Matilde Menéndez

Posts Tagged ‘verano

  • In: enfermedades | prevención
  • Comentarios desactivados en La infección del VIH es una amenaza seria para los adolescentes

El descontrol parece haberse apoderado de este verano: las noticias no alertan de una falta de control y prevención en adolescentes, que ya se ha cobrado varias vidas en lo que va del año y dejó daños difíciles de borrar.

Por eso, es importante no olvidar que, cuando los adolescentes toman ciertos riesgos, es más probable que se contragien con el VIH y que desarrollen el SIDA.

Hoy en día los adolescentes de ambos sexos confrontan un riesgo serio de infección por el VIH, que a su vez causa el SIDA. El SIDA es una enfermedad crónica y en la mayoría de los casos es mortal. A pesar de que existe un mayor entendimiento y consciencia, la infección del VIH es una amenaza seria para los adolescentes (y para todos).

 

Estos son los datos más importantes acerca del SIDA:

  • El SIDA es una enfermedad mortal.
  • Cualquiera se puede contagiar con el SIDA – muchos adolescentes (ambos, niños y niñas) han sido infestados.
  • Los condones (“preservativos”) pueden reducir el riesgo de contagiarse con el SIDA.
  • El SIDA se puede contraer después de una sola inyección con una aguja contaminada o de un solo acto sexual con una persona que tiene el VIH/SIDA.

 

El riesgo de contraer el SIDA aumenta con:

  • un número creciente de compañeros sexuales
  • el uso de drogas intravenosas
  • las relaciones anales
  • cualquier tipo de relaciones sexuales (oral, anal o vaginal) sin el uso de condones
  • el uso de bebidas alcohólicas o de drogas (el sexo es más impulsivo y hay menos posibilidad de que se use un condón si la persona está bajo la influencia del alcohol o de otras drogas)
  • los tatuajes y el agujerearse el cuerpo con agujas o instrumentos contaminados (sin esterilizar).

 

¿Qué es el SIDA?

El SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) es una enfermedad crónica causada por una infección del VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana). Hay millones de americanos infectados con el VIH. Algunos de ellos han desarrollado el SIDA, pero la mayoría no presenta aún ningún síntoma y muchos no saben que están infectados.

A pesar de los adelantos significativos en los medicamentos disponibles para el tratamiento del SIDA, no hay cura definitiva o vacunas que puedan prevenir la enfermedad. Existen nuevos tratamientos que han permitido que muchas personas con el SIDA puedan vivir por más tiempo. El VIH/SIDA se puede prevenir evitando los comportamientos que exponen al individuo a un riesgo.

 

¿Qué es el VIH?

El VIH se transmite a través del intercambio de ciertos fluídos del cuerpo, tales como la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna. Para producir una infección, el virus tiene que pasar al cuerpo a través de la piel o de las membranas mucosas.

La infección del VIH se puede prevenir. El conocimiento acerca del VIH es un aspecto importante para la prevención. Los padres deben de instruir a sus hijos y cooperar con las escuelas, iglesias, grupos juveniles y profesionales de la salud para asegurarse que tanto niños como adolescentes reciban instrucción acerca del sexo y tomen cursos sobre la prevención del abuso de drogas que incluyan información acerca del VIH.

El virus (VIH) muere rápidamente una vez que está fuera del cuerpo humano. No puede transmitirse a través de contactos cotidianos o sociales cercanos. Los familiares de una persona infestada con el VIH no pueden contagiarse usando el mismo vaso que el paciente usó para beber. No se conoce de ningún caso en el que el niño infectado con VIH le haya transmitido el virus a otro niño en el curso de las actividades escolares.

 

Todos estamos expuestos

La infección del VIH ocurre en grupos de todas las edades. Un 25 porciento de los bebés que nacen de madres infectadas con el VIH desarrollan la infección del VIH. Muchos de estos niños se mueren antes de llegar al año o a los dos años de edad y, aunque algunos viven por años, su desarrollo se atrasa y contraen muchas infecciones. Las madres en estado de embarazo y que tienen VIH tienen que tener tratamiento especial para tratar de evitar el que se transmita el virus a sus fetos. Existen nuevos tratamientos para las mujeres embarazadas que pueden reducir el riesgo de transmisión del virus a menos de uno en diez niños de madres que resultan positivas con el VIH.

El abuso de las drogas y/o del alcohol y la promiscuidad sexual y/o prematura son comportamientos altamente arriesgados. Una evaluación por un siquiatra de niños y adolescentes puede ser un primer paso importante para ayudar a la familia a responder efectivamente a los comportamientos que implican un alto riesgo para los niños y los adolescentes.

Por eso, desde el blog de Matilde Menéndez queremos recomendarte que te cuides y cuides a los que te rodean; porque eso salva vidas.

 

 

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Consejos para salir de viaje con chicos

Sugerencias prácticas para evitar contratiempos al salir de vacaciones y que el traslado sea placentero para toda la familia.

Cuando llega esta época del año, muchas familias con chicos piensan dos veces antes de elegir el lugar para veranear. La duración de los trayectos y la complejidad que pueden sentir durante el viaje suelen ser las variables a tener en cuenta.

Si bien es real que los más pequeños suelen padecer los viajes, sobre todo cuando tienen que pasar varias horas dentro de un vehículo, hay algunas precauciones que se pueden tomar para disfrutar sin que sufran los niños ni padezcan los padres.

Informados y alertas

Un buen primer paso es consultar siempre con el pediatra cómo organizarse según el tipo de travesía. El sugerirá las características que debe tener el botiquín de mano, las comidas y los elementos necesarios que se deben llevar. Quienes viajen en ómnibus, trenes o aviones deben conocer con suficiente anticipación los requerimientos y las facilidades que otorgan las compañías de transporte para quienes viajan con chicos.

El equipaje

·       Llevar lo necesario para los adultos y lo imprescindible para el bebé. No olvidar que en algún momento hay que cargar, además, con el carrito del bebe, la cuna o la criatura en brazos.

·       Llevar un moisés portátil o rebatible que se pueda desplegar en espacios reducidos y cuyo transporte no sea dificultoso puede ser una idea acertada.

Horarios y tiempo de sueño

No siempre se puede elegir a qué hora realizar el viaje, pero es importante que el bebé pueda descansar en sus horarios habituales, aun estando en pleno trayecto.

Botiquín

Además de lo que indique el pediatra, es aconsejable llevar siempre algodón, termómetro, agua oxigenada, analgésico, protector solar, repelentes y pomadas para picaduras de insectos.

Mamadera

Se recomienda llevar varios juegos (suelen extraviarse o caerse a superficies sucias y sin posibilidad de esterilizarlos correctamente).

Elementos para el aseo

Llevar varias mudas de ropa y no olvidar los elementos para la higiene personal del bebé: toallas, pañales, colonia, cremas, esponjas, jabones, gasas esterilizadas, pañuelos descartables y desinfectantes.

Comidas

Tener en cuenta la duración del itinerario y, según el medio de locomoción, la posibilidad de realizar paradas, decidir los horarios de comida y qué tipo de alimentos darle. Se recomienda que los chicos no coman en exceso: los viajes suelen causarles mareos que pueden provocar vómitos o diarrea. Es aconsejable contar con alguna heladera de viaje para transportar bebidas frescas y frutas. Ante la necesidad de comprar alimentos en ruta, observar la higiene del lugar y la fecha de vencimiento de los productos envasados.

Si el viaje es en auto…

Bebés y niños pequeños deben viajar en el asiento trasero. Los menores de un año deben utilizar butacas especiales. Estas se colocan en sentido contrario a la dirección del vehículo (para proteger al niño en caso de un movimiento fuerte hacia adelante) y se ajustan con los cinturones de seguridad del auto.

En caso de los niños de uno a cuatro años, deben ir sentados en la silla de seguridad, que se adiciona al vehículo destinada para tal fin. También se ajusta con los cinturones de seguridad del auto y se los puede ubicar mirando hacia adelante.

Asegurarse que las puertas estén bien cerradas y no olvidar activar la traba para niños. Llevar las ventanillas cerradas para impedir que los chicos saquen las manos o se asomen.

No dejar objetos sueltos dentro del vehículo que puedan causar un golpe.

Hay que viajar en las horas de más calor. Los niños y bebes no deben recibir el sol directamente.

En caso de que los chicos sufran de mareos o náuseas, consultar con el pediatra si es necesario medicar o cuál es la mejor forma de prevenir esos malestares.

Es importante realizar varias paradas para que la criatura pueda cambiar el aire. Si ya camina, aprovechar para visitar algún espacio público o darle recreo para su distracción.

Acompañar el viaje con música infantil ayuda a que los chicos se entretengan.

Si el viaje es en transporte público…

Repasar las medidas de seguridad exigidas por las compañías. Averiguar si el menor ocupa asiento o debe viajar en la falda de un adulto.

En general, se admite el kit básico para atención del bebe, incluida una cuna portátil. Pero no todas las empresas permiten lo mismo ni idéntica cantidad de bultos en cabina. Casi siempre hay que reservar esta comodidad con anticipación.

Consultar si la compañía de transporte cuenta con servicio de cocina que permita calentar mamaderas o comidas especiales. Esto debe ser avisado en el momento de comprar el pasaje.

Es importante saber qué posibilidades existen de higienizar y cambiar al bebe en un ámbito adecuado.

Verificar la existencia de paradas en ruta y la duración total del trayecto.

Si el viaje es al exterior, repasar los nuevos requisitos para viajar con chicos al exterior.

Estas son algunas de las sugerencias para tener en cuenta al salir de viaje con hijos pequeños desde el blog de Matilde Menéndez.

¡Felices vacaciones!

Fuente: lanacion[dot]com[dot]ar

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Golpes de calor: consejos para prevenirlos

¡Está por llegar el verano! Esperamos todo el año los días de sol, pero hay días donde el calor es insoportable. Es que, cuando hace mucho calor, el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura y aparece el agotamiento, que puede convertirse en lo que se llama golpe de calor. Por eso, te damos algunos consejos para que lo prevengas en los más chicos y también en los más grandes.

Los días de altas temperaturas y humedad pueden transformarse en un riesgo para la salud. Estamos más tiempo al aire libre y bajo el sol. Por eso, cuando hace mucho calor, se recomienda:

  • Ofrecer a los niños agua o jugos naturales en forma frecuente, sin esperar a que los pidan
  • Ofrecer el pecho más seguido a los lactantes
  • No tomar bebidas con cafeína o azúcar en exceso
  • Bañar a los niños o mojarles todo el cuerpo con frecuencia
  • Proponer actividades tranquilas y evitar juegos intensos
  • Evitar que los chicos transiten y jueguen expuestos al sol, menos aún en horario del mediodía o a la tarde temprano; si los chicos deben transitar bajo el sol, ponerles sombrero de ala ancha, usar protectores solares (factor 15 o mayor) y hacer frecuentes descansos a la sombra
  • Procurar que permanezcan en los lugares más frescos y ventilados
  • De ser posible, estar por momentos en ambientes con aire acondicionado, en tu casa o en los lugares públicos que lo posean; pueden usarse ventiladores, pero teniendo en cuenta que no son suficientes para refrescar cuando la temperatura ambiente es muy elevada
  • Vestir a los niños con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o mejor aún, desvestirlos
  • Incorporar sal en mayor cantidad que lo habitual
  • Nunca los dejes dentro de un vehículo estacionado y cerrado
  • No ingerir bebidas muy frías (causan dolor de estómago)
  • No consumir líquidos o comidas calientes o pesadas

El golpe de calor puede ser muy grave; con los primeros síntomas o ante la duda no demores la consulta con su pediatra o en el Centro de Salud más cercano.

Para jóvenes y adolescentes, también el golpe de calor puede ser un riesgo. Por eso, es importante no consumir bebidas con alcohol en esos días muy sofocantes, ya que el alcohol aumenta la temperatura corporal y las pérdidas de líquido. Por eso no es conveniente tomar cerveza ante la sed y el calor.

También es bueno evitar esfuerzos físicos o actividades deportivas exigentes. Es mejor reunirse y charlar con amigos, escuchar música o leer cuando hace mucho calor. Si te sentís con mareos o fatiga, es fundamental sentarse y descansar.

Es muy importante tratar de visitar a los abuelos mayores para ver cómo están; ellos también, como los más chicos, son muy vulnerables al calor.


  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Recomendaciones para evitar contagios con alimentos
Para este verano, desde el blog de Matilde Menéndez les brindamos algunas recomendaciones útiles que te permitirán evitar algunos de los trastornos que diariamente afectan a muchas personas.
Durante los días de altas temperaturas, los alimentos no deben permanecer fuera de la heladera por más de una hora antes de ser consumidos, recalentados, refrigerados o colocados en el freezer. Desechá sobrantes de comida que hayan estado sin refrigeración por un tiempo mayor al mencionado.
Contaminación bacteriana
Evitá cortar la cadena de frío, dado que en verano los alimentos son más susceptibles a la contaminación bacteriana, tanto para días de campo, playa o para cualquier otro lugar al aire libre.
Transportá los alimentos de manera que se encuentren refrigerados y protegidos del sol (por ejemplo, en heladerita). Si esto no es posible, elegí alimentos que soporten mejor las condiciones de temperatura ambiente (enlatados, frutas o desecados). Usá agua segura para lavar tus manos y los utensilios empleados, y para preparar mamaderas, jugos y hielo.
Temperaturas adecuadas
Al realizar las compras, comenzá por los productos que no necesiten refrigeración y dejá para el final los perecederos como carnes, aves y pescados, lácteos y productos congelados. Confirmá que los productos congelados se conserven (ver termómetro de la heladera) a la temperatura indicada en el envase.
Si solicitás el envío de mercadería a tu domicilio, asegurate de que estos productos hayan permanecido el menor tiempo posible a temperatura ambiente. No aceptes pedidos que hayan demorado más de una hora. Al recibirlos, colocalos inmediatamente en el refrigerador o el freezer.
Los productos como carnes, aves y pescados deben guardarse en bolsas y separadores del resto de los alimentos. Así evitarás que los jugos de esos productos contaminen otros alimentos.
Conservá los huevos en su envase original y refrigerado. No compres aquellos que tengan la cáscara sucia o rota. Lavalos bien en el momento de cocinarlos. Evitá las comidas, salsas o postres preparados con huevos crudos.
Lavar frutas y verduras
Las frutas y verduras frescas deben lavarse cuidadosamente antes de ser consumidas para evitar la contaminación con microbios y la presencia de productos químicos (pesticidas y fertilizantes). No vuelvas a congelar un alimento que ya fue descongelado, pues dicho proceso favorece a la contaminación con microorganismos y su posterior proliferación.
Realizá el descongelado en la heladera, nunca a temperatura ambiente, acercando el producto a una fuente de calor o colocándolo bajo una canilla. Cociná completamente los alimentos antes de consumirlos. Carnes y pollos no deben estar rosados en su interior.
Precaución con los mariscos
Si consumís mariscos obtenidos por mano propia o por terceros, asegurate de que no sea tiempo de veda por marea roja. Preferí los moluscos que se adquieren en lugares habilitados por la autoridad sanitaria local.
Fuera de tu hogar no consumas jugos o bebidas que no se encuentren en sus envases originales, ni helados de procedencia desconocida.
¡Y a disfrutar del verano!
Fuente: Prensa Libre
  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Cuidado con los alimentos en verano
Es muy común cuando comienza la temporada de verano nos enfermemos del estómago porque algo nos cayó mal. Una de las causas de este hecho es que producto del calor se desarrollen con más facilidad algunos microorganismos en nuestras comidas.
Esto nos provoca diarrea, vómitos, dolor de cabeza y fiebre entre otros síntomas. Lo más difícil es identificar qué tipo de microorganismo nos atacó, pero lo más sencillo es prevenir estas enfermedades producidas por los alimentos, a través de modos básicos de higiene, conservación y limpieza de los alimentos que consumimos diariamente.
Enfermedades transmitidas por los alimentos
Para entender un poco mejor el concepto de enfermedades producidas por los alimentos podemos definirlas como aquellas que se originan por la ingestión de alimentos infectados con agentes contaminantes en cantidades suficientes para afectar la salud del consumidor.
Sean sólidos naturales, preparados, o bebidas simples como el agua. Los alimentos pueden originar dolencias provocadas por patógenos, tales como bacterias, virus, hongos, parásitos o componentes químicos, que se encuentran en su interior.
La mayoría de las infecciones transmitidas por los alimentos comúnmente reconocidas son las que son ocasionadas por las bacterias Salmonella y la E. Coli.
Salmonella es también una bacteria que está propagada en los intestinos de las aves, reptiles y mamíferos. La enfermedad llamada Salmonelosis produce fiebre, diarrea y calambres abdominales. En las personas de mayor edad, con bajas defensas, los niños y embarazadas puede invadir la corriente sanguínea y ocasionar infecciones que ponen en peligro la vida. Su transmisión es por la ingestión de carnes mal cocidas o verduras regadas y contaminadas con aguas sucias.
Echerichia coli es un patógeno bacteriano que tiene un reservorio en el ganado vacuno y otros animales similares. Su transmisión es por el consumo de alimentos o agua que ha sido contaminada con heces de vaca. Produce a menudo una diarrea aguda y sanguinolenta y calambres abdominales dolorosos, sin mucha fiebre. En 3% a 5% de los casos, puede ocurrir una complicación llamada síndrome urémico hemolítico (SUH) varias semanas después de los síntomas iniciales. Esta complicación aguda incluye anemia temporal, abundante sangrado y falla renal.
Principales causas de las enfermedades producidas por los alimentos
La Organización mundial de la Salud (OMS) ha señalado que las principales causas de las enfermedades por transmisión alimentaria son:
  • Refrigeración inadecuada (mayor de 5º C), conservación de alimentos en recipientes muy grandes o alimentos dejados a temperatura ambiente.
  • Intervalo de varias horas entre preparación y consumo de los alimentos.
  • Cocción insuficiente, es decir, servir alimentos semi-crudos.
  • Conservación en caliente a temperatura inadecuada menor de 60º C.
  • Manipulación de alimentos por personas infectadas.
  • Uso de alimentos crudos contaminados.
  • Contaminación cruzada (alimento crudo – alimento cocido).
  • Falta de limpieza del equipo y utensilios de cocina.
  • Frutas y verduras regadas con aguas contaminadas por estiércol de animales o alcantarillado humano.
  • Consumo de alimentos crudos de origen animal son los que tienen más probabilidad de estar contaminados (Carnes de vacuno, pollo, huevos, mariscos y leches no pasteurizadas).
¿Quiénes son los más afectados?
En cuanto a la población de riesgo, cabe destacar que los viajeros a destinos tropicales son uno de los grupos más vulnerables. En concreto, los expertos destacan que un 40 por ciento de las personas que viajan cada año a destinos exóticos sufren la llamada ‘diarrea del viajero’.
También los niños, sobre todo los lactantes (menores de un año), son otro grupo especialmente afectado por las diarreas, ya que se estima que cada año se producen alrededor de 500.000 episodios de diarrea en niños y lactantes, el 40 por ciento de ellos en verano.

Asimismo, los expertos destacan también el riesgo que tienen los ancianos, ya que, al igual que ocurre con los menores, sus mecanismos de defensa son más débiles. Además, en el caso de las personas mayores hay que tener un especial cuidado ya que como no tienen sensación de sed, resulta más difícil detectar una posible deshidratación.

Prevención
Existen muchas formas de reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos como:´
1. Higiene personal: Las manos son el principal punto de contacto entre el alimento y el ser humano, por ello un buen lavado de manos es la forma más efectiva de prevenir una enfermedad producida por los alimentos.
2. Higiene de los alimentos: Se refiere a la limpieza de estos en todas las etapas por las cuales pasa antes de llegar al consumidor, es decir, al comprar, preparar, almacenar y consumir los alimentos.
a) Compra:
  • Seleccionar las frutas y verduras que están frescas y limpias.
  • Las carnes y pescados deben tener consistencia firme y olor agradable.
  • Los productos envasados deben tener fecha de elaboración y vencimiento vigente.
  • Las conservas deben estar en buen estado, sin golpes, hinchadas, hundidas u oxidadas. Los alimentos sean de locales autorizados.
b) Preparación:
  • El lugar de preparación de los alimentos debe estar limpio y los utensilios de cocina también.
  • No utilizar el mismo utensilio de cocina para alimentos crudos y cocidos sin lavarlos antes.
  • Utilizar un termómetro para medir la temperatura interna de la carne es una buena forma de asegurarse de que está suficientemente cocinada para matar las bacterias.
  • Lavar y desinfectar los alimentos que se consumen crudos ( ejemplo: Lechuga)
c) Almacenamiento:
  • Los alimentos no perecederos se deben guardar en envases con tapa en estantes alejadas del suelo, en un lugar fresco, seco, bien ventilado, limpio y libre de insectos y roedores.
  • Los alimentos frescos se deben guardar en el refrigerador (0º – 5ºC) y los alimentos congelados en el freezer (- 18ºC).
d) Consumo:
  • Al consumir los alimentos la persona debe tener las manos y la ropa limpia.
  • La mesa, los platos y los utensilios donde se va a comer deben estar limpios.
  • Rechazar los alimentos que presenten alguna señal de descomposición.
Si presentás alguna enfermedad diarreica de más de tres días y síntomas asociados como fiebre elevada, sangre en las deposiciones, vómitos prolongados, disminución en la orina, boca seca y mareos, consultá al médico para aliviar los síntomas y consultá a tu nutricionista para que le indique una dieta adecuada para estos casos.
Fuente:alimentación-sana[dot]com[dot]ar
  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Viandas ricas y sanas para llevar a la playa
Deben contener verduras y frutas, proteínas e hidratos. Evitar grasas y aceites.
Las vacaciones invitan a relajarnos y disfrutar. Nos olvidamos del reloj y de la rutina de todo el año. También solemos olvidarnos de la dieta y es habitual que volvamos con unos kilitos de más. Las salidas, los asados, las meriendas playeras con churros y medialunas no ayudan. Sin embargo, es importante mantener los hábitos alimenticios también en esta época del año.
“En vacaciones nos levantamos más tarde, solemos obviar el desayuno, la merienda se retrasa porque el almuerzo también lo hace. Fuera del ámbito laboral o escolar dejamos de hacer las cuatro comidas diarias, pero es importante que en vacaciones también repartamos las calorías que consumimos y cumplir las cuatro comidas”, aconseja la licenciada María Cecilia Ponce, del Departamento de Nutrición del Laboratorio ALCAT.
Es fácil caer en la tentación de los licuados y los sándwiches con papas fritas, opciones habituales que encontramos para comer en la playa. Sin embargo, la especialista explica que la mejor opción es armar menús sencillos y frescos hechos en casa, ya que cuando cocinamos nosotros podemos controlar los aceites y grasas que consumimos. Sándwiches, tartas y ensaladas son platos fáciles de preparar y transportar. Cuando no tenemos otra alternativa que almorzar en los bares de playa, es recomendable elegir sándwiches de carnes magras como lomo, pollo o pescado, siempre en pan árabe, ensaladas y descartar las papas fritas.
Hidratarse: fundamental
Además, en verano es fundamental mantener una buena hidratación. “Es muy importante llevar bebidas frescas a la playa. Como mínimo hay que tomar dos litros de agua, que puede ser con gas, saborizada, o en infusiones como mate o té de hierbas. Las gaseosas, el café y el té común tienen cafeína y esta sustancia, al igual que el alcohol, deshidrata”, dice Ponce.
Los helados de agua también son una buena manera de mantener la hidratación, especialmente para los más chicos: son ricos, no tienen muchas calorías ni tanto azúcar, e incluso se consiguen en versión light.
El consumo de líquidos, al mismo tiempo, nos ayuda a manejar las hipotensiones que podemos sufrir por las altas temperaturas. “Es común escuchar que la gente come cosas saladas para que no le baje la presión, pero esa costumbre puede dañar nuestra salud ya que también incrementamos la ingesta de sodio”, asegura Ponce. Aumentando la ingesta de líquidos, tampoco es necesario recurrir a las bebidas para deportistas.
Proteína
Para mantener una alimentación saludable es importante tener en cuenta que nuestra dieta debe cumplir con una cuota diaria de proteínas que podemos obtener de una porción de carnes rojas, blancas o huevo. Debe complementarse con una guarnición de verduras frescas bien higienizadas, tres porciones de frutas frescas crudas y una porción de hidratos de carbono, preferentemente acompañada de verduras para que la absorción sea más lenta y la energía que nos otorgan se prolongue.
Ponce explica que, si durante el año no tuvimos en cuenta estas pautas en nuestra alimentación, el verano es un excelente momento para ponerlas en práctica: “En vacaciones pasamos más tiempo en familia y tenemos la oportunidad de compartir más comidas juntos, por eso es un buen momento para probar frutas, verduras, pescados, cereales y semillas, y mantener esos nuevos hábitos cuando volvemos a casa”.
Fuente: clarín[dot]com
  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Consejos para la prevención de los golpes de calor

¡Está por llegar el verano! Esperamos todo el año los días de sol, pero hay días donde el calor es insoportable. Es que, cuando hace mucho calor, el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura y aparece el agotamiento, que puede convertirse en lo que se llama golpe de calor. Por eso, te damos algunos consejos para que lo prevengas en los más chicos y también en los más grandes.

Los días de altas temperaturas y humedad pueden transformarse en un riesgo para la salud. Estamos más tiempo al aire libre y bajo el sol. Por eso, cuando hace mucho calor, se recomienda:

  • Ofrecer a los niños agua o jugos naturales en forma frecuente, sin esperar a que los pidan
  • Ofrecer el pecho más seguido a los lactantes
  • No tomar bebidas con cafeína o azúcar en exceso
  • Bañar a los niños o mojarles todo el cuerpo con frecuencia
  • Proponer actividades tranquilas y evitar juegos intensos
  • Evitar que los chicos transiten y jueguen expuestos al sol, menos aún en horario del mediodía o a la tarde temprano; si los chicos deben transitar bajo el sol, ponerles sombrero de ala ancha, usar protectores solares (factor 15 o mayor) y hacer frecuentes descansos a la sombra
  • Procurar que permanezcan en los lugares más frescos y ventilados
  • De ser posible, estar por momentos en ambientes con aire acondicionado, en tu casa o en los lugares públicos que lo posean; pueden usarse ventiladores, pero teniendo en cuenta que no son suficientes para refrescar cuando la temperatura ambiente es muy elevada
  • Vestir a los niños con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o mejor aún, desvestirlos
  • Incorporar sal en mayor cantidad que lo habitual
  • Nunca los dejes dentro de un vehículo estacionado y cerrado
  • No ingerir bebidas muy frías (causan dolor de estómago)
  • No consumir líquidos o comidas calientes o pesadas

El golpe de calor puede ser muy grave; con los primeros síntomas o ante la duda no demores la consulta con su pediatra o en el Centro de Salud más cercano.
Para jóvenes y adolescentes, también el golpe de calor puede ser un riesgo. Por eso, es importante no consumir bebidas con alcohol en esos días muy sofocantes, ya que el alcohol aumenta la temperatura corporal y las pérdidas de líquido. Por eso no es conveniente tomar cerveza ante la sed y el calor.
También es bueno evitar esfuerzos físicos o actividades deportivas exigentes. Es mejor reunirse y charlar con amigos, escuchar música o leer cuando hace mucho calor. Si te sentís con mareos o fatiga, es fundamental sentarse y descansar.
Es muy importante tratar de visitar a los abuelos mayores para ver cómo están; ellos también, como los más chicos, son muy vulnerables al calor.

Foto por mikebaird


Mis Ultimos Tweets

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.
A %d blogueros les gusta esto: