Matilde Menéndez

Posts Tagged ‘tabaco

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Sabé porqué no hay que fumar

Según las últimas estadísticas, a medida que va disminuyendo la mortalidad por cáncer de mama, va aumentando la de cáncer de pulmón en la mujer. Esto es así por varias razones, pero principalmente por el progreso… ¿qué tiene que ver el progreso con todo esto? es que los avances en medicina preventiva permiten detectar y tratar los tumores de mama con mayor antelación. Pero al mismo tiempo, empezar a fumar más jóvenes y convivir en ambientes llenos de humo (como el trabajo o las discotecas) son algunas de las causas por las que el cáncer de pulmón aumenta cada vez más. Enterate qué tenés que hacer para cuidarte y prevenir esta enfermedad.

Si bien han habido avances en la legislación que prohíbe fumar en espacios públicos y mayor toma de conciencia por parte de las empresas que lo impiden en las oficinas, todavía estamos lejos de la verdadera disminución de la propensión a sufrir cáncer de pulmón.
Según las últimas estadísticas, además, un tercio de los casos comprobados de tumores pulmonares se dan en personas que no fuman ¿Porqué? Porque se trata de fumadoras pasivas, es decir, de mujeres que no fuman pero conviven todo o gran parte del día con fumadores.
Hay muchas cosas que podemos hacer para no fumar, entre las cuales están:

  • No lleves cigarrillos con vos ni los tengas en casa, oficina o auto. Tampoco ceniceros, fósforos ni encendedores.
  • Comprometete ante la gente conocida. Comentá que has puesto todos tus esfuerzos para no fumar más y necesitás su ayuda para que no te faciliten la reincidencia.
  • Si fumabas durante actividades prolongadas (hogareñas o de escritorio) interrumpilas cada media hora, salí de la habitación, hacé otra cosa y retomá la tarea.
  • Tomá agua cada vez que las ganas de fumar aparezcan. Agregá por lo menos un litro más de agua por día que cuando fumabas.
  • Lavate los dientes sistemáticamente e inmediatamente (siempre) después de cada comida incluyendo desayuno y merienda.
  • Evitá las sobremesas como las hacías mientras fumabas. Modificá tu escenario de fumador. Movete a otro ambiente después de lavarte los dientes.

Hay muchos más consejos y propuestas en sitios como Chau Pucho, por ejemplo. Para terminar, si no fumás, fijate lo que podés hacer para que los otros no te afecten. Y si tenés chicos, recordá lo que te dijimos en el artículo Los chicos que fuman… aunque no fumen.
Información suministrada por LALCEC  y Chau Pucho
Foto por
JavierPsilocybin

Anuncios
  • In: enfermedades | prevención
  • Comentarios desactivados en Todo sobre la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Íntimamente ligada al tabaquismo, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) afecta a entre el 6 y el 8% de los argentinos mayores de 18 años. En el blog de Matilde Menéndez te brindamos toda la información clave sobre una enfermedad prevenible en la enorme mayoría de los casos.

 

¿Qué es la EPOC?

Es una enfermedad que se caracteriza por la dificultad para respirar, y que resulta del daño permanente de estructuras internas de los pulmones. Fumar es por lejos la principal causa de EPOC.

La exposición constante a sustancias irritantes presentes en el aire, como la contaminación ambiental o sustancias químicas de ciertas industrias, también puede causar o contribuir con la EPOC. Aún así, la mejor forma de evitar la aparición de una EPOC es no fumar y no pasar tiempo en ambientes donde se fuma.

 

Bronquitis y enfisema

Son los dos componentes principales de la EPOC; en la mayoría de los pacientes están presentes ambos.

La bronquitis es la inflamación de los bronquios, lo que dificulta el paso del aire hacia los pulmones.

El enfisema consiste en la destrucción progresiva de los alvéolos, que son los pequeños sacos de aire que se encuentran dentro del pulmón, lo que hace que el aire quede atrapado en ellos.

 

Síntomas

Tos con o sin flema, fatiga, infecciones respiratorias frecuentes, dificultad respiratoria (disnea) que empeora con actividad física leve, dificultad para tomar aire, sibilancias (silbidos al respirar).

 

Diagnóstico

Se realiza a través de la espirometría, un estudio simple y no invasivo que mide la función pulmonar, y en el que la persona sólo debe soplar en un aparato que mide la tasa y el flujo del aire. “Es fundamental que toda persona fumadora, sea hombre o mujer, de más de 40 años, se haga periódicamente una espirometría”, afirma el doctor Guillermo Menga, presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR).

 

Tratamiento

“La EPOC no es curable, pero el tratamiento puede retrasar su progresión”, advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS). La medida principal de tratamiento es dejar de fumar, lo que ayuda a detener el daño pulmonar.

En cuanto a su tratamiento farmacológico, se emplean distintos medicamentos, desde broncodilatadores hasta esteroides inhalables, entre otros. La terapia física también colabora con el tratamiento de los pacientes. En sus fases más avanzadas, se debe recurrir a la oxigenoterapia (como el cantante Sandro, que debía subir al escenario acompañado de su tubo de oxígeno).

 

Mujeres vs. varones

“En la mujer, la EPOC tiene un perfil más de enfisema que de bronquitis, y a igual consumo de tabaco que en el varón, en ella la enfermedad va a ser más grave y lo mismo sus complicaciones, como la enfermedad cardiovascular”, afirma el doctor Daniel Colodenco, jefe de alergia e inmunología del Hospital de Rehabilitación Respiratoria María Ferrer.

 

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Afirman que se puede dejar de fumar con un programa gradual

Nadie duda de que el primer paso para dejar de fumar es querer hacerlo. Pero he aquí el primer obstáculo con que se encuentran los médicos, porque a pesar de las campañas sanitarias, más del 70% de los fumadores está feliz con su hábito y no tiene intenciones de dejarlo.

Al resto, tradicionalmente se le aconseja un tratamiento que implica dejar el cigarrillo de un día para otro, un inapelable The End que el adicto al tabaquismo suele anticipar con angustia.

Después de 25 años de estudiar el tema, al doctor Carlos Andrés Jiménez Ruiz, director de la Unidad Especializada en Tabaquismo de la Comunidad de Madrid y Coordinador del Grupo de Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumonología y Cirugía Torácica, esta solución drástica no terminaba de conformarlo, porque sentía que perdía la posibilidad de intervenir en un grupo de fumadores que busca una solución gradual o que se resiste a abandonar, pero contempla la posibilidad de reducir el número de cigarrillos que fuma.

Fue así como, junto con su equipo, desarrolló un enfoque diferente. “Entre los fumadores, la mitad quiere dejar de manera brusca, pero hay otro 50% que desearía hacerlo progresivamente -dice el neumonólogo, de paso por Buenos Aires para participar en el Sexto Congreso Argentino Tabaco o Salud, que hasta mañana se realiza en Córdoba-. Nosotros lo que hicimos fue desarrollar un programa de reducción en el número de cigarrillos ayudándolos con comprimidos de nicotina o chicles. Les proponemos que en un período de dos, tres o cuatro meses disminuyan, primero, el 50% de lo que fuman y que después lleguen al 0%. Durante la etapa inicial, les sugerimos cambiar dos cigarrillos por un comprimido, y durante la segunda, cuando ya quedan los más difíciles, los que más disfruta el fumador, que cambie un cigarrillo por un comprimido.”

Según explica Jiménez Ruiz, con este programa, que en España está bastante difundido, están alcanzando tasas de éxito de entre un 50 y un 55% de abandono al cabo de seis meses de seguimiento, que es cuando se puede decir que son ex fumadores.

 

Reemplazo de cigarrillos por pastillas de nicotina

“Lo importante es que uno va administrando dosis cada vez más bajas de nicotina -afirma el especialista, que coordina un grupo de expertos en tabaquismo en su país-. Por otra parte, cuando el fumador la obtiene de un cigarrillo, se produce un pico muy rápido en la sangre, pero a través de los comprimidos la nicotina ingresa al organismo de una manera totalmente distinta, más gradual. Se podría decir que logramos algo así como una deshabituación.”

Es sabido que el tabaco es una de las drogas más adictivas. Se calcula que cuando una persona está dispuesta a hacer un serio esfuerzo para dejar de fumar, pero lo intenta sin el tratamiento adecuado, sus posibilidades de éxito están en torno de un 5 a un 10%.

“Es decir que en el mejor de los casos 10 de cada 100 personas logran hacerlo -dice-. Sin embargo, si cuando uno está dispuesto a dejar el cigarrillo, utiliza fármacos y apoyo psicológico para combatir la dependencia, sus posibilidades de éxito se multiplican por cinco y llegan al 50%.”

Y más adelante agrega: “El único tratamiento que ha demostrado ayudar a dejar de fumar es el farmacológico, sumado al apoyo psicológico. El resto -la acupuntura, la hipnosis, etcétera-, que se ha sometido al escrutinio científico, se vio que tiene la misma eficacia que un placebo”.

Según Jiménez Ruiz, el programa para abandonar el tabaquismo debe ser individualizado. Es por eso que entre las terapias de reemplazo prefieren las pastillas o chicles de nicotina a los parches. “Pueden tener efectos adversos leves (como náuseas o sensación de irritación orofaríngea) en sólo un 10 o 12% de los casos -aclara-. Pero nos permiten adecuar y dosificar la terapia de acuerdo con las características de cada paciente.”

 

 

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar


Mis Ultimos Tweets

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: