Matilde Menéndez

Posts Tagged ‘riesgo

Debido a que los bebés aún no pueden levantar la cabeza por sí solos, necesitan protección especial para evitar accidentes por sofocación. Los niños pequeños también corren este riesgo.

Protegé a tus niños de los peligros de sofocarse siguiendo estas reglas:

  • Nunca coloques a un bebé boca abajo en una superficie blanda, como una cama de agua, un edredón, una alfombra de piel de oveja o una funda para colchón.
  • Nunca pongas a un bebé en una cuna o en una cama con almohadas, mantas, ropa de cama blanda, muñecos de peluche o juguetes de felpa.
  • Nunca pongas a un bebé sobre un colchón cubierto con plástico o con una bolsa plástica.
  • Si te acostás junto a tu bebé, asegurate de cumplir con las reglas de seguridad.
  • Desechá rápidamente las bolsas plásticas provenientes de las compras o de la tintorería. Atá varios nudos en cada bolsa antes de tirarla.
  • Mantené las bolsas plásticas de basura y las bolsas plásticas grandes como las que se usan para guardar sándwiches fuera del alcance de los niños.
  • Cuando hagas la limpieza después de una fiesta de cumpleaños o una ocasión especial, prestá mucha atención a las bolsas donde vinieron los regalos. Recogelas y tiralas de inmediato.
  • Asegurate de que el colchón de la cuna de tu bebé sea del tamaño adecuado y que quede bien ajustado en la cuna. De este modo, evitarás que el niño quede atrapado entre el colchón y los costados de la cuna.
  • Asegurate de que las sábanas de la cuna queden bien ajustadas al colchón, de modo de evitar que se salgan y que puedan envolver la cabeza del bebé. También podés comprar sujetadores de sábanas para mantenerlas en su lugar.

 

Cómo prepararse

Si está embarazada o ya es madre de un niño, te damos algunos consejos útiles:

  • Aprendé a realizar la resucitación cardiopulmonar (CPR por su sigla en inglés) y la maniobra de Heimlich.
  • Tené los siguientes números cerca del teléfono (para vos y las personas que cuidan a sus hijos):
    • número gratuito del centro de control de envenenamiento
    • número del pediatra
    • números del trabajo del padre y la madre, y de sus teléfonos celulares
    • número de algún vecino o de algún familiar que viva cerca (si necesita que alguien se ocupe de los otros niños en caso de una emergencia)
  • Armá un botiquín de primeros auxilios y guardá las instrucciones para emergencias adentro.

 

Cómo mantener un ambiente seguro y cómodo para los niños

A fin de asegurar la efectividad de sus esfuerzos por mantener un ambiente a prueba de niños, es una buena idea que te pongas de rodillas en cada habitación de tu casa, para ver todo desde la perspectiva de un niño. Prestá atención al entorno que rodea a tu hijo y a los objetos que podrían ser peligrosos.

Hacer de tu casa un lugar totalmente a prueba de niños quizá sea difícil. Si se reduce sólo a algunas opciones, podés cerrar las puertas (e instalar cubiertas para los picaportes) en cada una de las habitaciones donde tu hijo no debería entrar, a fin de evitar que deambule por lugares que no son a prueba de niños. Las cubiertas para picaportes y las cerraduras a prueba de niños en las puertas corredizas también son buenas medidas para evitar que tus pequeños salgan de la casa.

Sin duda, el grado al que vos mantengas tu casa a prueba de niños es una decisión suya. Vigilar a tus hijos es la mejor manera de prevenir que sufran lesiones. Sin embargo, incluso los padres más cuidadosos no siempre pueden mantener a un niño 100% seguro todo el tiempo.

Si vos tenés un bebé, un niño de entre 1 y 2 años o un niño en edad escolar, tu hogar debería ser un refugio seguro que tus hijos pudieran explorar. Después de todo, tocar, agarrar, trepar y explorar son las actividades que desarrollan el cuerpo y la mente de los niños.

Fuente: kidshealth[dot]org

Anuncios
  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Claves para evitar que el cuerpo sufra por las altas temperaturas

Se recomienda beber mucho líquido, comer frutas y verduras, y usar ropa liviana.

Mareos, confusión, naúseas, vómitos, sequedad de piel, fiebre, desorientación, dolor de cabeza, sensación de fatiga, calambres musculares. Y en los casos más graves, la persona puede perder la conciencia, tener convulsiones y hasta llegar al coma. Esos son los síntomas del golpe de calor, un trastorno grave que se presenta cuando un organismo no alcanza a eliminar todo el calor que absorbe.

 

El golpe de calor es la consecuencia de la exposición a temperaturas ambientales altas y se presenta cuando la temperatura central del cuerpo aumenta y los mecanismos de defensa resultan inadecuados.

 

“Es una situación que puede producir daños graves al organismo dado que muchos órganos dejan de funcionar correctamente a estas temperaturas. Uno de los órganos más sensibles es el cerebro y los riñones también pueden resultar muy afectados. Se considera golpe de calor cuando la temperatura corporal pasa los 40 °C aproximadamente”, explica la licenciada en Nutrición Cecilia Zeballos.

 

La temperatura corporal normal es de 36.6° aproximadamente y para poder mantenerla estable en un ambiente de mucho calor el organismo utiliza mecanismos de vasodilatación (transpirar) para compensar. Cuando este mecanismo no es suficiente sobreviene el golpe de calor, según explican los especialistas.

 

Personas en riesgo

Los mayores de 75 años y lo niños menores de un año (personas que no pueden incorporar suficiente líquido con frecuencia) y sobre todo quienes están tomando algún remedio, especialmente los diuréticos, son los grupos de mayor riesgo para padecerlo. También son más propensos a tener un golpe de calor los enfermos crónicos y los individuos sanos que realizan ejercicio físico intenso en días muy calurosos.

 

“La población tiene que saber que lo más importante es hidratarse, evitar exponerse al sol o hacer actividad física exigente en horas de altas temperaturas, comer en base a frutas y verduras y evitar el alcohol. En líneas generales, hay que tomar dos litros de agua por día ya que repone la pérdida de la transpiración”, explica Alberto Alves de Lima, subjefe de cardiología Clínica del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires.

 

Con el verano ya a pleno, la licenciada Zeballos da algunas recomendaciones para evitar un golpe de calor. Lo importante es beber mucho líquido, elegir prendas livianas y claras para vestir, y optar por una alimentación balanceada con muchas frutas y verduras.

 

Consejos

  • Beber mucho líquido: como mínimo dos a tres litros por día.
  • Vestir con ropa ligera y fresca. Lo más aconsejado es llevar ropa de algodón fina, y de color claro
  • Proteger la cabeza. Es importante que las personas calvas usen sombrero si realizan caminatas o exposiciones al sol.
  • Comer comidas ligeras y no beber alcohol. Evitar alimentos que tengan mucha grasa: suman muchas calorías y elevan la temperatura corporal.
  • No ingerir comidas muy calientes. Lo mejor es comer frutas y verduras.
  • Descansar si se realiza trabajo o ejercicio físico duro. Refrescarse a la sombra, descansando y bebiendo agua.
  • Mantenerse en ambientes frescos: recurrir a ventiladores, acondicionadores de aire o paños fríos para mantener fresco el cuerpo.
  • Evitar hacer ejercicio en las horas de pleno calor.

 

 

Fuente: clarín[dot]com

  • In: enfermedades | prevención
  • Comentarios desactivados en Las fumadoras tienen más riesgo cardiovascular que los hombres

Las mujeres que fuman tienen un riesgo un 25% superior que los hombres con los mismos hábitos de tener dolencias coronarias. Es la conclusión de un metanálisis (estudio hecho sobre otros trabajos) que ha publicado TheLancet.

 

En la investigación se han manejado datos de 26 diferentes artículos científicos en los que estaban involucrados casi cuatro millones de personas. Los trabajos van desde 1966 hasta 2010, en algunos casos con un seguimiento de los pacientes de 40 años, lo que le da una gran relevancia.

 

La diferencia en el riesgo aumenta un 2% por año que pasa, lo que apunta a una base fisiológica ligada al sexo, indican los investigadores. “Por ejemplo, las mujeres pueden extraer una mayor cantidad de carcinógenos y otro agentes tóxicos del mismo número de cigarrillos que los hombres. Este hecho podría explicar por qué las mujeres que fuman tienen el doble de riesgo de sufrir un cáncer de pulmón que los varones”, indican los investigadores.

 

El daño del tabaco en el corazón es más rápido que en los pulmones

 

Con el foco puesto siempre en el cáncer de pulmón, el daño cardiovascular es uno de los peligros del tabaco a los que se les presta menos caso. Pero, sin embargo, es importante como causante de infartos y otras dolencias. De hecho, en los países donde primero se empezó a limitar el uso del tabaco lo primero que se vio es que los enfermos del corazón disminuían. Ello se debe a que el daño es más rápido (no hacen falta años como para que aparezca un cáncer).

 

En cambio, tiene la ventaja de que cuando se deja de fumar, el daño cardiaco desaparece también más rápidamente. Si una persona que fumaba todavía tiene riesgo de padecer un cáncer asociado a los 20 años, en el caso de las enfermedades cardiovasculares el peligro vuelve a niveles normales en unos cinco.

 

 

Fuente: elpais[dot]com

  • In: enfermedades | prevención
  • Comentarios desactivados en Las argentinas no creen que pueden correr riesgo cardíaco

Aunque las mujeres no corren más riesgo que los hombres de morir por un cáncer que por un infarto, las argentinas parecen estar más expuestas a un ataque cardíaco simplemente por falta de cuidado. A juzgar por los resultados de una encuesta que acaban de responder 538 mujeres de 26 localidades de todo el país, entre las argentinas reina un peligroso malentendido: que los infartos de miocardio y los accidentes cerebrales son un problema exclusivamente masculino.

 

El 60% de las consultadas en el estudio realizado por TNS-Gallup para la campaña “Cuida tu corazón”, que patrocina la Fundación Favaloro, contestó que no cree estar en peligro de sufrir enfermedades cardiovasculares, aunque datos de la Organización Mundial de la Salud muestran que en el mundo una de cada tres mujeres muere por estas patologías.

“Las cardiopatías son la primera causa de muerte y de morbilidad [enfermedad], tanto en el hombre como en la mujer, en especial después de la menopausia -dice la doctora Laura Brandani, jefa de prevención y rehabilitación cardiovascular de la Fundación Favaloro-. Por eso en 2009 se sancionó la ley 25.501, de atención prioritaria de las enfermedades cardiovasculares.”

Además, según agrega el doctor Roberto Favaloro, presidente de la fundación, “después de los setenta años, la mayoría de las cirugías cardíacas se hacen en mujeres”.

El trabajo, que se desarrolló durante el mes de julio, reveló que el desconocimiento sobre esta vulnerabilidad del organismo femenino está muy difundido. Sólo 6 de cada 100 encuestadas respondieron que las patologías cardiovasculares son la primera causa de muerte, mientras que 6 de cada 10 citó el cáncer como la causa más frecuente.

Las estadísticas, sin embargo, muestran algo diferente: el número de muertes por enfermedades cardiovasculares duplica las que provoca el cáncer.

“En la Argentina, de cada 100.000 habitantes, por año 250 fallecen por una enfermedad cardiovascular y el 40% son mujeres”, dice Brandani.

 

Saber es el mejor remedio

Estudios realizados en los Estados Unidos prueban que gracias a las campañas de concientización comenzó a registrarse un descenso de las cardiopatías entre los hombres.

“Como habitualmente se focalizaba en ellos, hasta ahora no pudo lograrse lo mismo con las mujeres -agrega-. No tienen conciencia de prevención y la incidencia de problemas cardiovasculares se mantiene estable. Necesitamos campañas más agresivas.”

Pero aunque el desconocimiento y la falta de información son los principales factores que predisponen a padecer estas enfermedades, más de la mitad de las participantes en la encuesta dijeron estar desinformadas sobre los riesgos que plantean, tanto más cuanto más bajos eran su nivel educativo y su edad. Y también la mitad refirió que el médico nunca le había hablado sobre enfermedades cardíacas cuando consultó sobre otros problemas de salud.

“Como [la Fundación] es un centro de derivación, la mayoría de las mujeres llega por indicación de un médico -explica Favaloro-, y muchas veces, cuando no tienen síntomas, se sorprenden. Los hombres están mucho más al tanto de su riesgo cardíaco, y por eso se cuidan y se anticipan más, aunque conocen menos del enfisema y del cáncer de pulmón. Las mujeres, para hacerse los exámenes de control, recurren más al ginecólogo, porque le temen al cáncer. Y muchas veces éste no les toma la presión, aunque una de las causas más importantes de enfermedad cardíaca es la hipertensión, que entonces no se diagnostica.”

Para los médicos, si las mujeres toman conciencia de la existencia de este enemigo silencioso y comienzan a modificar ciertos factores de riesgo, como el sobrepeso, el sedentarismo y el tabaquismo, el riesgo de desarrollar una enfermedad coronaria descenderá sensiblemente. Por eso, desde el blog de Matilde Menéndez queremos aportar nuestra cuota de concientización a la población.

En ese sentido, también son sugestivas las razones que esgrimieron como obstáculo para adoptar conductas saludables: el 49% manifestó que no quería cambiar su estilo de vida; el 43%, que tenía “obligaciones y otra gente que cuidar”; el 34%, que no tenía “el dinero o la cobertura médica para hacer las cosas que deben hacerse”; el 29%, que no creía que cambiando su conducta reduciría su riesgo cardiovascular; el 27%, que no tenía tiempo para cuidar de sí misma; el 34%, que su médico no pensaba que debía preocuparse por enfermedades cardíacas, y el 21%, que estaba demasiado estresada para hacer las cosas que deben hacerse, entre otras.

Precisamente, para tratar de motorizar un cambio de actitud, en 2002 se creó en los Estados Unidos la campaña “The heart truth” (“La verdad del corazón”), que promueven el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, y el grupo Ogilvy. Allí, en 10 años se duplicó el conocimiento que las mujeres tenían acerca de la problemática.

La Argentina es el primer país latinoamericano que adoptó esta iniciativa con el nombre de “Cuidá tu corazón”. Esta es la segunda vez que la encuesta sobre conocimiento del riesgo de las enfermedades cardiovasculares en las mujeres se realiza en el país, pero la comparación entre ambos estudios todavía no arroja diferencias significativas.

 

Cambiar las conductas

Ricardo Hermelo, de TNS Gallup, opinó que “intentar cambiar las conductas de las personas para lograr una vida mejor es uno de los grandes desafíos de las políticas públicas. Este estudio muestra que si las mujeres son informadas adecuadamente, estarían predispuestas a implementar acciones para reducir este tipo de enfermedades”.

Según los especialistas, es importante destacar que frecuentemente los síntomas de un problema cardíaco son diferentes en la mujer. “No es el dolor opresivo en el pecho -dice Brandani-. Por ejemplo, el infarto puede presentarse con falta de aire, sensación de angustia… No hay que esperar la descripción clásica.”

Y enseguida concluye: “Las medidas de prevención de las enfermedades cardiovasculares son muy simples: hay que dejar de fumar, hacer actividad física media hora o 40 minutos por día y comer sano (con una dieta variada que incluya varias porciones diarias de frutas, verduras, carnes magras, cereales, pocos fiambres, grasas y embutidos). Si esto se mantiene en el tiempo, hace una diferencia. Más allá de la problemática individual, hay que tener en cuenta que, contrariamente a lo que suele creerse, con los mismos factores de riesgo, a nosotras nos va peor”.

 

Síntesis

“Más allá de la problemática individual, contrariamente a lo que suele creerse, ante los mismos factores de riesgo, a nosotras nos va peor”

“Las mujeres, para hacerse los exámenes de control, van al ginecólogo, porque le temen más al cáncer. Y a veces ni se toman la presión”

 

Tres reglas de oro

  • Evitar el tabaquismo. Tiene consecuencias peores aún en el organismo de la mujer que en el del hombre.
  • Adoptar una dieta saludable. Debe ser variada, incluir varias porciones de frutas y verduras, incorporar semillas y cereales, y evitar las grasas, la sal y los embutidos.
  • Hacer actividad física. Un programa moderado, de 30 minutos diarios, si se mantiene en el tiempo tiene efectos beneficiosos.

 

 

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar


Mis Ultimos Tweets

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: