Matilde Menéndez

Posts Tagged ‘piel

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en ¿Por qué es tan importante proteger la piel?

¿Sabías que en los primeros 20 años una persona recibe aproximadamente el 80% de la radiación de toda su vida? Para grandes y chicos tomar sol en exceso es una conducta riesgosa…y muchas veces los efectos se evidencian más tarde en daños crónicos o en cáncer de piel. Es fundamental empezar el cuidado de la piel frente al sol ya en los primeros años de los niños, porque los efectos causados por las radiaciones ultravioletas son acumulativos a lo largo de toda la vida.

 Los rayos UVA y UBV son radiaciones ultravioletas emitidas por el sol. Los más chicos suelen pasar mucho tiempo jugando al sol y, como su piel es más susceptible de ser dañada por los rayos que emite, pueden darse quemaduras o golpes de calor.
¿Desde qué edad se pueden aplicar cremas con protección a los chicos? Según la Sociedad Argentina de Pediatría, a partir de los 6 meses del bebé pueden aplicarse protectores solares, también llamados fotoprotectores. De todas maneras, se recomienda no exponer de manera directa al sol a los menores de 1 año de edad.
Internacionalmente, los expertos coinciden en algunas recomendaciones con respecto a la exposición solar, que son iguales para adultos y para niños:

  • Elegir la sombra.
  • Usar ropa como protección contra el sol (gorros, sombreros, anteojos, remeras).
  • Evitar el sol del mediodía (o sea, entre las 10 y las 16).
  • No exponer en forma directa a menores de 1 año.
  • Ante exposiciones indirectas ocasionales, a partir de los 6 meses de vida se pueden usar protectores solares.
  • Usar cremas con un factor de protección solar mínimo de 15, amplio espectro (contra UVA y UVB), cubriendo toda la piel expuesta, y renovarla cada 2 horas o ante inmersión en agua o excesiva transpiración.

La frase “Aunque no lo veamos, el sol siempre está” no podría ser más cierta en lo que se refiere a la protección solar; porque las nubes también dejan pasar el sol y, muchas veces, al no percibir calor, suponemos que ese sol no nos va a quemar la piel. Además, tanto la arena, como el mar y la nieve aumentan la acción de los rayos nocivos.
Está comprobado que las consecuencias que produce la exposición habitual y persistente al sol sin la adecuada protección son el cáncer de piel, el daño crónico y el envejecimiento prematuro de la piel. Y, lo más importante, la exposición solar es responsable de hasta el 90% de los cánceres de piel. Es que las personas minimizamos los riesgos porque los efectos nocivos no se sienten inmediatamente.

Por eso, tomar sol en exceso es siempre una conducta riesgosa, aunque los efectos se noten más tarde. Entonces no esperes más para protegerte y proteger a los tuyos: cuando salga el sol, cuidá tu piel.

Fotografía por Ed Yourdon

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en El 70% del daño solar en la piel se produce antes de los 18 años

Actividades que no suelen asociarse con la necesidad de utilizar un protector solar, como salir a andar en bicicleta, jugar al fútbol en la canchita del barrio o ir a los juegos de la plaza durante horas, también cuentan a la hora de cuidar nuestra piel.

 

Según un informe de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), el 70% del daño solar en la piel se produce antes de los 18 años. Es más, la mitad de la exposición solar que una persona debería tener durante su vida, hoy se recibe en las dos primeras décadas de vida.

 

Y esa acumulación, en la que también influyen los malos hábitos de exposición al sol y una pasión muchas veces desmedida por el bronceado, no es para nada gratuita. Los rayos ultravioleta inducen el fotoenvejecimiento de la piel.

 

“Debemos educarnos y educar a nuestros chicos para que no tengan tanta exposición en sus primeros años de vida”, recomendó el doctor Jorge Laffargue, integrante de la Unidad de Dermatología del Hospital Pedro de Elizalde y miembro de la SAD. A través de un comunicado, la institución insta a la población a adoptar unos pocos cuidados simples y de probada efectividad para proteger la salud de la piel, como no tomar sol entre las 10 y las 16, y utilizar un protector con factor de protección solar (FPS) 30 “como mínimo”, según precisó el doctor Roberto Glorio, secretario general de la SAD.

 

En general, aunque varía según la sensibilidad de la piel, los signos más comunes de los daños que produce el fotoenvejecimiento van más allá de las arrugas. Pueden aparecer manchas y surcos profundos, la piel puede cambiar de color (se vuelve más amarillenta) y perder grosor, lo que hace también que empiecen a traslucirse los vasos sanguíneos.

 

Las consecuencias

La consecuencia más grave de la fotoexposición es la aparición de tumores cutáneos, como el carcinoma basocelular, que es el más común en el 60% de los casos, o el melanoma, que aparece como si fuera un lunar que cambia de forma, tamaño o color. Es por esto que la SAD recomienda consultar a un dermatólogo ante la aparición de cualquier signo o lesión sospechosa. Esto permite realizar un diagnóstico a tiempo.

 

“Queremos que la población conozca la importancia de la fotoprotección desde la infancia -precisó Glorio, que también es docente autorizado de la UBA-. Al ser acumulativo el daño solar, lo que una persona pueda hacer a los 30 o 40 años para revertirlo tendrá poco efecto. La prevención y el cambio de ciertos hábitos de exposición al sol, que a veces están muy arraigados en la cultura local, son fundamentales.”

 

Ambos especialistas coincidieron en la necesidad de estar muy alerta a las lesiones que pueden aparecer en la piel. “Quienes sufrieron grandes quemaduras y las personas con piel y ojos claros, o con muchos lunares tienen que tomar conciencia de que deben utilizar un FPS adecuado. Y el valor más bajo debe ser 30”, indicó Glorio.

 

Por eso, desde el blog de Matilde Menéndez queremos alertarte de los cuidados y precauciones que debés tener al salir al sol.

 

Elegir bien el protector

Una tarea complicada cuando se trata de prevenir es la elección del protector solar. Los hay en spray o crema, con más o menos vitaminas, y hasta con o sin color. Pero también ofrecen hasta repararnos el ADN mientras la piel se pone roja. “Se ven envases que ofrecen un FPS 8 y productos que combinan bronceador más protector, lo que es una contradicción porque si broncea no protege -aclaró Glorio-. En realidad, en ese caso, es importante saber que el contenido incluye más bronceador que protector.”

 

Los más efectivos, y no necesariamente más costosos, según una recorrida por los estantes de varias farmacias, son los que se denominan protectores solares de amplio espectro. “La FDA [la agencia de los Estados Unidos similar a la Anmat] estableció que esos protectores no sólo protegen contra quemaduras, sino que también protegen la piel del envejecimiento prematuro y el cáncer. En cambio, el resto de los productos sólo previenen las quemaduras”, dijo el experto.

 

Cuando la piel es clara, bastan 10 minutos de exposición para que aparezca el color rojo que indica que una quemadura solar incipiente. En una piel más oscura, en tanto, ese proceso tarda unos 20 minutos. “El FPS es un valor que indica cuánto tiempo más podemos permanecer al sol. Una piel blanca protegida con un FPS 15, demorará 15 veces más en tomar el color rojo, es decir, unas 2,5 horas -detalló Glorio-. Y una piel oscura tendrá 5 horas de protección.”

 

En los chicos, también importa la edad. Antes de los 6 meses, no deben quedar expuestos al sol porque la piel aún no tiene capacidad de defensa. A partir de esa edad, hay que aplicarles un producto con FPS de entre 40 y 50, y de acción física y química. “Es el que muchas veces vemos en la playa que deja una película blanca sobre la piel -aclaró-. Y no es necesario utilizar un FPS 100, ya que no brinda mucha más protección que uno de 50 como se cree. Ambos protegen al 99%, así que con 50 es suficiente.”

 

Consejos útiles

  • Aire libre: cualquiera sea la actividad que se realice, siempre hay que estar protegidos del sol. Las nubes permiten el paso de la radiación UV, mientras que la arena, el agua y la nieve reflejan los rayos y potencian su acción.
  • Mirar el reloj: entre las 10 y las 16, hay que optar por la sombra porque es el horario en el que los rayos UV A y B son más dañinos.
  • Protector solar: elegir los de amplio espectro (que protegen contra los rayos UV A y B), con FPS 30 como mínimo. Aplicarlo 20-30 minutos antes de cada exposición y cada 2 o 3 horas.
  • Estar alerta: hay que controlar las manchas o lesiones sospechosas en el cuerpo para poder consultar a tiempo.

 

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar

Los melanomas crecieron 600% en 30 años. Por su alta incidencia, se presentó el Consenso Nacional de Intersociedades sobre Melanoma Cutáneo, una herramienta vital para los médicos. Se enfatizo en la prevención.
En los últimos 30 años, la incidencia del melanoma –la causa más frecuente de muerte por enfermedades de la piel– creció un 600%, el doble de los demás cánceres que más se han incrementado. Como contraparte, ahora se lo conoce en detalle, como para indicar tratamientos específicos para cada paciente, ya que tomado a tiempo es altamente curable. Por eso, en el Día Mundial del Melanoma, se presentó el Consenso Nacional de Intersociedades sobre Melanoma Cutáneo, herramienta fundamental para los médicos.

El melanoma es un tumor maligno que nace de los melanocitos, las células que producen el pigmento llamado melanina, responsable del color de la piel. Los melanomas cutáneos (los hay también oculares, muy raros) son negruzcos; sin embargo, hay un 8% de melanomas que no tienen color.

“Hay mil manchas negras que no son melanoma. El ojo entrenado tiene cierto grado de sospecha y es ahí cuando debe hacerse el estudio histológico: cuando aparece una mancha negra donde no había nada, o donde había un lunar cuya forma se modificó”, explico a Clarín el doctor Mario Marini, profesor titular de Dermatología en la Facultad de Medicina (UBA) y jefe de ese servicio en el Hospital de Clínicas, quien representó a la Sociedad Argentina de Dermatología en el Consenso.

Un melanoma de un milímetro de profundidad parece algo inofensivo. Sin embargo, “tiene gran capacidad para generar metástasis: en los ganglios, el cerebro, el hígado, los pulmones, los huesos, y en la propia piel”, advierte Marini.

Lo positivo es que en ese estadio, es casi siempre curable. Un melanoma in situ (que aún no atravesó la epidermis) es curable en el 99% de los casos. Un paciente a quien se le extrajo un melanoma fino (menos de un milímetro de espesor) tiene entre un 95 y un 97% de sobrevida a cinco años. La probabilidad de sobrevida va reduciéndose a medida que aumenta el espesor: con un tumor de 2 milímetros, la sobrevida se reduce a un 50%. La morbilidad es poca, pero la mortalidad es alta.

Contrariamente a lo que podría pensarse, el melanoma cutáneo afecta por igual a hombres y mujeres. Sin embargo, la mortalidad es menor en las mujeres, porque tienen el hábito de observarse y porque consultan antes.

En las personas de etnia blanca, el riesgo de tener un melanoma cutáneo ha crecido casi exponencialmente: en los Estados Unidos (en Argentina no hay estadísticas), de un caso en 1.500 personas en 1930, se pasó a 1/600 en 1950. En 1980 era 1/250; en 2000, 1/74. Y en 2010, 1 caso cada 35 habitantes. Estas cifras corresponden a las personas de etnia blanca, en quienes la incidencia es mayor.

¿A qué se debe este aumento? “Por lo que conocemos, por el sol, por la cultura solariega de la población –señala el dermatólogo–. También está incrementándose en las personas de riesgo: las pelirrojas, las de piel muy blanca, con lunares, que se queman con facilidad”. No obstante, la exposición indebida a los rayos ultravioletas – sol o camas solares – no es la única causa de melanoma cutáneo.

Si bien requiere siempre de cirugía, tanto el pronóstico como el tratamiento dependen de sus características. “Hoy se estudia qué genes están alterados en el melanoma primario – cuenta Marini –. Existen más de 140 genes mutados, pero estudiando una veintena, se puede decirle si un melanoma es familiar o esporádico; si se debe al sol o no; si tiene alta capacidad de generar metástasis o no; si es quimiorresistente o no. Además de la clasificación clínica (hay cuatro variedades) hay una clasificación biomolecular”.

A instancias de la Academia Nacional de Medicina, las sociedades científicas vinculadas con el melanoma elaboraron una serie de pautas para su diagnóstico y tratamiento.

El oncólogo y académico Gonzalo Rubio coordinó este trabajo de referentes de las áreas de cirugía, oncología, dermatología, patología, radiología y terapia radiante, entre otras. Está disponible en la sección de Consensos de la Academia Nacional de Medicina.

Recomendaciones

Cuidarse del sol
El sol es bueno: lo malo son las exposiciones indebidas. Por eso, debemos evitar las exposiciones solares intermitentes, que dan lugar a quemaduras intensas periódicas, como cuando las personas toman sol durante el verano, varias horas por día y en los horarios de mayor radiación ultravioleta.

Autoexaminarse
Los médicos recomiendan realizar un autoexamen periódico de la piel y, ante cualquier anomalía o duda, consultar al dermatólogo.

Por las dudas
Según los especialistas, aun cuando no se haya detectado ninguna mancha sospechosa, es conveniente consultar periódicamente a un dermatólogo, para que controle en detalle toda la piel y los lunares. Esa revisación no lleva más de diez minutos.

Colores sospechosos
A simple vista, los especialistas aconsejan tener en cuenta cualquier lesión de la piel, lunar o mancha que sean asimétricos o de bordes irregulares, y cuyo color vire desde el negro hacia distintas tonalidades de marrón y azulado, más allá de que puedan o no causar picazón.

Prevención
La mayor parte de los melanomas cutáneos es prevenible: basta con no exponerse al sol entre las 10 y las 16. Si hay que hacerlo, es preciso colocarse bloqueador solar, cubrirse la piel con ropa (preferentemente oscura), ponerse sombrero y usar anteojos de sol. Los niños son más sensibles a las quemaduras, en especial los bebés.

Foto y fuente: Clarín


Mis Ultimos Tweets

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: