Matilde Menéndez

Posts Tagged ‘vacaciones

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Consejos para salir de viaje con chicos

Sugerencias prácticas para evitar contratiempos al salir de vacaciones y que el traslado sea placentero para toda la familia.

Cuando llega esta época del año, muchas familias con chicos piensan dos veces antes de elegir el lugar para veranear. La duración de los trayectos y la complejidad que pueden sentir durante el viaje suelen ser las variables a tener en cuenta.

Si bien es real que los más pequeños suelen padecer los viajes, sobre todo cuando tienen que pasar varias horas dentro de un vehículo, hay algunas precauciones que se pueden tomar para disfrutar sin que sufran los niños ni padezcan los padres.

Informados y alertas

Un buen primer paso es consultar siempre con el pediatra cómo organizarse según el tipo de travesía. El sugerirá las características que debe tener el botiquín de mano, las comidas y los elementos necesarios que se deben llevar. Quienes viajen en ómnibus, trenes o aviones deben conocer con suficiente anticipación los requerimientos y las facilidades que otorgan las compañías de transporte para quienes viajan con chicos.

El equipaje

·       Llevar lo necesario para los adultos y lo imprescindible para el bebé. No olvidar que en algún momento hay que cargar, además, con el carrito del bebe, la cuna o la criatura en brazos.

·       Llevar un moisés portátil o rebatible que se pueda desplegar en espacios reducidos y cuyo transporte no sea dificultoso puede ser una idea acertada.

Horarios y tiempo de sueño

No siempre se puede elegir a qué hora realizar el viaje, pero es importante que el bebé pueda descansar en sus horarios habituales, aun estando en pleno trayecto.

Botiquín

Además de lo que indique el pediatra, es aconsejable llevar siempre algodón, termómetro, agua oxigenada, analgésico, protector solar, repelentes y pomadas para picaduras de insectos.

Mamadera

Se recomienda llevar varios juegos (suelen extraviarse o caerse a superficies sucias y sin posibilidad de esterilizarlos correctamente).

Elementos para el aseo

Llevar varias mudas de ropa y no olvidar los elementos para la higiene personal del bebé: toallas, pañales, colonia, cremas, esponjas, jabones, gasas esterilizadas, pañuelos descartables y desinfectantes.

Comidas

Tener en cuenta la duración del itinerario y, según el medio de locomoción, la posibilidad de realizar paradas, decidir los horarios de comida y qué tipo de alimentos darle. Se recomienda que los chicos no coman en exceso: los viajes suelen causarles mareos que pueden provocar vómitos o diarrea. Es aconsejable contar con alguna heladera de viaje para transportar bebidas frescas y frutas. Ante la necesidad de comprar alimentos en ruta, observar la higiene del lugar y la fecha de vencimiento de los productos envasados.

Si el viaje es en auto…

Bebés y niños pequeños deben viajar en el asiento trasero. Los menores de un año deben utilizar butacas especiales. Estas se colocan en sentido contrario a la dirección del vehículo (para proteger al niño en caso de un movimiento fuerte hacia adelante) y se ajustan con los cinturones de seguridad del auto.

En caso de los niños de uno a cuatro años, deben ir sentados en la silla de seguridad, que se adiciona al vehículo destinada para tal fin. También se ajusta con los cinturones de seguridad del auto y se los puede ubicar mirando hacia adelante.

Asegurarse que las puertas estén bien cerradas y no olvidar activar la traba para niños. Llevar las ventanillas cerradas para impedir que los chicos saquen las manos o se asomen.

No dejar objetos sueltos dentro del vehículo que puedan causar un golpe.

Hay que viajar en las horas de más calor. Los niños y bebes no deben recibir el sol directamente.

En caso de que los chicos sufran de mareos o náuseas, consultar con el pediatra si es necesario medicar o cuál es la mejor forma de prevenir esos malestares.

Es importante realizar varias paradas para que la criatura pueda cambiar el aire. Si ya camina, aprovechar para visitar algún espacio público o darle recreo para su distracción.

Acompañar el viaje con música infantil ayuda a que los chicos se entretengan.

Si el viaje es en transporte público…

Repasar las medidas de seguridad exigidas por las compañías. Averiguar si el menor ocupa asiento o debe viajar en la falda de un adulto.

En general, se admite el kit básico para atención del bebe, incluida una cuna portátil. Pero no todas las empresas permiten lo mismo ni idéntica cantidad de bultos en cabina. Casi siempre hay que reservar esta comodidad con anticipación.

Consultar si la compañía de transporte cuenta con servicio de cocina que permita calentar mamaderas o comidas especiales. Esto debe ser avisado en el momento de comprar el pasaje.

Es importante saber qué posibilidades existen de higienizar y cambiar al bebe en un ámbito adecuado.

Verificar la existencia de paradas en ruta y la duración total del trayecto.

Si el viaje es al exterior, repasar los nuevos requisitos para viajar con chicos al exterior.

Estas son algunas de las sugerencias para tener en cuenta al salir de viaje con hijos pequeños desde el blog de Matilde Menéndez.

¡Felices vacaciones!

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar

Anuncios
  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Viandas ricas y sanas para llevar a la playa
Deben contener verduras y frutas, proteínas e hidratos. Evitar grasas y aceites.
Las vacaciones invitan a relajarnos y disfrutar. Nos olvidamos del reloj y de la rutina de todo el año. También solemos olvidarnos de la dieta y es habitual que volvamos con unos kilitos de más. Las salidas, los asados, las meriendas playeras con churros y medialunas no ayudan. Sin embargo, es importante mantener los hábitos alimenticios también en esta época del año.
“En vacaciones nos levantamos más tarde, solemos obviar el desayuno, la merienda se retrasa porque el almuerzo también lo hace. Fuera del ámbito laboral o escolar dejamos de hacer las cuatro comidas diarias, pero es importante que en vacaciones también repartamos las calorías que consumimos y cumplir las cuatro comidas”, aconseja la licenciada María Cecilia Ponce, del Departamento de Nutrición del Laboratorio ALCAT.
Es fácil caer en la tentación de los licuados y los sándwiches con papas fritas, opciones habituales que encontramos para comer en la playa. Sin embargo, la especialista explica que la mejor opción es armar menús sencillos y frescos hechos en casa, ya que cuando cocinamos nosotros podemos controlar los aceites y grasas que consumimos. Sándwiches, tartas y ensaladas son platos fáciles de preparar y transportar. Cuando no tenemos otra alternativa que almorzar en los bares de playa, es recomendable elegir sándwiches de carnes magras como lomo, pollo o pescado, siempre en pan árabe, ensaladas y descartar las papas fritas.
Hidratarse: fundamental
Además, en verano es fundamental mantener una buena hidratación. “Es muy importante llevar bebidas frescas a la playa. Como mínimo hay que tomar dos litros de agua, que puede ser con gas, saborizada, o en infusiones como mate o té de hierbas. Las gaseosas, el café y el té común tienen cafeína y esta sustancia, al igual que el alcohol, deshidrata”, dice Ponce.
Los helados de agua también son una buena manera de mantener la hidratación, especialmente para los más chicos: son ricos, no tienen muchas calorías ni tanto azúcar, e incluso se consiguen en versión light.
El consumo de líquidos, al mismo tiempo, nos ayuda a manejar las hipotensiones que podemos sufrir por las altas temperaturas. “Es común escuchar que la gente come cosas saladas para que no le baje la presión, pero esa costumbre puede dañar nuestra salud ya que también incrementamos la ingesta de sodio”, asegura Ponce. Aumentando la ingesta de líquidos, tampoco es necesario recurrir a las bebidas para deportistas.
Proteína
Para mantener una alimentación saludable es importante tener en cuenta que nuestra dieta debe cumplir con una cuota diaria de proteínas que podemos obtener de una porción de carnes rojas, blancas o huevo. Debe complementarse con una guarnición de verduras frescas bien higienizadas, tres porciones de frutas frescas crudas y una porción de hidratos de carbono, preferentemente acompañada de verduras para que la absorción sea más lenta y la energía que nos otorgan se prolongue.
Ponce explica que, si durante el año no tuvimos en cuenta estas pautas en nuestra alimentación, el verano es un excelente momento para ponerlas en práctica: “En vacaciones pasamos más tiempo en familia y tenemos la oportunidad de compartir más comidas juntos, por eso es un buen momento para probar frutas, verduras, pescados, cereales y semillas, y mantener esos nuevos hábitos cuando volvemos a casa”.
Fuente: clarín[dot]com
  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Pequeño manual del viajero

Nada mejor que unas vacaciones para desconectarse de las preocupaciones del año y relajarse. Uno supone que el único peligro a la hora de viajar es ser robado o perder los documentos, pero hay muchos otros riesgos que pueden acecharnos cuando estamos lejos de casa. Por eso, te recomendamos este pequeño manual para que viajar sea un placer y puedas pasar tus vacaciones tranquilo.

Si estás por viajar a lugares con alto riesgo de transmisión de enfermedades o tenés algún problema de salud, vas a necesitar determinadas vacunas, un botiquín con tus remedios y una completa orientación médica antes de partir, que incluya otras medidas preventivas.
Pero, vayas a donde vayas, es importante que recuerdes algunos pasos antes de comenzar las vacaciones fuera del hogar:

  • Informarte sobre el destino al que viajás (red de servicios, infraestructura sanitaria y turística, geografía)
  • Visitar al médico
  • Hacerte un chequeo odontológico (especialmente si viajás por muchas semanas)
  • Llevar la medicación necesaria
  • Si tenés un problema de salud (por ejemplo, diabetes o alergias a ciertas drogas) asegurate de llevar una identificación que lo indique (una pulsera o colgante)
  • Llevar un par extra de anteojos y lentes de contacto
  • Llevar un kit con medicamentos para prevenir y tratar las enfermedades más comunes (aspirinas, ibuprofeno, algún descongestivo nasal y ocular, algún ungüento para quemaduras)
  • Chequear la cobertura de tu seguro médico y el de tus hijos
  • Obtener un listado de clínicas y hospitales de los lugares donde veranearás
  • Si vamos al exterior, llevar un listado de embajadas y consulados de nuestro país en el exterior

Durante nuestras vacaciones no debemos olvidar que las enfermedades se transmiten de distintas maneras: por el agua y los alimentos; por insectos; por contacto con personas infectadas; y por medio de un ambiente contaminado. Por eso hay que estar atentos para poder disfrutar plenamente de un merecido descanso.

Agradecemos al Dr. Stamboulian por el material brindado.
Foto por shaggyshoo

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Vacaciones sanas: cuidados intensos

Las vacaciones se acercan y los más pequeños de la casa ya están contando los días para disfrutarlas hasta el final. Un viaje en familia supone muchos preparativos, pero si encima se viaja con niños, son muchos los factores a tener en cuenta.

 

Las vacaciones se acercan y los más pequeños de la casa ya están contando los días para disfrutarlas hasta el final. Un viaje en familia supone muchos preparativos, pero si encima se viaja con niños, son muchos los factores a tener en cuenta. Hoy en día muchos sitios ofrecen actividades dedicadas a ellos, que le llenarán de diversión y entretenimiento. Unas vacaciones con niños requieren más cuidados y atenciones, pero no por eso deben convertirse en algo aburrido e incómodo.

 

A todo el mundo le encanta viajar, conocer nuevas culturas, gente distinta, visitar otras ciudades, sea cual sea su elección para compartir con su hijo durante estos días festivos, tené en cuenta que la salud y la prevención nunca se va de vacaciones.

 

El lavado de manos y las vacunas al día son algunas de las recomendaciones para disminuir la transmisión de enfermedades respiratorias.

 

Estos son algunos consejos que te damos desde el blog de Matilde Menéndez para tener unas vacaciones saludables para toda la familia:

 

1. Cuidado con el sol: En contacto con el sol se debe llevar la cabeza cubierta, usar camiseta y lentes de sol. Además, si la piel se expone directamente al sol debe usarse un protector solar adecuado para su piel y aplicarlo generosamente media hora antes de la exposición solar, aplicación que debe de ser renovada periódicamente, según el tipo de protector.

 

2. Después del sol: Los dermatólogos recomiendan darse una buena ducha después de la exposición solar y posteriormente hidratar la piel.

 

3. Quemaduras: Evitá las quemaduras solares. Estas se producen con más facilidad entre las 11 y las 16 hs, cuando la sombra de nuestro cuerpo es pequeña.

 

4. Agua: Beber agua en esta época y evitar la sudoración profusa y mantenida que puede conducir a la deshidratación.

 

5. Alimentación: Si normalmente hay que cuidar la alimentación, en verano esta máxima debe aplicarse con rigor. Las ensaladas, las frutas, la fibra y los lácteos deben ser los principales componentes de la dieta veraniega.

 

6. Pies: Los pies son una parte delicada del cuerpo, especialmente en verano. Para evitar las posibles afecciones dermatológicas que afectan a esta parte del cuerpo, se recomienda tener cuidado con la higiene en las piscinas, mantener los pies secos después del baño y no caminar descalzo en piscinas, playas u otros lugares de riesgo.

 

7. Calzado: El calzado muy cerrado o no transpirable aumenta la sudoración y la maceración persistente, facilitando infecciones bacterianas y fúngicas. Utilice calzado cómodo y transpirable en excursiones y en caminatas prolongadas para evitar rozaduras y ampollas.

 

8. Higiene: mantener una buena higiene y disminuir el riesgo de contagio de infecciones, los dermatólogos recomiendan que cada uno utilice su propia toalla y no intercambiar ropas.

 

9. Rozaduras: Para evitar rozaduras en zonas de pliegues (ingles, axilas), evitá el ejercicio intenso que facilite la sudoración profusa o continuada. Asimismo, moderá el uso de desodorantes.

 

10. Países tropicales: En caso de viajar a países tropicales exageren las precauciones con respecto a la comida y al agua. Se recomienda beber siempre agua embotellada y no utilizar cubitos de hielo de los que se desconozca su procedencia. Respecto a la comida, se debe tener cuidado con ensaladas y frutas, que pueden estar lavadas con agua en mal estado y también con el pescado crudo o poco cocido. Según la época del año es imprescindible utilizar repelentes de insectos.

 

11. Botiquín. Los dermatólogos recomiendan a todas las personas que salen de vacaciones llevar un botiquín sencillo pero adaptado al tipo de viaje a realizar.

 

Fuente: MedlinePlus

Brindar de más en las salidas o en las reuniones del 24 y el 31 puede traer algunos trastornos cardíacos.

 

Vino con las comidas, champagne en el brindis, un poquito de ananá frizz para probar… Durante la época de fiestas, como la Navidad, el Año Nuevo y las múltiples despedidas, podemos sufrir el llamado “síndrome del corazón en vacaciones”. Se trata de trastornos del ritmo cardíaco provocados por tomar demasiado.

 

“El alcohol (etanol) aumenta la actividad cardíaca y puede generar arritmias, sobre todo cuando se ingiere en exceso”, explica el doctor Alberto Alves de Lima, jefe del departamento de docencia e investigación y sub-jefe de cardiología clínica del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires.

 

“Estos trastornos consisten en un aumento de la frecuencia cardíaca, que en algunos casos se da en forma irregular. Se manifiestan a través de ´palpitaciones´, que son la percepción de los latidos cardíacos”, agrega.

 

A cualquiera le puede pasar. Según el especialista, el síndrome puede aparecer en personas de todas las edades y de ambos géneros. El riesgo de padecerlo aumenta en quienes tienen antecedentes de arritmias.

 

Para evitar este tipo de trastornos, la sugerencia es ponerse un freno al momento de los brindis. “El límite de alcohol que podemos tomar es de 350 cc. (una latita) de cerveza o 200 cc. (dos copas) de vino o una medida de whisky”, detalla Alves de Lima.

 

Recomendaciones para la época festiva

  •  Mantener una buena hidratación.
  • Comer a base de frutas y verduras.
  • Evitar los excesos. Las comidas navideñas pueden alcanzar las 8.000 a 9.000 calorías, cuando una dieta saludable para una mujer es de 2.000 por día, aproximadamente.
  • En caso de tener alguna duda, ya sea el 24 o el 31 a la noche, consultar. No esperar al otro día.

Y nos detenemos en el último punto: en estos tiempos solemos subestimar los síntomas o desatenderlos para evitar inconvenientes a familiares y seres queridos. Pero no debería ser así. En cardiología, el tiempo de demora a la consulta tiene relación indirecta con la posibilidad de solucionar el problema. A mayor demora, menor la posibilidad de remediar el daño del sistema cardiovascular.

 

Desde el blog de Matilde Menéndez te deseamos un fin año muy saludable. ¡Felicidades!

 

Fuente: entremujeres[dot]com

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Los Golpes de calor

El verano es esperado por todos con mucho entusiasmo por las vacaciones. Pero los días de altas temperaturas y humedad pueden transformarse en un riesgo para la salud. Cuando hace calor el cuerpo trata de gastar el calor que genera, a través del sudor y por el aumento de la circulación. Pero cuando hace mucho calor, el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura y sobreviene el agotamiento por calor, que puede convertirse en un golpe de calor. Por eso es importante estar atentos y tomar las medidas necesarias de prevención frente a las olas de calor.

 

Según la Sociedad Argentina de Pediatría, el agotamiento por calor se manifiesta con estos síntomas:

  • ­ Sudoración excesiva
  • ­ En los bebés puede verse la piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal (sudamina)
  • ­ Piel pálida y fresca
  • ­ Sensación de calor sofocante
  • ­ Sed intensa y sequedad en la boca
  • ­ Calambres musculares
  • ­ Agotamiento, cansancio o debilidad
  • ­ Dolores de estómago, inapetencia, náuseas o vómitos
  • ­ Dolores de cabeza
  • ­ Irritabilidad (llanto inconsolable en los más pequeños)
  • ­ Mareos o desmayo

Ante estos síntomas, a los niños debemos ofrecerles agua fresca (también agua con sal: ½ cucharita en 1 litro) y a los lactantes, darles con más frecuencia el pecho. También es importante trasladarlos a un lugar fresco y ventilado -si es posible con aire acondicionado frío- desvestirlos, ducharlos o mojarlos en todo el cuerpo con agua fresca. Si los síntomas persisten, debe consultarse al pediatra o a un Centro de Salud.

 

Alerta roja

Si el agotamiento por golpe de calor se agrava, debemos estar alertas a los siguientes síntomas y consultar con urgencia:

  • Temperatura del cuerpo 39° o mayor (medida en la axila)
  • Piel roja caliente y seca (se agota la sudoración)
  • Agitación
  • Dolor palpitante de cabeza
  • Vértigos y desorientación
  • Delirios, confusión o pérdida de conocimiento
  • Convulsiones

Tienen mayor riesgo de sufrir un golpe de calor los menores de 5 años y más aún los menores de 1 año, los niños con fiebre por otra causa o diarrea y los niños obesos o desnutridos. También están más expuestos quienes padecen enfermedades crónicas, cardíacas, renales, mentales o neurológicas, quienes tienen la piel quemada por el sol, y los jóvenes que usan y abusan de bebidas con alcohol y drogas. Con ellos debe aumentarse las medidas de prevención, estar muy alertas para detectar la presencia de estos síntomas y en este caso o ante la duda no demorar la consulta médica.


Mis Ultimos Tweets

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: