. “La aplicación informática busca incorporar los conocimientos de esta enfermedad en los chicos y sus familiares en pos de un mejor tratamiento a futuro, donde un paciente de ocho años llamado Leo aprende qué es la diabetes y cómo tratarla, junto a una mascota llamada Loro y el doctor Vidabuena”, explicó la especialista.

 

Diabetes y estrés

La carga de obligaciones, el ritmo de vida en permanente tensión y la falta de descanso y relajación atentan contra la calidad de vida y particularmente contra las personas que padecen diabetes. “La tensión nerviosa puede desbalancear a un paciente diabético perfectamente controlado”, explicó la doctora María Alejandra Rodríguez Zía, médica clínica y endocrinóloga.

 

“El estrés puede afectar de dos maneras: suele alterar los hábitos alimentarios, lo que contribuye al desgaste del páncreas. Y cuando el paciente tiene un evento muy importante, como la muerte de un ser querido, un divorcio o la pérdida de su trabajo, por ejemplo, se puede declarar el fin de la función del páncreas. Muchas veces se asocia con una exigencia muy alta de las hormonas adrenalina y cortisol, que son las mediadoras por excelencia del estrés”, graficó la experta.

 

Rodríguez Zía explicó que una persona estresada produce la hormona cortisol y con ello sube su azúcar en sangre. Esto genera que el páncreas deba crear más insulina. “El cortisol aumenta su apetito, haciéndolo comer desordenadamente y aumentando la toxicidad en su cuerpo. Por último, las grasas se asientan, debido al desorden alimenticio y la falta de ejercicio; lo que provoca un círculo vicioso que afecta directamente la calidad de vida de esa persona y le genera además de diabetes, infartos agudos de miocardio, insuficiencia renal crónica, cataratas, y ataques cerebro vasculares, entre otras muchas dolencias”, concluyó la especialista.

 

 

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar

La Agencia Internacional de Investigación en Cáncer, dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), clasificó los campos de radiofrecuencia electromagnéticos que emiten los celulares como potenciales causantes de cáncer de cerebro. En todo el mundo 5000 millones de personas usan teléfonos celulares.

La nueva clasificación, que surge de una comisión de expertos que analizó la evidencia científica disponible, coloca al celular en el incómodo Grupo 2B, de elementos “posiblemente” cancerígenos de la OMS, según informa el Diario La Nación. Justo entre el Grupo 1, donde está el tabaco, que ha demostrado causar cáncer, y el Grupo 3, donde se ubican los que han demostrado no causarlo, ha sido colocado el teléfono celular. La categoría incluye cosas tan disímiles como el café, el DDT (veneno), el AZT (droga contra el VIH/sida) y el trabajar en la industria textil.

El celular podría causar cáncer de cerebro, pero eso deberá ser demostrado en el futuro con estudios sólidos y profundos que permitan confimar o descartar lo que por ahora no pasa de ser una hipótesis sustentada en evidencias científicas limitadas e insuficientes, que todavía son objeto de debate.

“Hasta que esté disponible mayor información, es importante tomar medidas pragmáticas para reducir la exposición, como el uso de los dispositivos de manos libres o los mensajes de texto -dijo el doctor Christopher Wild, director de la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC, según sus siglas en inglés)-.”

El doctor Alejandro Muggeri, del Servicio de Neurooncología de Fleni, comentó al Diario La Nación que “Respetar una distancia mínima entre el celular y el oído (no apoyar el teléfono sobre la cabeza) al hablar es algo que incluso aparece sugerido en los manuales que acompañan los teléfonos”. Hasta que no haya evidencia categórica, el especialista aconseja llevar el celular lo menos pegado al cuerpo y que no lo usen los chicos, cuyo cerebro está en formación y por lo tanto sería más susceptible.

 

Principio de precaución

La clasificación de los campos electromagnéticos de radiofrecuencia de los teléfonos móviles dentro del Grupo 2B de “posibles carcinogénicos en humanos” surge de un análisis de cientos de estudios que será publicado el 1° de julio en la revista The Lancet Oncology .

Uno de esos estudios, citado en el informe de la IARC, halló un incremento del 40% de gliomas en las personas que utilizaron el celular media hora al día durante 10 años. “Los gliomas son tumores que se originan en las células gliales, que son las que dan soporte a las neuronas -precisó Muggeri-. Si bien su incidencia se incrementó en los últimos años, no lo ha hecho en forma significativa.”

Tan significativa como cabría esperar del explosivo crecimiento del teléfono móvil, dirían algunos.

Y es que el terreno sobre el que se asientan las conclusiones de muchos de los estudios que han tratado de determinar el potencial carcinogénico de los celulares es, también, móvil. “Las evidencias que surgen de estos estudios resultan controvertidas: algunos las interpretan a favor de la idea de que causan cáncer y otros, en contra”, dijo Rodolfo Touzet, doctor en radioquímica y especialista en protección radiológica.

Es el caso del estudio Interphone, que evaluó a más de 10.000 personas, la mitad de ellas con cáncer cerebral, y en cuyas conclusiones los autores oscilan entre decir que “no se observó un riesgo de glioma con el uso del teléfono celular” o decir que “hay sugerencias de un incremento del riesgo de glioma en las personas con más alta exposición” al celular.

“Como no se ponen de acuerdo, optan por el principio de precaución, que exige informar a la gente sobre la importancia de su uso racional”, señaló Touzet, que participa de la Comisión Intersectorial para el Estudio de las Radiaciones No Ionizantes, creada en 2009 por el Ministerio de Salud de la Nación para estudiar el impacto de los campos electromagnéticos sobre la salud humana.

Ese principio de precaución es el mismo que atraviesa el informe de la IARC/OMS. “Mientras se realizan los estudios para determinar si causa o no cáncer, lo que recomienda la OMS es la utilización cautelosa del celular. Ya que de tener la capacidad de causar mutaciones en el ADN que puedan derivar en cáncer de cerebro, ese efecto no sería inmediato, sino resultado de la exposición en forma sostenida”, concluyó Gómez.

 

Riesgo para 5000 millones

  •  Uso masivo: en el país hay casi 1,4 celulares por habitante. En todo el mundo los usuarios son 5000 millones.
  • Qué dice la OMS: clasifica los campos electromagnéticos que emite el celular como “posibles” causantes de cáncer de cerebro.
  • Consejos de expertos: no acercar mucho el aparato a la cabeza y que no lo usen chicos ni adolescentes.

Para ver la nota completa: lanacion[dot]com[dot]ar


Mis Ultimos Tweets

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: